Las trampas del desarrollo

28 de julio del 2012

Nunca como ahora el país necesita acelerar su competitividad. Buena parte de los tratados comerciales están en ejecución y el boom minero-energético genera rentas que al monetizar revalúan el peso, facilitando las importaciones y haciendo más difícil exportar. El sector productivo, en especial el campo, debe hacer esfuerzos extraordinarios para mejorar su competitividad o su […]

Nunca como ahora el país necesita acelerar su competitividad. Buena parte de los tratados comerciales están en ejecución y el boom minero-energético genera rentas que al monetizar revalúan el peso, facilitando las importaciones y haciendo más difícil exportar. El sector productivo, en especial el campo, debe hacer esfuerzos extraordinarios para mejorar su competitividad o su destino será la quiebra. Y nada mejor que incorporar tecnologías para evitar el colapso.

El boom minero-energético es parte de la solución. Serán $360 billones al término de 2020 —$100 billones por regalías y $260 billones por impuestos–. Aunque el ideal sería redistribuir la totalidad de estos recursos para impulsar la competitividad, por lo pronto, exigimos el cumplimiento de las promesas que nos vendieron para crear el nuevo Sistema General de Regalías (SGR). Pues, tras un semestre de su vigencia, aún esperamos que estos dineros –$9,1 billones para 2012– se irriguen a proyectos productivos.

No nos engañemos. Dependemos del auge minero-energético y del manejo de los dineros provenientes del mismo. No es solo por el peso de esta locomotora en el PIB, las exportaciones y la inversión, sino también en las finanzas del Gobierno Central y los fiscos territoriales y, por ende, en el desarrollo regional del país. Razón de más para preocuparnos, pues pese a la abundancia, nos acosan restricciones para su eficaz ejecución.

La más perversa, está asociada con las trabas para acceder a los multifondos del SGR. Una cosa fue la asignación de los $2,7 billones para los tres fondos –de Ciencia Tecnología e Innovación, Desarrollo y Compensación Regional– y otra el tortuoso proceso para ejecutarlos. Desde las Entidades Territoriales y desde el propio Fedegán sentimos que, luego de meses de trabajo, los proyectos que estructuramos con alcaldías y gobernaciones pueden quedar inactivos en las incipientes OCAD o en Planeación Nacional, que tiene la última palabra.

La viabilidad de un proyecto pasa por el lleno de 22 requisitos, que van más allá de los estudios de mercado o de costeo. El análisis incluye la medición del impacto territorial, económico, social, cultural y ambiental, su contribución en la integración municipal, regional, nacional y fronteriza y hasta en la reforestación y recuperación de ecosistemas. ¡Hágame el favor! Me pregunto si los gobiernos subnacionales están listos para responder a estas exigencias? Lo dudo.

Mientras tanto, crece la incertidumbre sobre la duración de esta bonanza por cuenta de la crisis global, que deprime la demanda y las cotizaciones del crudo. Y, además, está de por medio la viabilidad fiscal para monetizar la riqueza minero-energética, pues las regalías quedaron atadas a la regla fiscal. Con lo cual, más valdría sincerar el discurso, pues mientras que en unos círculos se mantiene “una postura fiscal para impulsar el desarrollo económico y social del país”, en otros, se habla de ahorrar y mantener las regalías en el exterior.

El palo no está para cucharas. Es momento de acelerar la modernización y competitividad del país, ante una posible destorcida global, que nos coge en condición menos favorable que en 2008, considerando el frenazo del PIB nacional. Inversiones a “cuentagotas” o su desviación hacia las crecientes obligaciones fiscales del gobierno, podrían hacer agua esta oportunidad histórica, para acometer las inversiones que necesita la economía.

Si no viabilizamos los recursos para el desarrollo regional y los que soportarán las inversiones en ciencia y tecnología, mucho me temo que la capacidad de respuesta del aparato productivo, será insuficiente. Más crítico en el campo, por su baja formación bruta de capital fijo y la poca tecnología asociada a los sistemas productivos. Advertimos, para que después los mismos, no vengan con el cuento de que somos ineficientes.

@jflafaurie

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO