Logros y retos de 2020

Publicado por: admin el Vie, 20/12/2019 - 09:15
Share
El año 2019 ha deparado grandes cambios políticos y sociales, que se concretarán en la siguiente vigencia, el anhelo de una paz duradera trae consigo la esperanza de la consolidación social y econ
Logros y retos de 2020
El año 2019 ha deparado grandes cambios políticos y sociales, que se concretarán en la siguiente vigencia, el anhelo de una paz duradera trae consigo la esperanza de la consolidación social y económica del país, para las futuras generaciones. Si bien la incertidumbre política por los nuevos gobiernos locales, será el motor de los procesos económicos en Colombia, se espera un repunte importante de la inversión durante el segundo semestre del 2020, teniendo en cuenta la activación de sectores económicos, que ubican al país con un crecimiento esperado del 3.3 %.  Esta situación debe ser un motivo de ilusión para los colombianos, que históricamente han sembrado sus expectativas de un país armónico, en el cual se logre aprovechar todas sus ventajas comparativas y competitivas en los ámbitos geográficos y sociales. De la importante movilización ciudadana que se ha presentado en el último mes; se debe rescatar lo más importante, por esto, debe ser premura del Gobierno escuchar, con el ánimo de concertar, no solo a aquellos que protestan, sino a otros sectores “transporte, agro, comercio, etc.” e inclusive a las mismas regiones olvidadas por un gobierno centralista, trabajar en las inaplazables reformas pensional, laboral y de la salud, las cuales deberán atenderse con los recursos y en los tiempos que sean posibles y cumplibles, con compromisos realistas y que no generen un ambiente de frustración que desemboque en un nuevo escenario de protestas aún más fuertes. Importante debe ser, apostarle a los sectores y territorios olvidados por el Estado, territorios que hoy son focos potenciales de desarrollo agroindustrial ; pero para esto, se requieren todos los esfuerzos, con un fuerte componente de inversión en infraestructura vial, que conecte a estas zonas con el centro y con las fronteras; el aprovechamiento de las recursos financieros, será importante para articular políticas sociales adecuadas en estos territorios, generar espacios de inversión privada con incentivos también debe hacer parte de la estrategia, así como  hacer presencia institucional garantizando la oferta de bienes y servicios de salud, educación y seguridad con los equipamientos necesarios, deben ser prioridad nacional. Por lo expuesto, seguir trabajando en los grandes proyectos de infraestructura, debe ser una causa común, que a su vez sirvan para jalonar la economía nacional, especialmente en aquellas regiones del país donde se vienen ejecutando las vías 4G, con el fin de articular dinámicas económicas que trasciendan las obras civiles y abriendo nuevos espacios de inversión, producción, distribución y consumo de diferentes bienes y servicios, encarrilados a satisfacer la oferta y demanda regional. En el caso de Bogotá, se esperan grandes inversiones en infraestructura en el mediano plazo; el inicio de la construcción del Metro, las troncales de Transmilenio por la Avenida 68, Avenida Boyacá y Carrera 7a, la Avenida Longitudinal de Occidente ALO, son ejemplo de ello. Esto aunado al creciente despegue económico del sector de restaurantes, hoteles y comercio, deberá solventar en gran medida la demanda laboral, que ha sido un problema en la ciudad y que debe convertirse en un reto de la próxima administración distrital. En lo regional, se está trabajando intensamente en el tren de cercanías, un corredor férreo ligero que circulará entre la carrera 10.ª y el municipio de Facatativá; se proyecta que tendrá 18 estaciones, 12 de las cuales estarán en la capital y las restantes en Mosquera, Madrid, Funza, sector El Corzo y Facatativá, que contará con dos paraderos, tendrá una extensión de 41 kilómetros, de los cuales 26 quedarán en Cundinamarca y los restantes 15 en Bogotá. Este proyecto sin lugar a dudas, en sincronía con el metro y las troncales de Transmilenio, serán motor de desarrollo de la capital y la región sabana occidente del Departamento de Cundinamarca. Otra de las prioridades del Gobierno Nacional, debe ser trabajar de la mano del sector manufacturero del país, con el fin de encarrilar nuevamente este rubro que ha dejado de contratar más de 60 mil personas tan solo en Bogotá en el presente año y de esta manera generar alternativas de empleo y así evitar nuevamente una masacre laboral,  que conlleve a un ciclo económico negativo, determinado por la disminución del consumo, aportando una situación deficitaria a la economía nacional, que redunda en todas las variables macroeconómicas del país. Sin duda, los retos que nos esperan son ambiciosos, pero el futuro es alentador, debemos confiar que el escenario que se avecina será el pilar que garantice un futuro prometedor para Colombia, debemos reconocer que se han tomado decisiones trascendentales, que darán un giro de 180 grados al país y cambiaran las expectativas de sus próximas generaciones, tal vez la transición ha significado un esfuerzo adicional, pero confiamos que este barco nos lleve a buen puerto. A todos mis amigos lectores, El Concejal Roger José Carrillo Campo les desea Feliz Navidad y Un Próspero Año Nuevo…Bendiciones y esperanza para este 2020.