Los negocios españoles del agua en Colombia

16 de noviembre del 2013

Por: Ricardo Motta Vargas*

El  negocio del agua por las empresas españolas en Colombia se inició  desde los años de 1995, con las primeras  multinacionales corporativas del agua que iniciaron el manejo de acueductos  de agua potable en la Costa Caribe. El suministro de Agua potable a la población se convirtió en una mercancía de ganancia a las multinacionales europeas como un fortín económico para el pago de la deuda externa de muchas naciones a costa de los bolsillos de los países pobres,  como fue la experiencia ya conocida como la guerra del Agua en Bolivia, el pueblo  boliviano expluso a la multinacional francesa Sue y Vivaldi en la concesión del agua por más  30 años.

El ecologista Tom Kucharz  en un trabajo publicado en el año 2007 titulado: El comercio  con los servicios y la privatización  del agua, tendencias Globales, la apuesta de las Empresas Españolas en América Latina, analiza  la crisis del agua, el proceso de privatización del agua en Cartagena y la comercialización  del agua en los foros Internacionales, el agua ha beneficiado sobre todos a las grandes empresas privadas y el inicio de la globalización de servicios públicos a partir de 1980 la liberalización y privatización, donde el agua se ha convertido en una mercancía más sostiene Kucharz.

En el mundo desde hace varios años se vienen enfrentando dos concepciones para el manejo del agua potable. La primera la ha liderado el Foro Mundial del Agua  realizado en La Haya  en el año 2000, promovido por la Banca Mundial y las empresas comerciales del agua, sosteniendo que el agua es una necesidad humana, un bien que debe ser adquirido con dinero para satisfacer necesidades básicas. En cambio el foro alternativo mundial del agua, celebrados en Florencia y Ginebra, sostiene que el agua es un derecho humano fundamental. Esta última concepción  es respaldada  por las disposiciones de la ONU que declaró que el acceso al agua potable es una necesidad humana.

El movimiento mundial que sostiene y defiende el agua como un derecho de todos y no un negocio ha logrado importantes conquistas en Colombia como el desarrollo de muchas líneas jurisprudenciales en la Corte Constitucional al estructurar la tesis del derecho a un mínimo vital de agua gratuito hoy es una política pública para los estratos 1 y 2 en Bogotá y Medellín y  el surgimiento de movimientos sociales en defensa de las reservas hídricas que aun gozamos en este país como el caso del páramo de Santurban en  Santander, más de 30.000 personas defendieron sus aguas en contra la explotación del Oro de la multinacional canadiense GREYSTAR.

En Colombia tenemos desde hace varios años las multinacionales españolas del agua que en parte han entrado a desvirtuar lo debates nacionales de acceso al agua potable como derecho humano. El ingreso de estas Multinacionales se inicia con la expedición de la ley 142 de 1994, norma de servicios públicos domiciliarios, que inicia los procesos de privatización  en servicios públicos ante  la problemática pública de corrupción y mal manejo de las Empresas estatales y las políticas en los años 90 de la Banca Mundial que condiciono el otorgamiento de créditos a la privatización en el manejo del agua.

La primera multinacional que ingresa a nuestro país es Aguas de Barcelona en 1995. Como socio del 45.91% de Aguas de Cartagena. Posteriormente ingresa la Compañía Canal de Isabel II para integrar la multinacional o empresa de Barranquilla La Triple A, con operaciones en Barranquilla, Santa  Marta, Soledad y Puerto Colombia, Empresa Colombo- Italiana, unida a Aguas de Roma controla algunas empresas del Casanare y  Proactiva/Veolia FCC España y Francia, Aguas de Proactiva de Montería y  Tunja (Suministro de Agua y saneamiento por 30 años de 1996 a 2026. En el caso de la ciudad de Montería y Tunja la empresa Proactiva ha incrementado las tarifas en más 100% desde hace varios años, infortunadamente los más afectados son las poblaciones de escasos recursos con tarifas tan altas.

La expansión de las multinacionales del agua españolas en Colombia fue posible  por la intervención del Banco Mundial y el Fondo Internacional que han impuesto la privatización del agua como una forma de generar inversión y sostenibilidad financiera a estas Empresas que mercantilizan el agua. Empresas que han generado el reparto de utilidades, apoderamiento total del agua, subida de tarifas y la exclusión del acceso a  la  población más pobre de agua potable.

Finalmente la multinacional española  Veolia y FCC  de origen francés logro incursionar en Colombia desde el año de 1996 a la Ciudad de Tunja con la creación de la Empresa Proactiva, una concesión por más de 30 años  (1996-2026). En 1998 logro el contrato de BOT para Bogotá, contrato que tiene la construcción de centrales, purificación  de agua y de tratamiento de aguas residuales. Posteriormente esta multinacional española ingresa  al suministro de Agua y saneamiento de en Montería y en el 2003 proactiva fue investigada por abuso en fondos públicos en la ciudad de Montería.

Este ingreso corporativo del manejo del agua por las empresas españolas es para muchos el inicio ya pronosticado de la tercera reconquista de la mal llamada la  madre patria  que aún sigue en deuda con los colombianos por el tesoro de Quimbaya  que el presidente de 1892 Carlos Holguín Mallarino le obsequió a la reina de España María Cristina de Habsburgo, sin la autorización del pueblo colombiano.

@aguaDerechoH   

*Presidente del Observatorio Constitucional -aguaderechumano.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO