Plutócratas del mundo: ¡uníos!

25 de julio del 2012

El equipo de fútbol parisino PSG, fichó al jugador sueco Zlatan Ibrahimovic con un sueldo de 14 millones de euros anuales, unos 42.000 millones de pesos colombianos. Esta operación financiera es posible, porque el club es de propiedad de una empresa árabe, Qatar Sports Investments, con cuyos petrodólares no solo han contratado a Ibrahimovic, quien […]

El equipo de fútbol parisino PSG, fichó al jugador sueco Zlatan Ibrahimovic con un sueldo de 14 millones de euros anuales, unos 42.000 millones de pesos colombianos. Esta operación financiera es posible, porque el club es de propiedad de una empresa árabe, Qatar Sports Investments, con cuyos petrodólares no solo han contratado a Ibrahimovic, quien jugó en el Barcelona, sino al defensa brasileño Thiago Silva y al delantero argentino Ezequiel Lavezzi. La elevada cifra pagada a Zlatan puso en boca del Ministro del Presupuesto francés esta frase: “la cifra no solo es impresionante, es indecente”. Sin embargo el Ministro de la Economía Solidaria dijo que estaba muy contento porque el club y en contratado pagarían sus impuestos en Francia. Una demostración de la “concordancia” económica de los neosocialistas.

La plana mayor de los deportistas del mundo ingresó desde hace algunos años a la logia de los multimillonarios. Ya califican para las revistas especializadas en la escenografía de las grandes riquezas exhibicionistas del internacionalismo plutocrático. La lista es una verdadera categoría forrada en oro. David Beckeman gana 30 millones de euros anuales. Cristiano Ronaldo 22,5 millones de euros (11,6 que le paga Real Madrid y el resto en contratos publicitarios). Ricardo Kaká, 18,7 millones de euros (9 de ellos del Real Madrid). Ronaldinho en el Milán ganaba 8 millones de euros. Thierry Henry suma entre los sueldos del Barcelona y los acuerdo de publicidad, 7,5 millones de euros.- Messi recibe 10 millones como jugador, pero solo 3 millones por contratos extras.- Lampard, del equipo inglés Chelsea, 17,1 millones de dólares en 2009.- Woyne Rooney en el Manchester United, 17,8 millones de dólares. Y sigue la lista de estos personajes admirados por sus pantorrillas y esfuerzos físicos, mas no por razones tecnológico-científicas. Pero esa es su gracia que nos complace a los humanos.

En el mundo de la política, la realeza europea se ubica en altos escalones de ingresos, no obstante que gastan su tiempo en tareas fútiles, simbólicas y de cacería en África. La Reina Isabel de Gran Bretaña, recibe anualmente 14 millones de euros, igual que Carlos, el príncipe heredero, por ser Duque de Coirnuilles.- En Noruega sus reyes Harald y Sonia, 14 millones de euros, más 814 mil para uso personal.- La reina Margarita de Dinamarca, el Príncipe Enrique, la princesa Benedidna, tienen 125 empleados a su servicio.- El reinado de Mónaco le cuesta a sus súbditos 23 millones de euros anuales. A los suecos 20 millones. A los belgas y holandeses 7 millones respectivamente. España paga a su rey Juan Carlos y al heredero Felipe 8,26 millones de euros, aunque se acordó, como efecto de la crisis, una merma del 7,1%.- Las casas reales juegan un papel de atractivo turístico, un paisaje de ilusorias naderías amorosas y, a veces, una tarea de ejercicio conciliador y de apoyo a la estabilidad a la democracia.

Pero la órbita de las megafortunas está en el grupo del 0,001% de la población mundial que posee un patrimonio individual superior a los 30 millones de dólares, vale decir, 52.000 millones de pesos. En el mundo existen 185.795 afortunados con esas características. Los ultramillonarios en su mayor número están en Estados Unidos, le sigue Europa y después el Asia Pacífico. En América Latina la mayor cantidad de ricos está en Brasil con 4.725, luego se encuentra México con 2.900, en tercer lugar Argentina con 1.050 y encuarto lugar Colombia, 900, en donde viven tres de los grandes multimillonarios con una fortuna de 23.600 millones de dólares, según la revista Forbes.- No obstante, según otro medio de información contable en el 2011, los 100 mayores ricos de Colombia suman un patrimonio de 35.200 millones de dólares.

Esta concentración de la riqueza tiene una mirada según la lente. Hay millonarios individuales que poseen una riqueza administrada por otras personas o fiduciarias. Otros ricos son empresarios y tienen valor agregado del trabajo de empleados y trabajadores. Son capitales productivos, pero no exentos de concentración. Los dueños de las megafortunas forman un exclusivo y excluyente círculo de familias que en muchas ocasiones cruzan sus intereses con matrimonios de conveniencia. A su vez forman capillas de control y decisiones políticas sobre partidos y gobiernos no solo a nivel nacional e internacional, sino en las regiones y ciudades, como en Colombia, donde las élites millonarias influyen notoriamente en las elecciones y falsean la participación ciudadana. Ellos juegan al fútbol con un balón que se llama Tierra. Y ganan más que los deportistas que juegan con balones de verdad.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO