Reactivar la economía debe ser prioridad

15 de agosto del 2019

Opinión por Roger José Carrillo.

Reactivar la economía debe ser prioridad

En el país, crece la preocupación por el desempeño de la economía colombiana calculada en 285.000 millones de dólares que puede sufrir reveses considerables, si las reformas fundamentales se estancan, disminuyendo el interés en los diferentes proyectos considerados importantes para mantener el crecimiento económico, y levantar las cifras macroeconómicas que han afectado la sostenibilidad durante lo corrido del año.

Según los reportes económicos de la Banca Nacional, el PIB de Colombia se expandiría apenas un 2,9%, 0,3 puntos porcentuales menos que el pronóstico del mes abril. De acuerdo a la entidad, esto se daría porque el crecimiento del país sería del 3,1% para este segundo semestre, mientras que en el primero fue de 2,7%. El PIB de Colombia para el año pasado fue de 2,6%. Esta desaceleración estaría explicada por la baja confianza del consumidor y el aumento del desempleo, según explican los expertos.

Estas cifras, nos deben llevar a repasar algunos resultados económicos de la coyuntura de hoy, con el fin de motivar los retos, los avances, los retrocesos en la materia, sin importar si esos resultados son méritos o culpa de las políticas nacionales; ya que son el único espejo correcto para contrastar las buenas intenciones del gobierno, en contraposición con la realidad estadística.

En el mercado laboral las noticias no han sido alentadoras, con cifras que superan el 10 % y que representan más de 2 millones de personas desempleadas en términos reales, la tasa de desempleo en los últimos meses se trepó de manera acelerada en comparación con el mismo periodo del 2018 que se encontraba en el 9,1%.

Este crecimiento del desempleo presenta los peores indicadores de la década. Por lo pronto, no se ve ninguna política para atacar el aumento del desempleo que se ha venido presentando, mucho más cuando el propio ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, de una forma muy honesta, reconoció que no tienen explicación motivada del desempleo que se presenta y tampoco tiene la fórmula para corregirlo.

Estos datos sin duda, nos llevan a unas preocupaciones que están entrelazadas en la formula económica del crecimiento del país; de una parte, los resultados mediocres en ingresos y de otro lado, las malas cifras del mercado laboral, implican que los indicadores sociales, en los que se había avanzado en los últimos años, se hayan frenado; como en el caso específico de la distribución del ingreso y los índices de pobreza.

Parte de este problema, fue la fallida Ley de Financiamiento, que si bien bajó los impuestos empresariales – como había prometido el Presidente en campaña – con el fin de incentivar la competitividad y el emprendimiento, lo hizo a costa de dos males que aún nos afectan: El primero, una larga lista de exenciones y tratamientos especiales injustificados que premian a aquellos con capacidad de pago o a los que incluyen en sus actividades características cercanas a la propuesta de economía naranja; y el segundo, al recaudarse menos de lo que el plan de gobierno requiere, las cuentas públicas se descuadraron, y el hueco fiscal es cada vez mayor superando los 14 billones de pesos anuales.

Sin embargo, en los temas referentes a la inflación y los índices de precios, las noticias son mejores. Luego de algunos sustos que se presentaron a finales del año 2015, cuando el clima y la tasa de cambio se juntaron y empujaron la inflación hasta hacerla coquetear con los dos dígitos, el crecimiento de los precios se ha movido dentro o cerca de la franja de tolerancia del Banco de la Republica del 3,1% para el 2018 y del 3,6% para este año, lo que demuestra el buen manejo de la Política Monetaria, que ha sido sostenida en el tiempo de manera efectiva.

Al final, el balance de este primer año del gobierno “Pacto por Colombia, pacto por la equidad” en temas económicos, es agridulce: muy mal en mercado laboral y mal en la balanza cambiaria con un dólar por encima de los $3.400 que si bien beneficia a los exportadores, también afectara las importaciones de bienes, servicios e insumos, incrementando los costos y precios finales de muchos productos, que no permitirán bajar las expectativas de inflación para este año por debajo del 3 % y de esta forma; disminuir las Tasas de Interés para incentivar el crédito, e igualmente el consumo.

Así mismo, este gobierno tiene mucho por trabajar en el mejoramiento de las cuentas fiscales para cubrir el déficit, flojo en crecimiento, pobreza y distribución de ingreso; y al final solo pasa con buena nota en inflación, que viene garantizado por la autonomía del Banco Central y su estable Política Monetaria.

Quedan hacia adelante retos claves que deben pasar por el Legislativo, los más importantes para el segundo año de gobierno en materia económica y social son la reforma pensional, los impuestos verdes y la flexibilización laboral. Esos tres retos terminarán de moldear el talante del Gobierno y serán la última oportunidad de hacer reformas de calado en esos frentes.

Las prioridades de este gobierno deben estar enmarcadas en garantizar unas instituciones fuertes, que sean el motor de la promoción educativa, el estímulo a la inversión extranjera como generador de crecimiento, desarrollo, modernidad y transferencia de conocimiento, que permita la generación de empleo y salarios dignos, importante en el proceso promover la investigación científica, la creatividad y la inventiva, e incentivar la producción agrícola en todas sus escalas y no olvidarnos del aprovechamiento de nuestras riquezas naturales mitigando los riesgos ambientales y evitando la depredación de los ecosistemas.

Tal vez sea un inicio, tan solo una propuesta con algunas soluciones necesarias, pero es parte del consenso público-privado al que debemos llegar, con el fin de darle prioridad a la inversión y el consumo como base del desarrollo y el crecimiento del país en los próximos años.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO