Sale Ñoño el corrupto y entra Ferro, sospechoso de asesinato

23 de agosto del 2017

El partido de la U celebra no perder la curul de senador.

Sale Ñoño el corrupto y entra Ferro, sospechoso de asesinato

Todo parece indicar que la curul que deja el senador “Ñoño” Elías, detenido por los episodios de corrupción de Odebrecht será mantenida por el partido de la U (en el gobierno) y no será “silla vacía”, como pelean otros. Cuestiones de fechas entre la comisión del delito y la ley que la castiga permitirán el hecho, que –además- mantiene esa colectividad como la más fuerte de la Cámara alta.

Lo extravagante es que el senador corrupto sea reemplazado por Carlos Ferro Solanilla, sospechoso en un caso de asesinato, investigación torpedeada por el propio dirigente político.

Tras la salida de Ferro del cargo de viceministro del interior, conocida una grabación suya con un policía con el que conviene sexo, el funcionario mintió al señalar en torno al asunto relacionado con la muerte de Segundo Eduardo Pinzón, ocurrida en 2009.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia confirmó en su momento que adelanta una investigación en contra del exsenador y exviceministro del Interior, Carlos Ferro Solanilla por su presunta participación en los hechos que rodearon el crimen del dirigente político Segundo Eduardo Díaz Pinzón en abril de 2009 en la ciudad de Bogotá.

Lea también: El caso Ferro por asesinato: ¿lo encubre la Fiscalía?

“Pese a que en la entrevista con BluRadio el excongresista aseguró que el alto tribunal le había archivado este caso, lo cierto es que la misma se encuentra actualmente en etapa de recolección de pruebas en el alto tribunal, reseña El Espectador el día del escándalo.

“Ferro indicó que le han querido vincular con este crimen basándose en pruebas falsas y conjeturas. “Por este hecho me han querido hacer matoneo durante los últimos años queriéndome endilgar responsabilidades que nos las tengo”.

“Eduardo Díaz fue un compañero nuestro durante la administración del entonces Gobernadora de Cundinamarca, Leonor Serrano de Camargo. Un hombre con grandes sentimientos, quien tenía una orientación sexual la cual se le respetaba”, indicó.

Aseguró que Díaz Pinzón era un gran amigo suyo. “Lamentablemente un día, en un lugar en Bogotá, desapareció y fue hallado muerto”. Ferro indicó que en los últimos años ha sido acusado por el periodista Édgar Artunduaga.

“La Corte Suprema investigó el tema, se archivó este proceso, no tengo nada que ver, el único pecado era que me querían enlodar mi nombre y jamás él consultó”, explicó.

Cinismo, descaro y mentiras

Ferro estaba mintiendo orondamente ante el país y de manera irresponsable entregándose un perdón nada menos que de la Corte Suprema de Justicia. La investigación continuaba ese día y prosigue hoy, de manera paquidérmica, quizá esperando vencimiento de términos.

El propio Ferro –lo he denunciado reiteradamente- ha intervenido y forzado la desaparición del expediente o el cambio de fiscales. Entre tanto, miembros de la familia del hombre asesinado han recibido amenazas y algunos se han visto obligados a salir del país.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO