Se buscan gobernantes

7 de diciembre del 2010

Se buscan Alcalde para Cali y Gobernador para el Valle, que tengan cualidades tan excepcionales como excepcionales son las condiciones de nuestra desbarajustada comarca; que sean honorables y dignos del respeto de los ciudadanos e inteligentes y capaces para que les quepa la región en sus cabezas; que conviertan los problemas en oportunidades y las amenazas en fortalezas; y que solidifiquen las bases para que el Municipio y el Departamento salgan del atolladero y se enrumben por el camino del progreso.

Unas autoridades que estén exentas de vínculos con actividades ilícitas propias o en beneficio de terceros y libres de toda sospecha por nexos con personas que, como resultado de dichas actividades, tengan cuentas pendientes con la justicia; que posean imaginación y criterio para diseñar el terruño del siglo XXI; con claridad en el contexto histórico que viven Cali  y el Valle; con determinación para cambiar las circunstancias que originaron la crisis social, económica y moral de la región; y con el convencimiento de que mediante la transformación de estructuras obsoletas, nuestras ciudades, que por naturaleza poseen ventajas comparativas envidiables, puedan marchar adelante de las necesidades que les demande el futuro.

Se buscan unos coterráneos con experiencias exitosas en el sector público y privado; con capacidad para entenderse por igual con políticos, empresarios y trabajadores; con reconocida vocación de servicio a la comunidad; con habilidad para congregar voluntades en torno a proyectos de gobierno; con conocimiento de las necesidades de la gente humilde; con sentido de la oportunidad; y con temperamento firme, sereno y cálido que les permita conectarse fácilmente con la gente.

Unos mandatarios cuyas metas ambiciosas garanticen la excelencia de sus administraciones; que tengan como única constante el cambio para mejorar; que sin temor a equivocarse prefieran atreverse a hacer mucho, antes que abstenerse y no hacer nada, puesto que nuestro territorio necesita cambios profundos; que entiendan que de los errores también se aprende; que se rodeen de funcionarios honestos y capaces; que trabajen  en equipo con pensamiento estratégico; y que su pueblo los reconozca como líderes, no porque imponen a la fuerza sus ideas sino porque lo convencen con sus argumentos.

Se buscan un gobernador y un alcalde que posean una sólida formación académica; que busquen en las aulas universitarias el pensamiento renovador que necesitan nuestros dirigentes; que estén actualizados en el conocimiento de temas que interesan a la comunidad; que sean maestros en la formación de ciudadanos respetuosos de los derechos de los demás; y que siempre sean estudiosos, con humildad intelectual, dispuestos no sólo a aprender algo nuevo todos los días, sino a desaprender lo aprendido cuando las circunstancias lo ameriten.

Unos gobernantes en los que confíen sus paisanos, porque si ayer pudieron ver con dignidad la cara triste del infortunio, hoy pueden mirar con magnanimidad el rostro alegre de la victoria; y que con la sensatez de las persona jóvenes pero maduras, en la plenitud de su existencia, piensen que todo tiempo futuro será mejor.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO