Uribe Vélez y la sonrisa del diablo

16 de septiembre del 2013

Nadie como el expresidente Uribe para suscitar tanta polarización en este momento de la vida nacional. Su lanzamiento como candidato al Senado –de por sí noticia, controversia, gusto y rechazo- produce toda clase de reacciones, desde el aplauso emocionado hasta la afrenta y el vituperio. N. Pérez me escribió de inmediato: “La sonrisa de Uribe […]

Nadie como el expresidente Uribe para suscitar tanta polarización en este momento de la vida nacional. Su lanzamiento como candidato al Senado –de por sí noticia, controversia, gusto y rechazo- produce toda clase de reacciones, desde el aplauso emocionado hasta la afrenta y el vituperio.

N. Pérez me escribió de inmediato: “La sonrisa de Uribe al final del discurso es para los que no conocían la sonrisa del diablo”. Y aunque uno puede imaginar lo que quiera (siempre malo), no sobra recordar que fue una telenovela mejicana, con toda suerte de villanos, generalmente bien parecidos.

Hay otra sonrisa del diablo, un libro-novela de Jordi Sierra (Ana atropella a Lalo con su coche. Todavía no sabe que su vida cambiará por completo…). “Los Tetas (así se llama el grupo musical) hicieron famosa su canción “La risa del diablo”. También hay –así denominadas- algunas experiencias sobrenaturales.

Uribe emocionó tanto a sus seguidores, que algunos vieron en su sonrisa (la misma) al hombre valiente, encantador,  sincero y salvador, honesto y limpio que suponen.

Otros hablaron del regreso de las siete plagas al país, y el periodista Delimiro Moreno (Diario del Huila) se atrevió a vaticinar que Uribe ganará la curul pero no asumirá sus funciones. No tomará posesión, pero habrá dejado en el congreso a sus amigos.

Fabio Valencia Cossio, exministro de Uribe, dice –con exceso de optimismo- que la lista al senado sacará tres millones de votos y podrá elegir entre 25 y 30 senadores, entre otros al hijo de Luis Alfredo Ramos, encartado hoy por vínculos con el paramilitarismo.

Si pueden ir al congreso los hijos de Gaviria y Galán, porqué no el hijo de Luis Alfredo, comenta Valencia. Un vástago suyo, el menor, Santiago, también buscará una curul en la Cámara de Representantes. Y también llegaron al congreso (anoto yo) la hermana del gordo García, condenado a 40 años, el hijo del gobernador Aguilar y otros delincuentes famosos.

Es el tiempo de los Santiagos, Valencia Cossio y Pastrana, porque el hijo del peor presidente de la historia colombiana también estará en las listas.

Fabio Valencia (con 30 kilos menos, sometido a una dieta devastadora que cumple con rigor) ratifica que Uribe presidirá la lista senatorial, cerrada, pero sólo en dos o tres días se conocerán los acompañantes, tras el obligado forcejeo por la ubicación del renglón. Todos querrán estar en los primeros lugares, y yo recomiendo que nunca después del número 10, porque a partir de ahí corren peligro.

No creo que el uribismo supere cómodamente esas 10 curules y puede llegar hasta 15, pero difícilmente pasar de ese registro. Valencia dice que le han echado calculadora al tema y revisado las estadísticas e historia política del país, pero seguramente piensa con el deseo.

Cuando sean conocidos los nombres y ubicación de los candidatos en la lista del senado, muchos terminarán desanimados o buscando otras alternativas. Quienes se sientan mal tratados, podrán mantenerse pero no trabajarán mucho.

Valencia Cossio calcula que Uribe será visto como un candidato presidencial y si obtiene más de 3 millones de votos, logrará manejar el 30 por ciento del congreso. Y no me refiero al mismo porcentaje que, en otras épocas, controlaron fuerzas al margen de la ley, que hicieron ostentación de semejante poder, con las mismas cifras.

En fin, la política apenas comienza a calentarse. Y Uribe será uno de los grandes animadores de las próximas campañas. Para bien o para mal…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO