VEINTE AÑOS DE AMISTAD Y MUCHO MAS

4 de septiembre del 2016

Cuentan que en la ciudad de Ibagué algunas personas pasaban los fines de semana vacías de acciones, copados por la soledad, hasta que una mujer decidió romper esa monotonía y llamó a un amigo para proponerle que acabaran esa rutina tan agobiante. Entonces lo convocó a conversar, a buscar en las afinidades de sus ideas […]

Cuentan que en la ciudad de Ibagué algunas personas pasaban los fines de semana vacías de acciones, copados por la soledad, hasta que una mujer decidió romper esa monotonía y llamó a un amigo para proponerle que acabaran esa rutina tan agobiante.

Entonces lo convocó a conversar, a buscar en las afinidades de sus ideas y proyectos puntos comunes para crear una nueva realidad.

La respuesta favorable del amigo dio como resultado que se reunieran para hablar sobre diversos temas. Y fue tal la fuerza de su idea que otro amigo también se adicionó para aportar nuevas dinámicas.

Los tres comprendieron que había necesidad de crear un grupo que ayudara al bienestar espiritual de la ciudad, como en realidad había sucedido con ellos.

La anécdota anterior es un canto a la amistad y a la convivencia. Así surgió en 1996 el grupo emprendedor que hoy conocemos como “Amistad y mucho más”.

Se consolidó porque poco a poco otros se acercaron para participar y desterrar el vacío que antes habían experimentado y enriquecer su experiencia vital.

Para desarrollar su idea programaron conferencias y foros de discusión a lo largo de estos años, a los que invitaron al público pues su objetivo era hacer que todos fueran mejores personas a través del conocimiento,

Con el humanismo a flor de piel, ese que ha sido negado por la educación y la política durante los últimos años, continuaron con su empeño. En principio se llamaron “Amistad” porque dicen que el “mucho más” surgió después, cuando entre algunos miembros de la asociación se formaron y se consolidaron relaciones que iban más allá de la fuerza de la amistad y se asomaban al amor. De ahí que la asociación pasó a llamarse Amistad y mucho más… así como hoy la conocemos con todo el esplendor de su primeros veinte años.

No podía ser menos porque, debemos recordar, amistad viene de amicus, amigo, y amigo deriva de amare, que significa amor.
Fueron pioneros de esta idea luminosa Ludivia Alfaro, Hipólito Rivera y José Antonio Vergel Alarcón.

Y así, programando conferencias, realizando foros y diversas actividades se comprometieron a contribuir con el cambio de actitud de los tolimenses, a luchar por una sociedad más humana, a través de la educación, la cultura, la ecología y la ciencia.

Hoy, “Amistad y mucho más” es una realidad cultural en nuestra región y merece nuestro reconocimiento y respeto.

Siguiendo el ejemplo de Ludivia Alfaro, Cecilia Rojas, Efraín y José Antonio Vergel Alarcón, Libaniel Marulanda, Patricia Collazos, y acompañando sus actividades, podemos afianzar el concepto de amistad, sagrado en el destino de la humanidad, pues como dijera Aristóteles (384-322): “Si los ciudadanos practicaran la amistad, no tendrían necesidad de la justicia”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO