¿Y dónde está el Ministro?

13 de febrero del 2013

Es común que en un gobierno sea el Ministro del Interior el que ponga el pecho por el Presidente de la República en los debates de corte político que se dan en el país, sin embargo, no es eso lo que ocurre en Colombia, al menos con la administración de Juan Manuel Santos.

Mientras el ministro del Interior fue Germán Vargas Lleras, el presidente Santos podía estar tranquilo, porque sabía que este se daba la pelea por los asuntos políticos de su gobierno, pero no es eso lo que parece ocurrir desde que este se fue de esta cartera, porque a Federico Rengifo poco se le debía en el debate, y a Fernando Carrillo se le ve, pero con un discurso bastante tímido y flojo, en momentos en que el primer mandatario necesita de un escudero que le defienda no solo de la oposición en el congreso, sino también de la actitud incendiaria de Álvaro Uribe Vélez.

Si Juan Manuel Santos se llegase a presentar para una eventual reelección, es claro que este no contaría con un ministro político fuerte y valeroso que le sepa defender, porque su Ministro del Interior parece que en lugar de salir a los medios y dar el debate de cara a la opinión pública, ha preferido encerrarse en su oficina. Será por esto que Roy Barreras recalca en cada declaración que el primer mandatario necesita de ministros políticos que viajen a las regiones y hablen con el colombiano del común, pero que sobre todo pongan la cara en los medios de comunicación, defendiendo la labor que el gobierno central ejecuta, y que se encargue de mantener sólida su coalición de gobierno en el Congreso.

Claramente este papel podría desempeñarlo muy bien Roy Barreras, que parece estarse preparando para ese ministerio, y ahora desde la Presidencia del Senado se alista para defender un segundo período de Juan Manuel Santos, como buen hincha de las reelecciones presidenciales que parece ser. Recordemos que fue él, quien más defendió la de Uribe, y fue él a quien se le ocurrió tramitar la reforma que permitiría un tercer período y que gracias a Dios, la Corte Constitucional no permitió.

Mientras, Juan Manuel Santos tendrá que amarrarse los pantalones y ordenar a su Ministro del Interior salir de la comodidad de su despacho y ponerle la cara al debate, no solo en las regiones, sino también en los medios de comunicación, donde poco se le ve. Es más, podría apostar a que si hago una encuestas preguntando por el nombre del funcionario, más del 60% de los colombianos dirá que no sabe.

Cambiando de tema: ¿Es que acaso que el senador Camilo Romero no tiene una manera más inteligente de hacerse notar? Lo digo porque solo a él se le ocurre tramitar un proyecto en el Congreso de la República, donde los mismos congresistas deben votar porque se les revoque las curules. ¿Será que senadores como Roy Barreras y Armando Benedetti, a quienes les encanta poner sus curules al servicio de la Presidencia de la República, van a votar positivamente? Recibo apuestas.

@sevillanojarami

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.