El rey que nunca gobernó

20 de marzo del 2018

Napoleón Bonaparte II fue el hijo del emperador francés.

Napoleon Bonaparte II

Napoleón Bonaparte II, el único hijo del emperador nació el 20 de marzo de 1811 en Viena y recibió el título que le otorgaba el Senado francés al primogénito del Rey, pero el destino no le permitió sino recibir ese sobrenombre.

Aunque el corazón del emperador lo poseía la Josefina de Beauharnais, Bonaparte terminó la relación para casarse con María Luisa de Austria por tener un linaje dinástico y ser familia del Emperador Francisco I y le permitiría al emperador francés una mejor posición en la monarquía.

Ese matrimonio llevó rápidamente a un niño a los pasillos del Palacio de Versalles, Napoleón Francisco Carlos José Bonaparte quien sin apenas concebir su existencia se perfilaba como el sucesor del hombre más importante del siglo XIX.

Pero el destino de Napoleón Bonaparte II se vería frustrado desde el comienzo, las normas dinásticas prohíben las segundas nupcias y por eso ni el papado ni la iglesia francesa bendijo su matrimonio, por tanto su hijo no sería legítimo. Por esa razón se ganó el apodo de “el aguilucho”.

Tras la derrota en la batalla con Rusia, Napoleón decidió firmar su primera abdicación en 1814 y allí dejó consignada la sucesión de su hijo. Mientras Napoleón firmaba su abdicación en el Palacio de Fontainebleau, María Luisa huía con su hijo a Austria para evitarle una vida de penurias del exilio en la Isla de Elba. Esa fue la última vez que vio a su padre.

Napoleón I retornó al poder de Francia y empezó un periodo denominado los “Cien Días” que resultó en una segunda abdicación.

El golpe fulminante a un destino prominente de Napoleón Bonaparte II fueron las derrotas de la batalla de Waterloo y la fracasada invasión a los Países Bajos. Esos dos combates se convirtieron en las últimas batallas napoleónicas y fueron el punto final del último imperio de la historia y de los sueños monárquicos del pequeño Napoleón Bonaparte II.

Tras la adjudicación, Napoleón Bonaparte II fue nombrado como Rey sucesor, pero alcanzó a salir de Viena para ponerse la corona de “Emperador de los Franceses”, cuando Luis XVIII retomó el poder rápidamente y disolvió el Senado.

En Austria, sus abuelos sabían lo que podía implicar su ascendencia paterna y decidieron transformar su pensamiento y hasta su nombre con el fin de limpiarle las enemistades heredadas. Era llamado Príncipe Franz o Duque de Reichtad.

Por la ascendencia de su madre pudo tener varios títulos y algunos biógrafos apuntan a una voracidad sexual entre las austriacas, pero sus amigos desmienten y afirman la castidad del joven Bonaparte.

Tras apenas 17 años de un futuro truncado, cuando sus títulos empezaban a tomar forma dentro del Reino de Austria, Napoleón Bonaparte II enfermó de tuberculosis y murió el 22 de julio de 1832.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO