Estudio reveló que gritarles a los perros produce daños

Publicado por: ingrid.matamoros el Mié, 30/12/2020 - 16:05
Share
Científicos comentaron algunos problemas que causan las conductas abusivas en las mascotas.
Perros

Según un estudio de la Universidad Oporto, en Portugal, las personas que implementan castigos severos en los perros obtienen resultados desfavorables, ya que aquellas mascotas crecen con estrés y su desempeño será peor que los canes que fueron educados con cariño y amabilidad.

La investigación reveló que estos métodos para educar no son adecuados porque causan que los perros no hagan las tareas que les asignaron sus dueños o que sientan que no son capaces de realizarlas.

Existen varios métodos que usan las personas para adiestrar a sus animales como golpes, gritos, empujones, regaños, castigos o en el peor de los casos los collares que generan choques de electricidad cuando tienen un mal comportamiento. Así que por medio de un control remoto oprimen los comandos que envían descargas eléctricas.

De acuerdo con el estudio estas prácticas inhumanas y abusivas provocan que a largo plazo los animales tengan conductas agresivas con otros perros e incluso con las personas de su entorno, por lo que la Sociedad Europea de Etología Clínica Veterinaria, a través de un comunicado solicitó que los collares mencionados previamente sean retirados del mercado.

Asimismo, estos seres pueden presentar exceso de baba, miedo excesivo, temblores y agresividad. Expertos recomiendan no usar los collares y tampoco cercas eléctricas, según el estudio los perros que habitan en fincas encerradas con cerca de electricidad son más rebeldes y suelen escaparse con frecuencia en comparación a los animales que no tienen que pasar por estas experiencias.

Por lo que, es mejor educarlo con premios cada vez que cumplan con la tarea, reforzar las enseñanzas y en algunos casos contactar a expertos para una enseñanza más profundizada.

Es importante que los animales no sean maltratados, les debe dar amor, cariño y mucha tolerancia para disciplinarlos y que crezcan sanos tanto física como emocionalmente convirtiéndose en unos perros tiernos y cariñosos tanto con otros animales como con las personas.