Beirut: la explosión que deja una herida más en una ciudad llena de cicatrices

Publicado por: sebastian.alvira el Mar, 04/08/2020 - 13:15
Share
Beirut es la capital del Líbano y hoy se registró una impactante explosión que tiene los ojos del mundo puestos en esa ciudad, aquí una reseña para entender lo que pasa allí.
Beirut: la explosión deja una herida más en su lista de cicatrices.
Créditos:
@VinelliU

Beirut es la capital de Líbano, la ciudad más grande del país y el principal puerto marítimo. Tiene una población aproximada de un millón de habitantes y es uno de los lugares más diversos de Oriente Próximo.

Beirut es el centro comercial, bancario y financiero del Líbano y cuenta con veintiuna universidades. Es el hogar de numerosas organizaciones internacionales, como la CESPAO (Comisión Económica y Social para Asia Occidental de las Naciones Unidas) que tiene su sede principal en el centro de la ciudad, la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y la Unesco que también tiene oficinas regionales allí.

Esta ciudad aún se recupera de las heridas de la guerra, ya que fue destruida durante la Guerra Civil del Líbano y dividida entre la parte occidental (musulmán) y oriental (cristiano), división que permanece vigente.

 

La ciudad sufrió intensos bombardeos durante la Guerra de Líbano en el último cuarto del siglo XX. Hasta 2005, bajo el impulso de Rafik Hariri (asesinado en Beirut en febrero de 2005) y la constructora Solidere, había sido reconstruido gran parte del centro de la ciudad con influencia arquitectónica francesa y actualmente se sigue llevando a cabo un plan internacional de reconstrucción.

Esta guerra se refiere a la extensión de la Guerra Civil Siria al vecino Líbano, en el que han habido innumerables enfrentamientos violentos entre opositores y partidarios del régimen sirio.

En mayo del 2012 el conflicto iniciado en el norte y en el sur del país el año anterior se extendió a Beirut y desde entonces decenas de personas han muerto y cientos más han resultado heridas en los constantes enfrentamientos.

La ciudad fue bombardeada por Israel con toda clase de proyectiles, incluidas las prohibidas bombas de racimo, ​durante el recrudecimiento de las hostilidades contra Hezbollah, bloqueando el aeropuerto Internacional de Beirut Rafik Hariri y puerto de la ciudad y todos los del resto del país durante ocho semanas.

 

En donde más sufrieron las consecuencias de la guerra fue en el sur de la ciudad, de mayoría chií, donde se encuentra la Sede Nacional de Hezbollah y un gran número de simpatizantes y afiliados.

El 23 de mayo de 2012 fue el punto más álgido de la guerra en Beirut, ese día fue asesinado el jeque Abdel-Wahid, en un retén del ejército libanés. Dicha acción desencadenó múltiples enfrentamientos que estallaron en Tariq Beirut, cerca Jdideh entre militantes armados sunitas del Movimiento Futuro y sunitas de Tayyar al-Arabi, dejando tres muertos y cientos de heridos producto de la descomunal guerra con ametralladoras y granadas.

Tras los enfrentamientos se creó una tensa situación de seguridad en la capital y el país en su conjunto. La violencia en ese año se apoderó de la ciudad y el 6 de septiembre, dos personas resultaron heridas en tiroteos entre miembros del Movimiento Futuro en Beirut, y el ejército tuvo que desplegar sus tropas para evitar enfrentamientos más hostiles en la zona.

Hoy Beirut no es protagonista por la guerra o por su importante papel comercial en la economía libanesa, sino por la impactante explosión en el puerto de la ciudad.

En un reporte preeliminar del ministro de Salud, Hamad Hassan, al menos 25 personas murieron y más de 2.200 resultaron heridas en la explosión. Uno de los fallecidos es el secretario general del partido político de Kataeb, Nazar Najarian, el hombre se encontraba en su oficina cuando sucedió la explosión. 

Las salas de emergencia de los hospitales están a punto de colapsar por la gran cantidad de heridos, el Centro Médico de la Universidad Americana de Beirut, principal hospital de la ciudad reportó que ya no puede recibir más pacientes. La Cruz Roja Libanesa pidió a las personas que donen sangre para ayudar a los heridos en el hospital.

Marwan Abboud, gobernador de Beirut, hizo presencia en el lugar y mientras hablaba con la prensa se deshizó en lágrimas, Abboud llegó para buscar a un grupo de bomberos que minutos después de llegar al puerto desaparecieron entre las llamas. 

"Vinieron a combatir el fuego y luego desaparecieron, no sabemos dónde están, estamos aquí para buscarlos" dijo el gobernador.

Aunque se desconoce qué originó la explosión, una de las posibles explicaciones refiere a que fue generada por nitratos almacenados, u otro "material altamente explosivo" como lo afirmó el jefe de seguridad interna del Líbano sin ser más explícito.

Uno de los nitratos más comunes en el uso industrial es el nitrato de amonio, utilizado en fertilizantes. Por lo general, no es tan explosivo por derecho propio. Cuando ha sido utilizado en explosivos caseros, por el IRA y el terrorista de extrema derecha noruego Anders Breivik, entre otros, se ha mezclado con otros materiales y a menudo se detonó con una pequeña cantidad de un explosivo más convencional.

El Gobierno colombiano le expresó su solidaridad a Líbano, a través de un trino, la Cancillería expresó: "@CancilleriaCol se permite expresar su solidaridad con la República de Líbano por la explosión registrada en su capital, Beirut. Nuestras condolencias con las familias de las víctimas y heridos".