Cárcel en Panamá reporta que el 64% de sus detenidos tiene COVID-19

Publicado por: daniel.guerrero el Jue, 28/05/2020 - 18:30
Share
Creado Por
Agencia Anadolu
La cárcel de Santiago, en la provincia de Veraguas, indicó que 333 de los 518 detenidos tienen el virus.
Cárcel Veraguas Covid-19
Créditos:
@MinsaPMA

Una cárcel de Panamá informó este jueves que el 64 % de sus internos dio positivo en el examen de COVID-19.

Se trata del centro penitenciario de Santiago, en la provincia de Veraguas, donde 333 de los 518 detenidos tienen el virus. Las cifras fueron conocidas después de que autoridades panameñas hicieran pruebas masivas en la cárcel.

Según estadísticas de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) de Panamá, el centro penitenciario está diseñado para albergar 150 personas, pero ahora tiene más de 500 detenidos.

“El riesgo de contagio del virus es muy elevado por las condiciones de hacinamiento y el limitado espacio físico”, dijo Xavier Sáez-Llorens, médico infectólogo y miembro del comité asesor del Ministerio de Salud para el COVID-19, en una entrevista con el diario La Estrella de Panamá.

Lea aquí: Casos confirmados de coronavirus en panamá ascienden a 11.728.

El medio local también informó que en el país centroamericano se han registrado 501 presos con el virus en todas las cárceles del país. También se han reportado 26 guardias y 7 funcionarios contagiados.

  

Además de la cárcel de Santiago, otros centros penitenciarios como La Nueva Joya, Nueva Esperanza y el Centro Femenino de Rehabilitación Cecilia Orillac también han reportado contagios, pero el Gobierno afirma que en las últimas dos el brote ya está controlado.

Junto con las demás medidas de emergencia, el Ministerio de Gobierno de Panamá suspendió las visitas en los centros penitenciarios para evitar la propagación del virus. Sin embargo, los familiares pueden llevar artículos de aseo y comida el día que los centros penitenciarios tenían separado para visitas.

Lea también: Segunda fase de reapertura económica en Panamá comenzará el 1 de junio.

Los funcionarios también resaltaron que se les toma la temperatura a los guardias, los policías, los presos y el personal administrativo de todas las cárceles, una de las medidas utilizadas a nivel mundial para ubicar casos de COVID-19.