Críticas tumbaron contrato de Miguel Uribe con el Instituto Humboldt

Publicado por: juan.sacristan el Jue, 17/12/2020 - 18:09
Share
El ex secretario de Gobierno de Bogotá aseguró que el contrato con el Instituto Humboldt se cayó por "malas intenciones".
Contrato de Miguel Uribe e Instituto Humboldt

La polémica que despertó el contrato de Miguel Uribe Turbay con el Instituto Humboldt llevó a las partes a terminar la relación contractual. El ex secretario de Gobierno de Bogotá denunció “malas intenciones” y la entidad afectaciones al nombre.

Se trataba de un contrato de prestación de servicios, hasta el 25 de agosto de 2021, para “identificar oportunidades de impacto de la agenda institucional entre los tomadores de decisión y diversos actores de la sociedad del nivel nacional y territorial, en todas las escalas, como una apuesta del objetivo de la entidad relacionado con la democratización y la transformación social basada en el conocimiento”, según señaló el Instituto Humboldt.

Sin embargo, la noticia se conoció junto al nombramiento de Orlando Molano, ex director del IDRD, en la dirección de Parques Nacionales Naturales, ambos funcionarios de la administración de Enrique Peñalosa en Bogotá; lo que dio pie a la oposición del ex alcalde para denunciar supuestas cuotas políticas en el Gobierno Nacional.

Según El Tiempo, el contrato de Uribe Trubay había sido firmado por Sandra Perdomo, quien lo había acompañado como secretaria privada en la Secretaría de Gobierno de Bogotá, y que actualmente es jefe de Oficina de Asuntos Internacionales, Política y Cooperación del Instituto Humboldt.

La entidad comunicó que “los cimientos de la seguridad jurídica con los que se celebró el contrato fueron socavados por la desinformación que generó percepciones negativas en contra del Instituto y del consultor”, ambas partes decidieron finalizar el contrato que no había entrado en ejecución, pero ya había sido suscrito.

“Habiendo hecho un análisis riguroso de las implicaciones para el buen nombre del Instituto y del contratista y con el ánimo de dar por terminada una discusión estéril, tomamos la decisión aquí informada y reiteramos nuestra voluntad de continuar enfocados en conectar el conocimiento que genera el Instituto en materia de biodiversidad para que esté disponible y sea apropiado por tomadores de decisión, de manera oportuna”, agregó el Instituto Humboldt.

Por su parte, el ex candidato a la Alcaldía de Bogotá, Miguel Uribe Turbay, señaló que la terminación del contrato se debió a “malas intenciones” y una cooptación política de los sectores ambientales en el país.

“Tristemente hay personas mal intencionadas que han convertido el medio ambiente y la biodiversidad en un fortín político, que excluye a quienes no comparten su partido o inclinaciones ideológicas. Por esto, hemos tenido, junto al Instituto, que afrontar los ataques más canallas”, señaló Miguel Uribe.

El ex ministro de Ambiente Manuel Rodríguez Becerra criticó el contrato de Uribe, aduciendo que no tenía formación para el cargo y aseguró que se trataba de una cuota política de Peñalosa junto al viceministro de Ambiente y el director de Parques Nacionales.

Uribe Turbay contestó a esa crítica y a otros que lo señalaron de no tener formación para la actividad por la que había sido convocado. “Jamás habría aceptado un trabajo que no coincidiera con mi formación como abogado, con maestría en políticas públicas, con mi experiencia y mis resultados. Y estoy seguro que tampoco el Instituto me lo habría propuesto”, afirmó Turbay.

 “La defensa del medio ambiente no es ideológica, debe ser una causa de todos, y desde todos los saberes podemos contribuir. Ante estos hechos, tomamos la decisión de terminar, de mutuo acuerdo, la asesoría que iba a realizar, con el dolor de saber que aquí hubo malas intenciones”, agregó el ex secretario de Gobierno.

Uribe Turbay también aseguró que el sector ambiental le “encanta” y que seguirá trabajando en él; agradeció al Instituto Humboldt por su oferta y convocó a despolitizar el sector. “Reitero mi compromiso para trabajar, para que la biodiversidad y la protección del medioambiente que hoy también fueron víctimas de la polarización y del sectarismo de aquellos que no respetan la diferencia sea un asunto que llegue a lo más alto de las prioridades de las agendas públicas. No podemos dejar en manos de unos pocos sectarios, un asunto que nos corresponde a todos”, puntualizó.