Denuncian 'jugadita' del Gobierno a la ley de comida chatarra

Publicado por: sebastian.alvira el Jue, 24/06/2021 - 12:25
Share
Desde el Congreso de la República advierten de una supuesta 'jugadita' del Gobierno Nacional para la entrada en vigencia de la ley de comida chatarra.
Denuncian 'jugadita' del Gobierno a la ley de comida chatarra

El proyecto de 'Ley de Comida Chatarra' está a un paso en convertirse en realidad. La semana pasada el Senado aprobó en último debate la iniciativa que promueve entornos alimentarios saludables mediante el acceso a una información clara, veraz y oportuna, sobre los componentes de los productos comestibles y las bebidas que se ofrecen en el país. Sin embargo, desde el Congreso denuncian una 'jugadita' del Gobierno para la entrada en vigencia de esta ley.

El senador Juan Luis Castro y el representante Mauricio Toro, autores del proyecto, se refirieron al evento que convocó Presidencia para la socialización de la Resolución 810, en donde se imparten nuevas reglas y medidas para todo tipo de alimento envasado o empacado en Colombia, o sea, una directiva similar a la iniciativa aprobada en el Congreso, pero construida por el Ministerio de Salud. 

"El presidente Iván Duque intenta pasar por encima del Congreso con la #LeyComidaChatarra usando la Resolución 810 que no cumple con lo aprobado en el Congreso, en su construcción hubo conflicto de interés. #JugaditaALeyComidaChatarra", expresó Castro. 

En ese sentido, este jueves el presidente Iván Duque firmará la resolución que fue emitida el pasado 16 de junio, para que entre en vigencia, sin embargo, en pocos días también deberá firmar la ley de comida chatarra que fue aprobada en el Congreso. 

En este punto es clave mencionar que, la resolución y el proyecto establecen puntos similares, pero para los defensores de lo aprobado en el Congreso, la resolución solo busca que se informe al consumidor sobre los nutrientes que tienen determinados alimentos -producto de acuerdos con la industria alimenticia-; mientras que la ley ordena que se informe de forma clara sobre los componentes nocivos que tienen los productos y que estén por encima de los valores máximos establecidos por el Ministerio de Salud. El debate radica en el etiquetado frontal de advertencia. 

Pese a que algunos consideran que no hay una jugada en el anuncio del Gobierno porque la resolución y la ley no se excluyen mutuamente -la ley tiene mayor peso jurídico- hay preocupación por las determinaciones del presidente. 

Además, existe la posibilidad de que el jefe de Estado objete la ley, es decir, que decida no firmarla para evitar que entre en vigencia. Cuando esto sucede el proyecto de ley se devuelve a la cámara en la que tuvo origen, para que tenga lugar un nuevo debate en sesión plenaria.

En caso de que ambas cámaras parlamentarias insistan, con la mayoría absoluta de los votos de sus miembros, pueden presentarse dos posibilidades: (i) si el proyecto hubiese sido objetado por inconveniente, se remite nuevamente al Presidente de la República, quien deberá sancionarlo, sin poder formular nuevas objeciones. Si el mandatario de los colombianos no sanciona la ley dentro del plazo estipulado, correspondería hacerlo al Presidente del Congreso.

¿En qué consiste el proyecto aprobado en el Congreso?

La iniciativa no sólo busca la implementación de un etiquetado frontal de advertencia que dé a conocer de manera simple a los consumidores el contenido nutricional real de los productos comestibles o bebidas ultraprocesadas. Además, quiere aportar a la construcción de medidas eficientes que prevengan en la población colombiana Enfermedades No Transmisibles (ENT) como obesidad, hipertensión, diabetes entre otras, las cuales se relacionan principalmente con los malos hábitos alimenticios. 

Plantea que todos los productos comestibles o bebibles clasificados de acuerdo a nivel de procesamiento que superen los umbrales establecidos por el Ministerio de Salud deberán implementar un etiquetado frontal donde se incorpore un sello de advertencia. 

Ese etiquetado deberá ser de alto impacto preventivo, claro, visible, legible, de fácil identificación y comprensión para los consumidores, con mensajes inequívocos que adviertan al consumidor de los contenidos excesivos de nutrientes críticos.

La reglamentación de los parámetros técnicos de este etiquetado estará en cabeza del Ministerio de Salud, que debe definir la forma, figura, símbolos, textos, valores máximos, colores, tamaño y ubicación en los empaques de los productos que deban contenerlo, basándose en evidencia científica disponible.

Siga a KIENYKE en Google News