David Luna: "Hay que pasar de la indignación a los resultados"

Publicado por: sebastian.alvira el Jue, 27/01/2022 - 13:25
Share
En diálogo con Kienyke.com, David Luna, exministro de las TIC y actual candidato al Senado por Cambio Radical, explicó sus principales propuestas de cara a las urnas.

David Luna es la apuesta de Cambio Radical para las elecciones legislativas del próximo 13 de marzo. El exministro de las TIC fue elegido para ser cabeza de lista al Senado y pretende llegar al Congreso con una agenda basada en la tecnología y la innovación, pero también atendiendo problemáticas como la inseguridad, la falta de oportunidades y el desempleo. En diálogo con Kienyke.com, explicó sus propuestas, claves de su programa y perspectiva de la participación de su partido en los comicios de 2022. 

Usted no participa en política electoral desde 2011. ¿Por qué hacerlo justo ahora cuando la mayoría de colombianos no cree en el Congreso? 

DL: Decidí regresar a este ejercicio porque creo que a la política hay que devolverle la dignidad. A los ciudadanos hay que devolverles la confianza en las instituciones. Me meto en el momento más crítico porque creo que se necesitan personas con hojas de vida en lo público que demuestren experiencia, pues la improvisación ha sido un muy dañina para la sociedad. Hemos elegido personas que nunca habían estado en lo público y ahí están los resultados. 

¿Por qué con Cambio Radical?

DL: Toda mi vida he hecho política con movimientos con firmas y obviamente es más fácil porque usted no tiene la cola, la mala imagen o el desprestigio de un partido. Pero cuando llegué a ser concejal y luego representante me di cuenta que uno necesita mayorías para generar transformación, y por eso estoy en Cambio Radical. Uno: porque es mi partido; dos, porque represento el cambio dentro de Cambio Radical, y tres, porque este partido salvó el proceso de paz, votó en contra la reforma de Carrasquilla. Además, somos una voz que pide recambio generacional.  

Usted hace parte de un partido sin coalición, en unas elecciones marcadas por hacer equipo, ¿cree que están perdiendo protagonismo y por ende representación en el Congreso? 

DL: El partido anunció que no tomará decisión sobre las candidaturas presidenciales hasta el 13 de marzo. Evidentemente eso nos deja en desventaja porque es mejor tener candidato presidencial que no tenerlo, pero lo que el partido quiere demostrar es que queremos cambiar la agenda que lleva discutiéndose en Colombia durante 30 años. En los debates ningún precandidato ha hablado de tecnología, de cómo fortalecer el emprendimiento y la innovación, Cambio Radical lo está haciendo en cabeza mía. Si bien es cierto que no tendremos candidato presidencial, sí tenemos una agenda que estamos poniendo sobre la mesa. 

Indiscutiblemente Cambio Radical tendrá que hacerle guiños a algún candidato de las coaliciones, ¿cómo evalúa a esos tres equipos que se formaron en cada sector del espectro político?

DL: No necesariamente. Después del 13 de marzo hay tiempo de que algún candidato decida postularse a la Presidencia. A mi me encantaría que un tipo como Germán Vargas Lleras, que conoce perfectamente este país, pudiera hacerlo. Él ha dicho que no, pero no pierdo la esperanza. No obstante, para contestar a su pregunta, me gusta que en la Coalición de la Experiencia estén demostrando resultados. Ellos han demostrado que saben hacer. En la Centro Esperanza hay hombres y mujeres preparados, pero creo que es importante que señalen cuáles son sus propuestas y peleen menos entre ellos. Además, que no le crean a la superioridad moral. Que ellos estén allá no quiere decir que los demás sean corruptos o bandidos. En el Pacto Histórico me interesa que haya más responsabilidad en las propuestas y menos pesimismo. No digamos que todo está mal, hay que saber construir sobre lo construido. 

"Berracos para dar resultados", háblenos de su eslogan.

DL: Este eslogan representa que somos capaces de dar resultados. Acá no estamos concentrados en lo que haremos sino que podemos decir lo que hicimos. José Daniel López, que es mi fórmula a la Cámara, en apenas tres años como representante ha sacado siete iniciativas. Un primíparo sacó la ley de licencia compartida, la de pasantías, la ley del adulto mayor. Y yo como ministro llevé internet gratis a todas las plazas fundacionales, pasé de 200 municipios con fibra óptica a la totalidad, cuando fui congresista saqué la ley del diésel. 

Empecemos a hablar de su programa. ¿En materia tecnológica, uno de sus fuertes, qué propuestas tiene? 

DL: Lo primero, no todas las nuevas tecnologías tienen que regularse por ley. La tecnología va mucho más rápido que la legislación, y si nos quedamos pensando que cuando llegue la inteligencia artificial para descongestionar la contratación pública debe haber una ley, pues nos dejó el bus. Dos; el usuario debe ser el centro de la regulación, debe tener derecho a elegir si se quiere mover en un carro de aplicación, en un taxi o en un SITP. Tres; la educación, es esencial que la tecnología ayude a disminuir la brecha de educación universitaria. Además, necesitamos que la inseguridad se ataque con tecnología y que en materia de cambio climático también intervenga.

Háblenos de su propuesta para combatir la inseguridad

DL: Este gobierno cabalgó en que el proceso de paz no era ni necesario ni bien hecho. Pero si muchas de las cosas allí contempladas se hubieran llevado a feliz término, no tendríamos las necesidades que tenemos. La gente está hastiada de la guerra. Y para resolver estos problemas hay dos opciones: seguir en ella o sentarnos a resolver los problemas desde el diálogo. Pero, ¡ojo!, mientras se sientan los grupos al margen de la ley y el Estado colombiano, el Estado debe seguir ejerciendo control territorial y protección de la ciudadanía. Temas de minería ilegal, tala de arboles y narcotráfico hay que enfrentarlos con rapidez. 

Uno de los reclamos que más se escuchó durante el paro fue por la educación. ¿Usted qué propone para mejorar la educación, desde jardín hasta la universidad?

DL: En la educación entre los 0 y los 10 años es fundamental que los niños tengan enseñanza de pensamiento computacional, eso acelera los procesos de desarrollo mental y productividad. Hoy en día esas personas que tienen esas capacidades son las que más fácil consiguen empleo. También es clave que los maestros tengan mejores condiciones y que la infraestructura de los colegios esté en mejores condiciones. Hay que señalar que hay un embudo entre quienes se gradúan del colegio y quienes entran a la universidad, entre otras razones, porque no tenemos infraestructura suficiente. Por eso hay que meterle tecnología al tema, permitiendo que muchos inicien sus procesos educativos virtualmente. Hay que pasar de la indignación a los resultados.

¿Cómo generar más y mejores empleos, en las ciudades y hasta en el último rincón de Colombia?

DL: Tenemos como país gran talento y está referenciado en la posibilidad de competir en el sector de la tecnología. Una hora de un programador en Estados Unidos se paga en 150 dólares, 90 en India y 75 en Rumania. Muchos jóvenes y adultos colombianos podrían acceder a estas oportunidades y por esa razón es indispensable avanzar en esta capacitación. Por otra parte, hay que mejorar las condiciones de los contratos. Los contratos de prestación de servicios deben ser mejorados. Además, hay que pensar en sectores como la agroindustria y el ecoturismo que pueden generar muchos empleos si les damos el enfoque que requieren. 

Los avances en materia de conectividad mientras fue Ministro TIC fueron digamos destacables. Hoy ya hablamos según el Gobierno de más del 70% de la cobertura, pero también tuvimos casos como el de Centros Poblados que afectó la conectividad escolar ¿Qué propone para seguir avanzando en esta materia desde el Congreso?

DL: Lo de Centros Poblados en vergonzoso, ojalá no se repita jamás. Yo fui ministro durante casi cuatro años y nunca se me perdieron 70 mil millones de pesos. Hay que repensar la conectividad en Colombia. Las grandes empresas deben seguir desplegando infraestructura, pero no van a llegar a la ruralidad, por eso debemos fortalecer las empresas locales. Por ejemplo; quitándoles la carga de aporte al fondo TIC, generando una serie de beneficios para que entre más conecten más oportunidades tengan. También hay que pensar en la capacidad de pago de los ciudadanos. Hay que volcar por lo menos el 70% de los recursos del fondo TIC para lograr tarifas sociales, para que muchos hogares que no tienen como pagar internet puedan hacerlo por lo menos los dos primeros años. 

¿Cómo llevar la tecnología al campo?

DL: Le pongo dos ejemplos; el departamento de Nariño y el del Huila, dos de los mayores productores de café, si tuvieran la posibilidad de usar el internet de las cosas, instalando pequeños sensores en sus cultivos, podrían determinar el movimiento del aire y características del cultivo, progresarían en un 500% o 600%. El arroz, en Campoalegre, Huila, hay monocultivos, se cultiva arroz y solo se vuelve a cultivar hasta la siguiente cosecha. Ahí, con tecnología, podríamos usar esos espacios para otros productos, generando mayor productividad. Eso no cuesta millones de dólares, son decisiones gubernamentales. 

¿A qué se compromete como candidato si llega al Senado?

DL: Me comprometo a comprometerme solo con lo que soy capaz de cumplir. No me gusta jugar con los sueños e ilusiones de la gente. Me comprometo a rendir cuentas, contestar mi teléfono, a mantener mis canales digitales abiertos -yo no bloqueo a nadie- y me comprometo a tomar decisiones pensando en resolverle los problemas a la gente y no a los partidos. 

KienyKe Stories