La nueva propuesta para definir el rumbo del Partido Verde

Publicado por: sebastian.alvira el Jue, 14/10/2021 - 11:38
Share
Miembros del Partido Verde proponen una nueva alternativa de cara a las elecciones presidenciales de 2022.

El Partido Verde atraviesa uno de los momentos más complicados de su historia. La colectividad está profundamente fragmentada de cara a las elecciones presidenciales y después de varios meses de discusión no ha logrado definir su rumbo para 2022. Ante ese panorama, se conoció una nueva propuesta que busca resolver las diferencias que han sido ventiladas. 

Se trata de un nuevo camino que sugieren la senador y precandidata presidencial Sandra Ortiz, el senador Iván Name, directivos de cinco municipios y concejales y diputados de varias ciudades, basado en considerar la opción de impulsar una candidatura interna, que se fortalezca con ideas de centro, es decir, una alternativa al Pacto Histórico y la Coalición de la Esperanza.

"Proponemos a nuestro partido una tercera alternativa donde estamos los que creemos que necesitamos una candidatura interna e independiente, que reafirme su vocación de gobierno, sus propuestas hacia un país de regiones con autonomía y políticas de Estado que estabilicen un nuevo modelo agrario, financiero, educativo, ambiental y de salud. La esencia de la ideología y lo que debe ser la doctrina del centro político de nuestra época que debemos representar, consiste en reafirmarnos en modelos no extremistas"

 

Los firmantes de la carta señalaron que mientras continúen las propuestas que pretendan definir una postura de la derecha o la izquierda alejándolos del centro, se resquebrajarán como opción de poder, perdiendo el partido, los ciudadanos y el país.

"No se trata de irnos para algún costado del camino, sino representar a 71% de los colombianos que están en el centro. El Partido Alianza Verde tiene la responsabilidad histórica de conducir hacia el centro del espectro político a la nación colombiana entorno a una propuesta de un Estado libre y democrático que, a través de un nuevo Modelo Geopolítico, Regiones Autonómicas y una Estrategia de Políticas de Estado definidas, claras y concretas que abran las puertas y ventanas de una democracia que se asfixia en el inventario de unos gobiernos que han pasado y han envilecido el papel del Estado, la dignidad nacional y ejercicio de la política, lo que no valida el otro extremo que pone en riesgo el modelo democrático", dice el documento. 

Los miembros del partido interesados en esta alternativa convocaron a que se realice una consulta en donde se elija su candidatura única en el próximo mes de marzo en las elecciones del Congreso de la Republica entre sus "válidos, dignos y representativos candidatos" y con ella concurrir a la primera vuelta presidencial.

"Los partidos que renuncian a su representatividad y a su dignidad, terminan como rémoras adheridos a otros destinos y perdiendo su lugar en la historia y en la memoria de sus pueblos. No todo vale", finalizaron. 

 

Hay que señalar que, partiendo de las otras alternativas con las que cuenta el Partido Verde, esta es la opción más ambiciosa, ya que en resumidas cuentas le apuesta a que quien salga elegido de su lista de precandidatos (el exgobernador de Boyacá, Carlos Amaya; el exgobernador de Nariño, Camilo Romero; la senadora Sandra Ortiz; y los senadores Jorge Londoño Iván Marulanda) le gane a candidatos con gran recorrido electoral como Gustavo Petro o Sergio Fajardo. 

De no imponerse sobre estos candidatos -sin mencionar a los de derecha- el partido tendría que unirse en segunda vuelta al Pacto Histórico o a la Coalición de la Esperanza, sin mayores esperanzas de poder, pues no hacer la alianza antes de la primera vuelta seguramente les pasará cuenta de cobro. 

Es de señalar que, tras las encuestas a simpatizantes y miembros electos, se convocará una Dirección Nacional para analizar los resultados y tomar las decisiones que corresponden al camino que elegirá el partido para las elecciones presidenciales del próximo año.

Sobre la mesa hay tres opciones: unirse a la Coalición de la Esperanza, sumarse al Pacto Histórico o escindir el partido. Siendo las dos últimas opciones las más drásticas en términos políticos, de hecho, por tiempos, la última opción está técnicamente descartada. 

Permanecer en la Coalición de la Esperanza y llevar un candidato a la consulta de marzo es la opción más sencilla, ya que desde un principio el partido se sumó a esa alianza. Sin embargo, algunos congresistas, precandidatos y las propias encuestas revelan la cercanía que hay con el Pacto Histórico. 

Por ello, la segunda opción sigue siendo unirse a la coalición que lidera Gustavo Petro, esta opción ha sido defendida por algunos congresistas y aspirantes a la Presidencia como Inti Asprilla, León Fredy Muñoz y Camilo Romero, puesto que consideran que para sacar al uribismo del poder es necesaria la unión de todos los sectores alternativos.

Por la división que han generado esos dos caminos tan distantes llega la tercera salida: la escisión del partido. Una figura consagrada en la ley para que algunas personas que no estén de acuerdo con el rumbo que se ha tomado dentro de un grupo político, puedan formar toldo a parte o irse a otro partido sin incurrir en doble militancia.

No obstante, ante la crisis que se vive al interior del partido, congresistas como Katherine Miranda han sugerido que el camino más sensato es dejar en libertad de los militantes para apoyar el candidato a la Presidencia de su preferencia. Esta propuesta parece recibir el respaldo de importantes figuras como Juanita Goebertus, quien se ha sumado casi que de lleno a la campaña de Alejandro Gaviria.