Peñalosa lanza el más ambicioso programa para incentivar el uso de la bicicleta

Peñalosa lanza el más ambicioso programa para incentivar el uso de la bicicleta

1 de Julio del 2016

Bogotá contará, por primera vez, con una política pública especial para incentivar el uso de la bicicleta como un sistema de transporte cotidiano y seguro.

Si hay un gobernante que se haya caracterizado en Colombia y en toda América Latina por haber promovido como ningún otro el uso de la bicicleta, ese es Enrique Peñalosa. Nadie lo discute.

De hecho, durante su pasada administración, construyó 250 kilómetros de ciclorrutas, un concepto de movilización que hasta entonces no existía en la capital del país y en ninguna otra ciudad del mundo. Al mismo tiempo, Peñalosa extendió las ‘ciclovías’ a toda la ciudad.

Ahora, en su segunda Alcaldía, consecuente con su pasión por la bici (todas las madrugadas sube a Patios), Peñalosa acaba de anunciar el más ambicioso programa para incentivar y masificar el uso de la bicicleta. Todo ello con el fin de que sea un medio de transporte seguro y una alternativa seria y cotidiana para movilizarse.

El principal objetivo de Peñalosa es ponerle orden a las políticas públicas que existen al respecto y darle un direccionamiento gerencial a la manera como se promoverá, reglamentará y se protegerá el uso de la bicicleta en la capital del país.

Esta tarea arrancó con el nombramiento de Sebastián Negret como gerente de la Bicicleta y cuya meta es convertir a Bogotá en la capital ciclista de América en el año 2038, cuando se celebrará el Quinto Centenario de su fundación.

Para lograrlo, el Plan de Desarrollo tiene como meta crear una nueva infraestructura con por lo menos 120 kilómetros adicionales de ciclorrutas, la adecuación de estacionamientos en puntos de integración con el SITP y la conectividad de la red de ciclorrutas con las alamedas existentes.

Eso sin contar con el llamado Sendero de Las Mariposas que se construirá en los cerros orientales, y que permitirá que los ciclistas recorran y conozcan el principal pulmón de Bogotá, o el proyecto de Ciudad Río, que contempla malecones en torno al caudal con ciclorrutas.

Tras una evaluación de su verdadero impacto y los costos que tenía para las finanzas públicas, el programa ‘Pedalea por Bogotá’ (bicicorredores) ya no funcionará más, pues en los últimos cuatro años le generó al Distrito gastos por 9.159 millones de pesos. Eso no se compadece con el número tan reducido de usuarios que logró convocar: Universidad Nacional (244 al día); Parque El Virrey (96), Eje Ambiental (24), Mundo Aventura (18), Carrera Séptima (312) y Parque El Tunal (5).

En vista de eso, el programa de Peñalosa – que suele llegar al Palacio Liévano en bicicleta – incluye una serie de iniciativas que buscan involucrar a todos los ciudadanos en que la bicicleta es el mejor plan:

▪ Semilleros de la bici. Fomenta hábitos amigables en la movilidad urbana desde la primera infancia mediante el conocimiento y uso de la bicicleta.

▪ Al Colegio en Bici. Brinda alternativas de transporte a los niños escolarizados y genera en ellos una cultura del uso de la bicicleta para sus viajes cotidianos.

▪ Onda Bici Segura. Busca aumentar el número de viajes en bicicleta brindando condiciones de seguridad vial y personal a los biciusuarios.

▪ Semana de la bicicleta. Promueve actividades lúdicas, deportivas, comerciales y académicas alrededor de la bici y sus usos.

▪ Congreso Internacional de Ciclovías de las Américas. Reúne a países que generan espacios de recreación, actividad física, de orden cultural y educativo con las ciclovías como centro.

▪ Jornadas Al Trabajo en Bici. Se desarrollan los primeros jueves de cada mes y buscan promover el uso de la bicicleta como medio de transporte entre la casa y el trabajo y viceversa

▪ Déjese ver. Cuyo objetivo es generar seguridad vial a los ciclistas en horas de la noche

▪ Pasos seguros. Funciona en zonas donde hay problemas de conectividad

▪ Clínica de la bicicleta. Consiste en un taller básico de mecánica para quienes participan en actividades de promoción del uso de la bicicleta.

▪ Reuniones, talleres y mesas de trabajo. Desarrolladas con colectivos de biciusuarios en un marco de coordinación, articulación y participación.