La reforma al Congreso que pide impulsar María Fernanda Cabal

Publicado por: sebastian.alvira el Mié, 21/07/2021 - 13:35
Share
La senadora María Fernanda Cabal señaló que en la cuarta legislatura se debe tramitar una reforma que reduzca el Congreso y congele sus salarios.
La reforma al Congreso que pide impulsar María Fernanda Cabal
Créditos:
Senado de la República

Con el inicio del último periodo legislativo de este cuatrenio se conocieron diversas propuestas en materia de ayuda social, carga tributaria, reformas a la Policía y, en medio de la lluvia de propuestas, la senadora María Fernanda Cabal, del Centro Democrático, reiteró el llamado a que se tramite un proyecto que reduzca al Congreso de la República

A través de un video que publicó en sus redes sociales, Cabal explicó las bases del proyecto que podría llegar al Congreso en esta cuarta legislatura. Se trata de una propuesta basada en la reducción del Congreso con el fin de reducir el costo del Estado y, a su vez, trasladar ese dinero a la reactivación económica. 

La senadora recordó que en el año 2003, el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez impulsó un referendo de 15 preguntas, entre las que destacaba la de si los colombianos estaban de acuerdo con reducir el Congreso a 213 curules -para eso tiempo tenía 268-, la ciudanía dijo que sí, pero no se obtuvieron los votos necesarios para hacer cuórum, de manera que esa reforma se quedó en veremos. 

El Consejo Nacional Electoral de Colombia señaló que la única pregunta aprobada fue la norma de "muerte política" que prohíbe a personas condenadas por delitos de corrupción candidatearse a cargos públicos o recibir contratos del Estado.

Ahora bien, el Congreso colombiano tiene 280 congresistas, de los cuales 108 son representantes al Senado de la República y 172 son representantes de la Cámara. Pese a que Cabal no especificó la cifra en la que a su juicio debería quedar el Legislativo, el número sería similar al que sugirió Uribe en 2003. 

 

La senadora señaló que se hace "imperioso" tramitar una reforma al Congreso que además de su reducción, congele los salarios y saque de la casa de la democracia a "personajes que sin haber pagado un solo día de cárcel tienen las prebendas y cínicamente dan lecciones de moral", haciendo alusión directa a los congresistas del Partido Comunes. 

En ese orden de ideas, Cabal cuestionó el fallo de la Corte Constitucional en el que se avaló la votación que se dio en el Congreso en el 2017 para otorgarle 16 curules a las víctimas del conflicto armado colombiano al considerar que si se presentó una mayoría a favor del proyecto.

Tras el fallo favorable en el alto tribunal constitucional se dio viabilidad a la creación de 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para la Cámara de Representantes para los periodos 2022-2026 y 2026-2030, teniendo en cuenta que se trata de medida de satisfacción como componente de la reparación integral de las víctimas. Es decir, el Congreso quedaría con 296 curules. 

"Los colombianos no resisten seguir pagando el costo de un Estado gigante que arrastra un déficit de más de 90 billones de pesos", dijo Cabal, y aseguró que un congresista le cuesta mensualmente a Colombia 105 millones de pesos, por lo que urge un reforma que haga al Congreso más eficiente. 

 

La oposición ve con malos ojos la propuesta

Si bien este tipo de iniciativas traduce a un enorme ahorro al Estado colombiano, no convence en el Congreso. La oposición ya ha criticado este tipo de proyectos porque podría afectar a las pequeñas colectividades y actuar en beneficio de los grandes partidos políticos.

Desde los sectores de oposición han señalado que una mejor opción para reducir los gastos del Estado sin afectar a los partidos pequeños es reducir el sueldo de los congresistas a la mitad. Según han explicado, es más beneficioso reducir el salario de los congresistas a la mitad y no el número de congresistas, puesto que, se reducen costos y no se pierde representación democrática. 

Hace un tiempo, el senador Jorge Enrique Robledo dijo que cuando los Congresos son muy pequeños son menos democráticos, ya que los voceros de los sectores populares nunca llegarían, "Imagínese si Colombia sólo tuviera 10 senadores ¿de quiénes serían esos senadores? Pues de los grandes poderes económicos", afirmó.