¿Indolencia? Revuelo en Cali por mensaje de la Alcaldía tras muerte de anciano

Publicado por: christian.sandoval el Vie, 14/01/2022 - 17:26
Share
Un problema de tránsito ha generado una polémica en Cali, ya que aseguran pudo haberse dado omisión de socorro a un anciano en grave estado de salud.

La muerte de un adulto mayor tiene en problemas a la Alcaldía de Cali. El anciano, que hacía parte del Hogar Geriátrico Jesica Portillo de la capital del Valle del Cauca, habría fallecido en el hospital luego de haber sido detenido el coche en el que era movilizado en mal estado de salud por un policía de tránsito de la ciudad. Mientras la mujer que hizo la denuncia señala que esos minutos pudieron haber sido esenciales para salvarle la vida al señor, la Secretaría de Movilidad calificó el episodio como un nuevo ‘usted no sabe quién soy yo’. 

En el video que inicialmente se conoció a través de TikTok, donde el Hogar Geriátrico suele compartir momentos felices junto a los abuelos que allí residen, una mujer denunció que un policía de tránsito la detuvo por saltarse un semáforo en rojo y a pesar de que esta le manifestó (con evidencias) que su afán se debía a que llevaba a un anciano en estado delicado de salud, el guarda determinó que no la dejaría ir y que incluso llamaría a una ambulancia para llevarse al señor y poder inmovilizar el vehículo. 

“Tengo un abuelo enfermo en el carro y él se atreve a pararme que porque me pasé un semáforo en rojo. Me dice que me va a pedir una ambulancia, que me va a inmovilizar el carro, llevo aquí más de 10 minutos con el abuelo enfermo. Lo ve moribundo y sigue siendo inhumano”, le dijo la mujer al uniformado que yacía aparentemente imperturbable y quien no dijo palabra alguna. 

Lamentablemente, en otro video confirmó entre llanto el fallecimiento del anciano y aunque no culpa por ello al Policía, si le pidió ser más humano frente a los problemas de los demás: “Te mostramos carné de enfermeros, te mostramos a un abuelo moribundo y aún así decidiste pedirnos papeles, decirnos y amenazarnos con que ibas a llamar una ambulancia para poder inmovilizarnos el carro (...) Ya se murió, estemos todos tranquilos”. 

Aún cuando ya de por sí la denuncia generó una gran ola de indignación entre los caleños, que incluso llegaron a acusar de omisión de socorro al agente de Tránsito, todavía más polémica fue la respuesta del subsecretario de Movilidad de Cali, Edwing Candelo, quien sin mediar palabra señaló que se trató de un nuevo episodio de “usted no sabe quién soy yo”

“Lamentamos que alguien haya fallecido, nuestro equipo siempre está presto. Desafortunadamente y al parecer es otro caso de ‘usted no sabe quién soy yo’. Es importante que revisemos el comportamiento no solamente de nuestros agentes, sino también de los conductores en la vía. Al parecer y sin ser médicos, las personas tuvieron un comportamiento no ejemplar”, manifestó Candelo en un video compartido a medios de comunicación. 

Así las cosas, no tardaron en aparecer mensajes de rechazo frente a las declaraciones del funcionario, ya que se esperaba un análisis mucho más enfocado en el actuar del Policía que pudo o no haber tenido una incidencia en el estado de salud del abuelo. Para muchos, las palabras de Candelo reflejan indolencia por parte de la administración y exigen que el uniformado sea investigado por presunta “omisión de socorro”

 

Cabe mencionar que lo que suele suceder en estos casos, cuando hay personas en emergencias médicas de vida o muerte en un vehículo que ha cometido una infracción, es que el Policía preste la atención debida y escolte al carro hasta el centro asistencial donde, una vez salvaguardada la persona en estado de peligro, se pueda proceder a la sanción de tránsito correspondiente. Aunque, teniendo en cuenta este caso, se puede intuir que no es así en todos los casos. 

De acuerdo con el artículo 131 del Código Penal colombiano, el que omitiere, sin justa causa, auxiliar a una persona cuya vida o salud se encontrare en grave peligro, incurrirá en prisión de treinta y dos (32) a setenta y dos (72) meses”. Esta es, precisamente, la actuación que varios aseguran cometió el Policía, aunque es la justicia la única capaz de decidir si esto fue así o no.

En todo caso, el deber del Policía era llamar a una ambulancia si así lo decidía. Hacerlo, no amenazar con hacerlo y mucho menos mantener detenido un carro con una persona enferma de gravedad en su interior. Así como lo dijo el Secretario, “sin ser médicos”, es imposible determinar si una persona está en peligro inminente y si en la escena hay enfermeros, es probable que tengan mucho más autoridad en esta materia. 

Trinos situación en Cali

No obstante, como bien lo dijo la mujer del Hogar Geriátrico Jesica Portillo, el abuelo ya falleció y no hay nada que se pueda hacer. A lo mucho, lejos de si existirán sanciones contra el uniformado o no, este episodio puede servir para reflexionar sobre la necesidad de tener empatía desde las entidades que precisamente fueron creadas para velar por la seguridad y el bienestar de los ciudadanos. No se entiende cómo un funcionario, que esperaba de pie como si nada pasara, puede ser capaz de mantener inmovilizado un vehículo mientras se le manifiesta el peligro para la salud de un adulto mayor ¿Acaso la sociedad se ha vuelto tan indolente? ¿Acaso el ‘usted no sabe quién soy yo’ esta vez aplica pero para el Policía?