Dolor lumbar crónico, la preocupante consecuencia médica del teletrabajo

Publicado por: marcela.africano el Mar, 18/05/2021 - 14:24
Share
La pandemia ha traído una creciente cifra de incapacidad medica por dolor lumbar crónico.

El Covid-19 hizo que muchos trabajos cambiaran su dinámica habitual por nuevas estrategias donde las tareas se pudieran realizar desde casa, utilizando los dispositivos electrónicos y diferentes plataformas útiles, a esto se le ha denominado el teletrabajo.

Pese a que parezca más fácil y cómodo realizar las labores sin tener que movilizarse a otro sitio fuera del hogar, las consecuencias dentro de esta actual modalidad de empleo ya han salido a la luz por medio de las cifras médicas.

Estar sentados frente a una pantalla por largas jornadas sin cambiar de posición, por supuesto que trae efectos secundarios, y así lo han indicado expertos que son testigos de las crecientes incapacidades médicas que se producen en el último año debido a dolores en el cuerpo.

El dolor lumbar crónico es una de las condiciones más preocupantes que encuentran actualmente los doctores, pues, según Miguel Farfán, ortopedista y traumatólogo de Bogotá, esta condición ocupa el 20% del total de las incapacidades en el país.

“Desde el inicio de la pandemia he tenido un incremento del 800 al 1000 % de las consultas por dolor lumbar”, señala el especialista. Esto, contiene una estrecha relación con el cambio en las dinámicas de trabajo que se han dado debido a la pandemia.

Paralelo a la puntualización del Doctor Farfán, se encuentra un estudio realizado por la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor (ACED), que, por medio de encuestas, arrojó considerables cifras en torno a los dolores más comunes que las personas han presentado.

De acuerdo a dicha investigación, el 46% de los que respondieron la encuesta, aseguraron haber padecido por tres meses o más, de dolores crónicos, como el osteomuscular, craneofacial y abdominal.

Diferente a un dolor agudo que suele desaparecer en algunos días o con un masaje relajante, el dolor crónico llega a ser tan grave que permanece por meses o incluso años.

Aunque el dolor lumbar crónico, puede generarse por distintos factores como, por ejemplo, contracturas musculares, desviaciones de la columna vertebral (escoliosis), enfermedades inflamatorias como la artritis y algunos tipos de cáncer, los expertos dicen que en la actualidad esta molestia está asociada a las posturas inadecuadas, el sedentarismo y las ocupaciones laborales donde no hay mayor actividad corporal.

“Sin duda las personas más afectadas son quienes permanecen sentadas por jornadas muy extensas y las que someten la espalda a vibraciones, principalmente conductores de carro o moto. Otro grupo es liderado por las mamás, quienes ahora dedican mucho más tiempo a cuidar a los recién nacidos y niños pequeños que antes estaban en el jardín y ahora están en casa, haciendo esfuerzos al levantarlos inclinando su espalda sin doblar las rodillas. Por último, también hay un número muy importante de pacientes con sobrepeso y obesidad, que también se ha incrementado en el último año”, explica el Doctor Miguel Farfán.

Sin duda, el dolor lumbar crónico y otras aflicciones parecidas, afectan la rutina diaria en el hogar y en la forma de trabajo, tal como lo indicó la encuesta realizada por ACED, donde el 56% de las personas cuestionadas, respondieron que su rendimiento laboral se ha visto impactado debido a la molestia en la espalda.

Además de generar consecuencias a nivel físico, las emociones también se ven afectadas, puesto que el dolor, interrumpe actividades diarias de socialización y también las necesidades básicas como el sueño nocturno; 52% de los encuestados aseguraron haber visto alterada de manera moderada y grave su parte emocional.

Y no es solo eso, sino que el dolor lumbar crónico tiene otro dato preocupante. Patricia Bonilla, Presidenta de la Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos, dijo respecto a la condición médica que, es una de las enfermedades mecánicas con mayor costo; adicional al gasto en recursos clínicos para la recuperación, las empresas deben cubrir el pago de quien reemplace a la persona enferma en su tiempo de incapacidad.

Dada la dificultad y complejidad de la situación alrededor del dolor, el Doctor Farfán hace algunas recomendaciones para evitar que una molestia aguda se convierta en crónica.

Principalmente, es importante tener una rutina sana, donde se eliminen malos hábitos como fumar y se incluyan actividades como el ejercicio, la dieta balanceada y el manejo del estrés.

Para quienes trabajan sentados, es aconsejable prestar atención a la postura, donde el tronco esté erguido y los hombros se mantengan atrás, además es muy buen alternativa tener un asiento con respaldo en el que la espalda pueda descansar.

Las pausas activas también son muy importantes a la hora de evitar un dolor lumbar; el doctor recomienda tener descansos cada 40 minutos, donde se hagan estiramientos.