Así se prueban los juguetes para garantizar confianza y seguridad

Publicado por: daniela.viveros el Mar, 23/03/2021 - 12:47
Share
Este es el paso a paso que se realiza para validar la seguridad de los juguetes, a través de pruebas y ensayos que respaldan la calidad y confianza de los productos.
Juguetes, SGS
Créditos:
freepik

Los productos de juguetería están regulados alrededor del mundo por estándares de seguridad que se actualizan de manera constante. Hoy en día, el público consumidor exige que los juguetes sean de alta calidad y seguros para la niñez. Esto implica que el diseño y los materiales utilizados en el proceso de producción no causen efectos perjudiciales o lesiones.

Según SGS, multinacional líder en inspección, verificación, ensayos y certificación a nivel mundial, “en los últimos años, los productos para niños han representado una porción importante de notificaciones de retirada del mercado”. En consecuencia, las autoridades de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia, Brasil, Canadá, China, Rusia, Japón, Colombia entre otros, han desarrollado sus propias regulaciones y estándares para los juguetes.

El paso a paso para la aprobación segura del juguete

El procedimiento para llevar a cabo el testeo de juguetes se desarrolla de manera rigurosa con el fin de que las empresas cumplan con las regulaciones y normas planteadas en todo el mundo. 

SGS cuenta con una red global de laboratorios que se especializan en determinar la seguridad de los juguetes. Igualmente, estos lugares son reconocidos a nivel internacional por las principales asociaciones del sector y organismos de acreditación, siendo un referente mundial en la calidad de las diferentes técnicas de validación. 

En el proceso de testeo se realiza prueba de tensión, prueba de caída, prueba de torque, prueba de compresión y prueba de metales pesados. Además se analiza la peligrosidad del producto con estrictas inspecciones de control de calidad. 

Inicialmente, los expertos en juguetes rompen uno para determinar qué componentes deben probarse de acuerdo a los requisitos reglamentarios. Todos los materiales que conforman el juguete deben testearse con una muestra. Para ello, cada uno es removido y cortado en trozos pequeños preparados para la prueba. 

Posterior a esto, a todas las muestras se le agrega un componente que transforma el elemento de sólido a líquido. Luego de filtrar la solución, el ejemplar queda listo para el análisis en el espectrómetro ICP-Mass. 

Las muestras son ingresadas al ICP-Mass donde se encuentran con una llama de plasma y viajan al espectrómetro de masas para identificar la presencia de elementos como Plomo y Cadmio. El equipo de expertos de SGS analizan los datos arrojados para detectar si existe presencia de alguna sustancia regulada. Luego de esto proceden a revisar el resultado de la prueba en relación con los requisitos y por consiguiente reportan sus conclusiones. 

Cabe aclarar que los límites reglamentarios existen para garantizar que el juguete sea seguro y libre de químicos que puedan perjudicar el futuro y bienestar del consumidor.

Por otro lado, SGS ofrece a fabricantes, distribuidores e importadores soluciones integrales de Garantía de Calidad a medida para todas las necesidades del juguete. Además, asegura la entrada del producto en el mercado y minimiza el riesgo de una costosa retirada del juguete.