¿Por qué no debería aceptar ser la amante?

Publicado por: felipe.lopez el Mar, 01/06/2021 - 16:56
Share
Ser la amante podría ser pan comido si usted no desarrolla sentimientos, de lo contrario fácilmente se puede tornar en una pesadilla.
amante
Créditos:
ArthurHidden

Son muchas las razones por las que usted no debería aceptar ser la amante, a menos de que usted tenga toda la seguridad de que sus sentimientos jamás se verán afectados. Pregúntese si en serio tiene la disposición y voluntad de aceptar ser ese personaje relacionado a una aventura de infidelidad, pero es mejor que tenga algunos aspectos presentes primero.

Algunos estudios aseguran que los hombres son infieles en un 60%, mientras que las mujeres solo en un 40%.

Si bien se suele hablar mucho de la persona que comete la infidelidad, son pocos los que se ponen a pensar en la posición de la amante. A continuación, encontrará algunos motivos para no ser o dejar de ser “la otra”.

Usted siempre estará en una posición menor, la atención de ese hombre será principalmente para su familia y todas las responsabilidades que eso conlleva, al principio podrá parecerle emocionante, pero más adelante se dará cuenta que es alguien muy fácil de remplazar.

Si ha desarrollado sentimientos hacia esa persona, los celos aparecerán en cuestión de instantes y esto solo hará que lo que entre usted y él sea mucho más problemático.

Recuerde que el acuerdo que hay entre ambos es tener una relación en secreto, todo será a escondidas, usted tendrá que actuar con discreción, así que jamás se verán en lugares públicos y no aparecerán juntos en alguna publicación en redes sociales.

Las inseguridades podrán jugarle una mala pasada, es muy fácil compararse con su esposa, o su novia oficial, quién es la más bella, la más inteligente, la más importante para él, todas esas preguntas terminarán afectando su autoestima.

Otro elemento a tener en cuenta es la presión social, en esta sociedad la amante es quien siempre termina como la mala de la historia, sabiendo que quien tiene el compromiso es el otro, entonces deberá estar preparada para ser juzgada y atacada.

Al aceptar ser “la otra” es natural que él jamás le llegue a tomar en serio, siempre será subestimada y el fin de su relación por lo general siempre terminará siendo con objetivos sexuales o recreativos.

Siga a KIENYKE en Google News