Parejas con hijos serían más propensas al fracaso

Publicado por: felipe.lopez el Lun, 29/11/2021 - 17:23
Share
Según un estudio británico, las parejas que no tienen hijos tienen más probabilidad de ser felices.

Históricamente, lo común o socialmente esperado de una pareja romántica es que eventualmente se reproduzcan y dejen descendencia, como si el tener hijos fuera una meta sagrada que demostraría el éxito de la relación, es decir, de no lograrse, los dos cargarían con una presión o con constantes comentarios al respecto.

Sin embargo, tener hijos no siempre es la mejor opción y tampoco es sinónimo de felicidad. Un estudio contó con una muestra de más cinco mil personas en Gran Bretaña y el resultado que más llamó la atención es que para ser felices en el matrimonio lo mejor es no tener niños.

Los hombres y las mujeres que no tienen descendencia generalmente estarían más satisfechos con sus relaciones y es probable que se sientan más valorados por su pareja, así lo demostró una investigación de la Open University.

Esto no es una regla o dogma que representaría la desgracia inminente en caso de que usted ya esté casado y tenga hijos, tranquilícese. El estudio en cuestión también mostró que una de las claves para mantener una relación sana es mantener la cordialidad, un “gracias" no mata a nadie y mucho menos hacerle cumplidos a esa persona especial.

La investigación también demostró que los padres heterosexuales se esfuerzan menos en mantener a salvo su relación ya que están menos dispuestos a decir “te amo” y tampoco se muestran interesados en hablar sobre intereses en común.

El consejo para un hombre heterosexual que se siente identificado con los escenarios anteriores sería dejar el orgullo de lado, no tomar nada por sentado y comportarse más amorosamente con su pareja.

Por otro lado, el estudio también expuso que las mujeres sin hijos no estaban tan contentas con su vida en términos generales, mientras que las madres se mostraban más felices en comparación a los otros grupos, incluso si sus matrimonios fracasaron. Curiosamente, otro dato presente es que los padres solteros son un poco más felices que los que están casados.