"Bogotá perdió una gran oportunidad con ese informe ambiguo": Andrés Idárraga

Publicado por: lizeth.piza el Jue, 24/06/2021 - 09:22
Share
En diálogo con KienyKe.com, Andrés Idárraga, exdirector de Derechos Humanos de Bogotá, habló sobre las razones de su renuncia y sus diferencias con el Distrito.
Andrés Idárraga
Créditos:
Twitter - @andresidarragaf

Las violaciones de Derechos Humanos en el marco de las protestas del Paro Nacional han sido de gran preocupación para la ciudadanía. Por esa razón, la Alcaldía de Claudia López presentó un informe a la CIDH relatando estos hechos, pero según un experto, el contenido de dicho documento estaría lleno de ambigüedades.

Andrés Idárraga, el exdirector de la Dirección de Derechos Humanos de la Secretaría Distrital de Gobierno, renunció el pasado martes 22 de junio. En sus redes sociales publicó la carta en la que daba tres razones por las que se despedía del cargo. “Con el paso del tiempo se ha hecho más evidente la diferencia en el enfoque que tenemos sobre el papel de una Dirección de DD.HH.”, dijo el exfuncionario en el comunicado.

Según Idárraga, las tres razones principales son: la falta de postura ante las violaciones de Derechos Humanos en la ciudad, el desconocimiento del papel de la Dirección y la ambigüedad en el informe presentado a la CIDH.

En diálogo con KienyKe.com, Andrés Idárraga habló acerca de sus razones para renunciar a su cargo y explicó el enfoque que tiene la Alcaldía Mayor de Bogotá frente a las denuncias presentadas durante las protestas.

En primer lugar, el tema de las violaciones de Derechos Humanos implicó para Idárraga una falta de responsabilidad por parte de la administración de López. “La Secretaría de Gobierno está en mora de asumir una postura clara, vehemente y pública con los métodos de la Policía en la ciudad”, afirmó el exdirector.

P/: La Alcaldía Mayor ha intentado generar el diálogo con la ciudadanía, por ejemplo, con el Puesto de Mando Unificado en el Portal Américas. ¿Eso no es cierto?

R/: Ese Puesto de Mando Unificado (PMU) ha estado instalado desde el momento que se anunció, pero tiene varios problemas. Primero, atendiendo que ya había un espacio en el que estaban muchas organizaciones sociales, me pareció que se tuvo haber hablado con ellas antes. La institucionalidad no puede llegar a atropellar ejercicios de participación autónoma porque termina siendo una acción sin legitimidad para la toma de decisiones.

P/: ¿La Dirección de Derechos Humanos qué proponía en esos casos?

R/: La Dirección siempre ha estado en el territorio, en los barrios, en las localidades, acercándonos a la gente y trabajando con ellos. La propuesta siempre ha sido constante y clara: hay que acercar el Gobierno a la ciudadanía y ese ejercicio debe tener una constante; no puede ser un ejercicio efímero que genere más expectativas que soluciones concretas.

P/: ¿Y funcionó?

R/: Aunque la Dirección de Derechos Humanos lo presentó, creo que no tuvo el mayor eco que quisiera. Eso es una postura respetable porque eran mis jefes pero que, por lo mismo, por mi estilo y mi lectura de ciudad, creo que merece que yo me haga a un lado.

En un escenario ideal, la Alcaldía de Bogotá debía, “emitir instrucciones y tomar medidas a que haya lugar”. El exfuncionario resaltó que la prueba de la falta de compromiso del Distrito está con los casos de torturas en Ciudad Bolívar o los hechos que involucraban a policías y bomberos contra una familia en Bosa. “La tibieza ante el abuso policial puede seguir costando vidas”, agregó.

P/: ¿Qué debería hacer la Alcaldía?

R/: La ciudadanía está esperando soluciones y el Gobierno debería buscar cuáles son las de corto plazo, cuáles son las de mediano plazo y las de largo plazo. No se puede terminar siendo como una suerte de promesas de campaña que vamos a terminar de hacer algo en tantos años.

P/: Frente a las denuncias de abusos policiales, ¿la Dirección de DD. HH. hizo algo al respecto?

R/:  Yo puedo dar fe que no en pocas ocasiones la Policía se retiró por mi solicitud directa. Eso conllevó no solamente que no se elevara la violencia en ese momento, sino que en la práctica se pospusiera el enfrentamiento.

El informe a la CIDH

El último día que estuvo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Colombia, la presidenta de la organización habló con la alcaldesa Claudia López. La mandataria le presentó un informe detallado con la situación de las protestas en Bogotá; sin embargo, para Idárraga el informe es ambiguo.

“Tan sólo hace unos pocos días me encuentro con el resultado del informe y las denuncias por violación a Derechos Humanos que recibió la Dirección resultaron presentadas como fallas o inconsistencias en el servicio”, explicó Idárraga, pues esas declaraciones dieron la oportunidad de que se presentaran las ambigüedades.  

Es importante recordar que dicho informe sólo contaba con tres hojas, “está lejos de reflejar el trabajo realizado”, contó Idárraga. A su vez, el exfuncionario considera que el informe funcionó más para brindar un rol de “relatores” que para adoptar decisiones y medidas de protección frente a los hechos.

“No vino la Comisión Interamericana a hacer un peritaje de cuántos vidrios rotos había”, comentó el exdirector frente a toda la información que habían presentado. “De tal suerte que la Alcaldía Mayor de Bogotá perdió con ese informe ambiguo una gran oportunidad político-institucional”, agregó.

Siga a KIENYKE en Google News