Capturan ocho presuntos extorsionistas de comerciantes en Bogotá

Publicado por: juan.sacristan el Mié, 27/01/2021 - 11:51
Share
Los capturados extorsionaban, presuntamente, a cuatro comerciantes de las localidades de Kennedy, Bosa y Engativá bajo graves amenazas.
Extorsionistas Bogotá

Con amenazas de agresión a víctimas y familiares de comerciantes, retención de bienes y supuestos atentados contra sus almacenes, fueron capturadas por el Gaula de la Policía Nacional ocho personas que, presuntamente, extorsionaban a pequeños dueños de negocios en Bogotá.

La ofensiva del Gaula permitió resolver cuatro casos de extorsión de personas que habían denunciado la exigencia de millonarias sumas de dinero, por parte de delincuentes que los intimidan con amenazas de muerte.

“El Gaula de la Policía Metropolitana de Bogotá realiza una importante operación logrando ocho capturas, cuatro de ellos de nacionalidad extranjera y cuatro de nacionalidad colombiana, personas las cuales venían haciendo actividades de extorsión en las localidades de Kennedy, Engativá y Bosa”, aseguró el mayor Adrián Ramos, comandante del Gaula.

Los extorsionistas amenazaban a los comerciantes con atentar contra sus almacenes con artefactos explosivos, o causar daño o muerte a los dueños de negocio y sus familias, si no les entregaban sumas entre los 10 y 20 millones de pesos.

Los casos de extorsión resueltos

Una mujer comerciante de láminas para construcción decidió denunciar al Gaula las intimidaciones de las que era víctima para entregar a delincuentes 7 millones de pesos que le exigían a cambio de no atentar contra su vida.

Según las autoridades, un extranjero, un hombre y una mujer colombianas se hacían pasar por una estructura criminal dedicada al sicariato, amenazaban a la comerciante con atentar en su contra y la de su madre para pagar la suma exigida. 

Los Policías le tendieron una trampa a los extorsionistas, citandolos en un lugar específico. Allí llegó una mujer a recibir el dinero y tras la captura, ella misma señaló a sus compinches que también fueron capturados.

Otro de los casos fue un vidriero, a quien dos mujeres, supuestamente paramilitares, le exigían el pago de 10 millones de pesos para no asesinar a su hija. El dueño de la vidriería, pese a las amenazas, decidió denunciar ante la Policía y el Gaula logró la captura de dos personas, quienes se declararon inocentes, pero manifestaron que habían sido contratadas para recoger el dinero de la extorsión.

En Bosa se realizó otra de las capturas. En esa localidad un comerciante de bicicletas había sido víctima de hurto de un bicitaxi. Tiempo después, los extorsionistas se comunicaron con él y le exigieron el pago de 800 mil pesos para devolverle el vehículo. La víctima pagó el dinero, pero los delincuentes no cumplieron el trato y continuaron exigiendo más plata a cambio de no atentar contra su integridad.

Tras la investigación fue capturado un ciudadano extranjero, quien fue cobijado con medida de aseguramiento por extorsión agravada”, señalaron las autoridades policiales.

Finalmente, el grupo especial de la Policía capturó a una mujer de nacionalidad extranjera y otro hombre, en el momento en que recibieron el pago de ocho millones de pesos producto de la intimidación y extorsión al dueño de una bodega de reciclaje en la localidad de Engativá.

De acuerdo a la información, días antes su negocio había sido asaltado al parecer en complicidad de alguno de sus empleados quien al parecer también estaría inmerso en las extorsiones. La pareja capturada fue dejada a disposición de la justicia por extorsión agravada.

La captura fue producida en el momento en que la mujer recibe el dinero de manos de la víctima. En ese momento los agentes encubiertos se bajaron de un camión y detuvieron a los extorsionistas. El comerciante, confundido y aliviado por la operación, recoge el sobre que contenía el dinero.

El Gaula de la Policía pidió a la comunidad en general y comerciantes que sean víctimas de estas actividades delictivas a denunciar a través de la línea 165, la cual establece un canal de comunicación que garantiza el anonimato, para poder continuar con la desarticulación de las bandas delincuenciales.