¿Qué va a pasar con la comunidad Embera asentada en el Parque Nacional?

Publicado por: daniel.ortiz el Jue, 02/12/2021 - 09:16
Share
El Distrito anunció que iniciaría el traslado de la comunidad indígena asentada en Bogotá a sus pueblos de origen.

Una tensa situación viven varias familias de la comunidad indígena Embera Chamí, pues llevan desde el pasado 28 de septiembre asentados en el Parque Nacional, luego de una marcha en la que manifestaron que necesitan garantías para vivir por parte del Gobierno. Frente a esta situación que lleva varias semanas, la Alta Consejería de Paz, y la Unidad para las Víctimas, aseguró el retorno a sus pueblos el pasado miércoles primero de diciembre.

Según comunicado del Distrito el cual afirmó el retorno de los Embera Chamí, se dijo que 127 familias que estaban en la UPI de la Florida regresarán a Pueblo Rico, Risaralda. De ahí partirán a la vereda Dokabú y luego se desplazarán a diferentes lugares aledaños. 

Esto fue posible gracias a la intensificación de los diálogos entre la institución y los líderes de la comunidad para así poder establecer el retorno a sus territorios ancestrales. 

La logística estuvo a cargo del Distrito, quién se encargó de los enseres, de conseguir los buses para el viaje y de garantizar las condiciones de bioseguridad, así como la alimentación.

Vladimir Rodríguez, Alto Consejero de Paz, Víctimas y Reconciliación,señaló que: “Se trabajó arduamente con todas las instituciones para definir unas rutas y estrategias para el retorno de la comunidad Embera, que se encuentra en situación de desplazamiento en Bogotá, hacia sus territorios ancestrales. El Gobierno Nacional garantizará las condiciones de seguridad. Esto es una prueba del compromiso de Bogotá para con las víctimas que han tenido que desplazarse por la violencia". 

A través de Twitter la Alta Consejería expresó que ya había iniciado el plan del retorno de los indígenas.

Por su parte, el la Alcaldesa Mayor de Bogotá, Claudia López, dijo que se ha invertido $4.700 millones en el cuidado y protección de los integrantes de la comunidad Embera que habitan en la ciudad. Anteriormente la mandataria había hecho un llamado a estas personas para que se acogieran a la oferta distrital.

Daniel Camacho, subsecretario de la Secretaría de Gobierno, resaltó que:  “Es muy importante presenciar este proceso de retorno que les permite a las comunidades volver a sus lugares de origen, reencontrarse con sus familias, con sus seres queridos, y por ello reiteramos a las comunidades indígenas que están en el Parque Nacional y a sus voceros políticos, que no pertenecen a las comunidades Embera, que acepten el ofrecimiento Distrital”.

 

Muerte del niño Embera

Hace varios días se registró el lamentable fallecimiento de un niño de 1 año y 9 meses, perteneciente a la comunidad indígena Embera, que se encontraba en el Parque Nacional del centro de Bogotá. Desde el Distrito insisten en la reubicación de estas personas a la sede de La Florida con el fin de garantizar las condiciones necesarias para que puedan tener un retorno seguro a su territorio. 

De acuerdo con la Secretaría de Salud, el menor de edad habría tenido un paro cardiorrespiratorio y estaba en condiciones de vulnerabilidad, dadas las situaciones conocidas en el Parque Nacional. El niño fue trasladado en ambulancia al Hospital San Ignacio, donde no lograron reanimarlo.

"Aunque el equipo de urgencias de este centro médico realizó las respectivas labores de reanimación por cerca de una hora, finalmente el niño falleció. Este hecho nos genera el más enorme dolor como personal de salud y gobierno distrital; lamentamos profundamente la pérdida de esta vida", detalló la entidad.

 

Muchos Embera no se irán

Sin embargo, aún se evidencia algunos indígenas asentados en el Parque Nacional, con pancartas que aparentemente rechazan el desalojo y su ida del lugar. El cual demuestra que las garantias no han sido cumplidads en su totalidad, es por eso que muchos se rehúsan a acogerse al plan de retorno que desde Distrito se preparó. 

El temor de los integrantes de estas comunidades crece con respecto a la violencia, pues fue el principal motivo por el cual fueron desalojados de sus territorios ancestrales. 

Por ahora muchos indígenas siguen esperando en el Parque Nacional para que las autoridades y el Distrito puedan hacer algo que les permita poder vivir en paz en sus pueblos.