310 militares fueron víctimas de secuestro entre 1996 y 1998

Publicado por: sebastian.alvira el Jue, 02/07/2020 - 11:15
Share
El Ejército Nacional entregó un informe donde plasman el sufrimiento de los soldados que fueron secuestrados en el Guaviare, muchos de ellos jóvenes que prestaban el servicio militar obligatorio.
“Los soldados regulares víctimas del secuestro”

El informe “Los soldados regulares víctimas del secuestro”, fue la cuarta entrega de insumos por parte del Ejército a la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, los cuales han sido elaborados por grupos de investigación interdisciplinar, con el apoyo de instituciones de educación superior como la Universidad de Medellín, la Universidad de Caldas y la Universidad del Rosario.

Al evento virtual asistió el presidente de la Comisión, Francisco de Roux, el comisionado Carlos Ospina; y por parte del Ejército el general Jaime Agustin Carvajal, inspector general del Ejército Nacional general y el general Oscar Alexander Tobar, jefe del Departamento Jurídico Integral del Ejército, entre otros.

“El informe centró su atención en presentar la posición del soldado regular dentro de las estrategias del Estado; sus imaginarios, representaciones y sus prácticas, para luego revisar el daño causado por el secuestro y los tratos a los que fue sometido, así como la forma en que el esclarecimiento de la verdad se convierte en un medio de reparación y reconciliación para ellos y sus familias”.

Según los registros del Comando de Personal del Ejército Nacional, 548 militares fueron víctimas de secuestro; 310, entre los años 1996 y 1998. De esta cifra, 167 eran soldados regulares que prestaban el servicio militar obligatorio.

Desde 1996 hasta 1998, anualmente, 150.000 soldados regulares prestaron su servicio militar obligatorio en medio de una guerra en la que se presentaron graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario y violaciones a los derechos humanos.

Le puede interesar: Fiscalía anunciará nuevas capturas por atentado en la Escuela General Santander

El informe revela lo complicado que ha sido recuperarse de los daños psicológicos en los soldados que sufrieron por los secuestros de los que fueron víctimas. También se hace una revisión de la actuación de las fuerzas militares y se reconoce que hubo fallas en las estrategias militares y falta de equipamiento.

“Hoy más allá del cumplir con un mandato, nos congregamos para rendir homenaje a los soldados que sufrieron las consecuencias del secuestro y a pesar de todo trabajan con tenacidad para reconstruir sus vidas, aportando al progreso y la reconciliación del país” expresó Zapata.

Los soldados con los que se llevó a cabo esta investigación, prestaban su servicio militar desde 1996 a 1998 en Miraflores, Guaviare, región golpeada por el conflicto armado y el procesamiento de cocaína desde los años ochenta.

En el documento se narra que para el control de Miraflores en agosto de 1998, se reclutaron soldados en los barrios populares de Bogotá y Soacha, como lo explicó otro de los entrevistados: “Es que nosotros veníamos de lo más bajo, Patio Bonito, de Soacha, del Lucero, de Ciudad Bolívar…”. Con tan solo nueve meses de servicio militar se enfrentaron a 1.500 guerrilleros de los frentes y/o cuadrillas más beligerantes que integraban el Bloque oriental de las FARC”, agrega el informe.

Lea también: Incautan más de 7,5 toneladas de cocaína en embarcación colombiana

Además manifestaron que “salir en el informe final de la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, serviría como una reparación a su dignidad, ya que ellos quieren que su historia sea conocida por la humanidad, que no pase al olvido y no se vuelva a repetir”.

“La comisión recibe con respeto y con el profundo compromiso con mostrar la verdad del conflicto colombiano, vamos a avanzar sobre lo recibido y esto será patrimonio de los colombianos” expresó el presidente de la Comisión.

El Ejército afirmó que tiene la disposición y el compromiso de construir una verdad objetiva que aporte al proceso de reconciliación y reparación de las víctimas.