¿Colombia podría condonar su deuda externa en tiempos de coronavirus?

Publicado por: carol.velasquez el Jue, 26/03/2020 - 15:50
Share
Kienyke consultó con expertos sobre esta posibilidad en medio de la crisis que enfrenta el país por el Coronavirus.
Deuda externa Colombia

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial solicitaron este miércoles a los acreedores bilaterales congelar el reembolso de deudas en los países con las economías más vulnerables del mundo, para que estos recursos que se ahorren sean destinados para afrontar la crisis del coronavirus.

“El Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional llaman a todos los acreedores bilaterales oficiales a suspender los pagos de la deuda de los países de la AIF que soliciten período de gracia”, manifiestan en su llamado.

Es así, que el senador Iván Cepeda consideró plantearle esta alternativa al presidente Iván Duque para que se implemente en el país, a pesar de que Colombia no entra dentro de esa lista de los países que se consideran “pobres” en el mundo.

“Presidente Duque, ayer el FMI y el BM llamaron a todos los acreedores bilaterales oficiales a suspender los pagos de la deuda. Colombia debería acogerse a ese ofrecimiento y emplear los recursos en atender la emergencia del COVID-19”, manifestó el congresista.

  

En diálogo con Kienyke.com el senador Cepeda manifestó que esta propuesta no es nueva, y que la ha hecho desde hace tiempo.

“Esto no es un asunto nuevo desde el tiempo atrás siempre hemos considerado que la deuda externa se ha vuelto una deuda impagable por los intereses y se ha ido convirtiendo en un factor de estancamiento de las finanzas públicas en Colombia”, indicó.

Y añadió: “En otras oportunidades habíamos pedido que el Gobierno Colombiano considerara la posibilidad de solicitar la condonación de la deuda, o sino de renegociar las condiciones de la deuda externa que tiene un peso al servicio de esa deuda muy significativo en las finanzas públicas del país, en el presupuesto general de la nación”.

Sabe bien que Colombia no pertenece a los países de la AIF, pero dada la coyuntura dice que sería una propuesta válida.

Con mayor razón se hace valida hoy, en estas condiciones de emergencia y de crisis global. Así que nosotros reflexionamos que el Gobierno debería considerar solicitar una condonación o por lo menos una suspensión en estas condiciones difíciles para el país”, expresó el senador Iván Cepeda.

El presidente Duque afirmó esta mañana que un mecanismo de endeudamiento a través del Banco de la República ‘será, quizá, la última herramienta disponible’ para enfrentar pandemia del COVID-19’, al respecto el senador manifestó que primero habría que ver otras opciones ya planteadas.

“Yo creo que se deberían considerar primero estas alternativas. Colombia ha cumplido al pie de la letra sus compromisos internacionales con el fondo monetario internacional en deudas que se han vuelto impagables, porque tienen condiciones de intereses altos para el país”, aseguró.

Y agregó: “Así que una deuda impagable que ya hemos pagado más de una o dos veces en este momento debería considerarse, junto a otros países que están en la misma situación como Argentina, una renegociación de la deuda”.

¿Qué tal viable es que se haga esta propuesta?

Kienyke.com consultó con economistas expertos al respecto, de si es viable o no considerar esta propuesta para que el Gobierno de Colombia tenga más recursos para afrontar la crisis que está causando el coronavirus.

Juan Nicolás Garzón, profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de la Sabana, magíster en Economía Aplicada, indicó que la propuesta desde el FMI y BM tiene sentido  debido a la coyuntura.

“Es una invitación a que los acreedores busquen directamente a los prestatarios para que de alguna manera se plantee la posibilidad de un proceso de renegociación, al menos en términos de plazo”, afirmó. Sin embargo, señaló que “depende de la disposición que tenga el prestamista para decirle al prestatario si le da más plazo”. 

El experto afirma que posibilidad depende de ir directamente a determinar quién es el prestamista. Una vez se determine esto, inmediatamente ese proceso de negociación se da directamente con el prestamista. 

“Es decir, independientemente de cuál sea la condición de Colombia, de país en desarrollo o que recibe cooperación, en este momento lo más relevante es si eventualmente Colombia está planeando o tiene dentro de sus opciones tratar de aligerarse la carga en términos de obligaciones que se le estén venciendo. En ese caso, el Estado debería pensar la posibilidad de entrar en un proceso de negociación”, aseguró.

Además, manifestó que también hay que tener en cuenta que la mayor parte de la deuda que tiene Colombia está en títulos.

“Ahí la cosa es distinta, porque uno no entra a renegociar el tenedor de papeles porque estos se van venciendo. No es deuda, ni multilateral ni bilateral, si la hay, y hay obligaciones pendientes, pero lo más importante son los títulos”, afirmó.

Y agregó: “Colombia tiene una tradición en términos de cumplimientos de su deuda, también es relevante. Eso juega un poquito a nuestro favor en término de las obligaciones que tengamos”.

Una opción poco probable para Colombia

Por otro lado, Raul Ávila, economista de la Universidad Nacional, resaltó que en la propuesta del FMI y el Banco Mundial están países como Haití, Nicaragua o Venezuela, pero que como Colombia no entra en el grupo, se dificultaría sacar adelante esta propuesta.

“Es muy probable para países considerados como lo más vulnerables, pero ya no entra Colombia, que en comparación cuenta con un ingreso per cápita de los más altos de la región, obviamente con unas problemáticas de desigualdad muy elevadas. Sin embargo, al mirar esa propuesta con la consideración del FMI va enfatizada a esos países pobres, en donde hay más problemas”, aseguró.

Por lo que manifestó que para el país, esa propuesta en primera fase no lo va a cobijar, pero Colombia tiene un lado positivo.

"Afortunadamente, Colombia tiene una reserva monetaria internacional muy alta que maneja el Banco de la República, y eso en el mercado de préstamos bancarios a nivel mundial le permite al país  estar como en una buena posición de caja para pagar sus deudas y acreencias”, expresó Raúl Ávila. 

Concluyó que para Colombia “esa propuesta no sería factible dadas las condiciones que tenemos en esos aspectos, si desmeritar que estamos en una situación complicada”.

Por: Carol Velásquez.