Marketing

La apuesta de Fundación Alpina: transformación de vidas rurales

Publicado por: laura.niño el Mié, 09/06/2021 - 08:35
Share
Fundación Alpina busca mejorar el bienestar de los campesinos y productores del país con procesos personalizados.
Inclusión y productividad rural sostenible en Colombia

Según cálculos del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia, “el 83.5% del total de los alimentos que consumen los colombianos lo producen las manos de los agricultores del país”. 

Además, según Camila Aguilar Londoño directora de la fundación Alpina: “Colombia es el país de la región andina con mayor población rural ya que un 23% de sus habitantes vive en el campo. Sin embargo, es preocupante que el 32% de ellos se encuentre en condición de pobreza”.

Es por eso que la Fundación Alpina, desde el 2008 se identifica como un laboratorio social para la inclusión y productividad rural y sostenible en Colombia. Esta organización sin ánimo de lucro busca mejorar el bienestar de los campesinos y de los pequeños productores mediante procesos individuales personalizados. Actualmente están ejecutando cinco proyectos, cuatro son en el departamento del Cauca y uno en La Guajira.

La directora de la fundación mencionó que en “el último censo rural se demostró que solo el 6 % de los productores se encuentran asociados y sólo el 24 % ha recibido asistencia técnica”.

Además, mencionó que el 80% de los alimentos son producidos por agricultores y por ende la necesidad de generar proyectos que fortalezcan de manera social y económica el sector agrario. 

Por otro lado, Camila aseguró que “cuando uno va y habla con los campesinos, obviamente sin hacer una encuesta amplia, se da cuenta que esa asistencia técnica muchas veces es la aparición de un programa que se entrega algo y se va".  

Vale la pena resaltar que de acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) :“La incidencia de la pobreza monetaria en el sector rural pasó de 47,5% en 2019 a 42,9% en 2020, la cifra más baja en los últimos nueve años”.

Sin embargo, la Fundación Alpina de acuerdo con el  informe de gestión 2020 explicó que busca lograr un desarrollo económico para los pequeños productores con diferentes estrategias especializadas conforme a las necesidades específicas del campesino, por ejemplo, mencionó que diferentes familias, organizaciones y comunidades no están trabajando para desarrollar sistemas agroalimentarios sostenibles. 

Es aquí como la Fundación Alpina llega a fortalecer las capacidades de las familias rurales con iniciativas acompañadas de expertos en el tema que aconsejan y acompañan en el proceso de restaurar los esquemas para mejorar los ingresos y calidad de vida del campesinado. 

Además, entre los retos puntuales del proyecto está abarcar el conocimiento previo, generar ideas y proyectos para desarrollar mejor la iniciativa y finalmente que este aprendizaje adquirido sea compartido con las familias, organizaciones y las comunidades rurales. 

También una de las metas es que la información se replique y llegue a los diferentes entes estatales como la Secretaría de Agricultura o Ministerio de Agricultura, entre otros actores cooperantes, con el fin de abrir un diálogo y generar políticas públicas con ayuda de la demostración de los resultados del desarrollo rural en Colombia.

Camila mencionó que: “el tercer reto para nosotros es impactar en el desarrollo rural de toda Colombia de manera que sus hallazgos y aprendizajes de los proyectos se puedan usar en políticas públicas”. Además, invita a que el conocimiento no sea visto solo a nivel nacional sino que se pueda llegar a un público más amplio.

Pandemia y campesinado 

Camila directora de la fundación informó que durante esta época varios proyectos productivos tuvieron que parar por falta de conectividad. Aseguró que “aproximadamente el 70% de nuestros participantes tenían acceso a internet y con el otro 30% tuvimos que ver cómo los llamábamos, cómo estar pendientes de su proceso”.

La pandemia dejó ver a la Fundación la necesidad de crear sistemas alimentarios sostenibles, Camila comentó que “muchos de los productores reportaron que el 14% de su producción es usada para el autoconsumo. Ese porcentaje incrementó en zonas rurales durante la pandemia cuando hicimos un sondeo con varios de ellos”.

También, surgió la necesidad de crear circuitos cortos donde se desarrollaba el proyecto pero se piensa además en la comercialización con el fin de pensar en todas etapas de la producción y lograr buenos resultados. 

Camila mencionó que “tenemos que trabajar para que el campo mejore sus condiciones y la posibilidad que tenemos y la forma de hacerlo es ir trabajando con esos circuitos de proximidad, es decir localizar donde pueden vender los productos, en mercados locales, restaurantes o veredas donde se pueda establecer un comercio”.

Estos son planes a futuro que buscan fortalecer las dinámicas y el tejido territorial impactando también al medio ambiente, ya que estos circuitos fueron eficientes para generar acceso oportuno a los alimentos y generaron un impacto medioambiental. 


En un contexto como el que hoy vivimos como país es importante destacar y reconocer el hecho de que somos un país agrícola donde el campo juega un papel vital en el abastecimiento nacional. Cuidar de este debe ser un tema prioritario en la agenda pública. donde el campo juega un papel vital en el abastecimiento nacional” la directora.

Fundación Alpina