Cristalomancia la técnica ancestral para viajar en el tiempo

13 de agosto del 2017

La bola de cristal sigue siendo una representación poderosa en relación con el misticismo espiritual

Cristalomancia la técnica ancestral para viajar en el tiempo

Dentro de las mancias que existen en el mundo como parte del constructo cultural y social de la humanidad, encontramos la adivinación a través de la bola de cristal, una alusión al agua, elemento sagrado que revela la esencia de cada persona sin máscaras, de ahí que sea considerado como un objeto misterioso, mágico y fascinante. Este cristal redondo simboliza el infinito, pues el círculo abarca la totalidad al no tener principio ni fin, así lo creían los griegos quienes decían que esta forma esférica se asociaba con el alma, la perfección y la felicidad.

Su origen se remonta a los tiempos del antiguo Egipto en una ciudad llamada Antinoópolis donde los magos (sacerdotes) la utilizaban como un instrumento que reflejaba el pensamiento lúcido, dándole forma a la intuición. Debido a su asertividad, esta práctica traspasó fronteras y varios filósofos, alquimistas y astrólogos, la tenían como un pieza infalible para consultar acerca del destino. Pitágoras, por ejemplo, usaba una bola de cristal, la cual colocaba en su ventana durante la luna nueva para purificarla y ver reflejado los acontecimientos del futuro. También Carlo Magno cargaba una esfera de cristal para conocer lo que ocultaban sus enemigos antes de cualquier ataque, de igual manera civilizaciones como los Incas, Mayas, Apaches y aborígenes australianos hicieron uso de este conocimiento.

Lea también: El espectáculo de la lluvia de perseidas.

La bola de cristal, es un portal donde se sumerge la mente para encontrar en el interior el reflejo del inconsciente, teniendo acceso a información del más allá. Es necesario concentrarse y mirar fijamente la esfera, entrando en una especie de trance meditativo que permite observar la realidad sin dirección cronología es decir pasado, presente o futuro convergen, a esto se le conoce como cristalomancia o esferomancia. Esta técnica se sincroniza con las frecuencias de los diferentes aspectos de la vida, desimbolizando mensajes, consejos y caminos a seguir, según la pregunta del consultante.

La lectura de las imágenes que van apareciendo en la bola de cristal varían dependiendo de la dirección en que aparezcan, el movimiento que tomen y el color. Si las figuras ascienden son un buen presagio, si descienden implican adversidades; si por el contrario se desplazan a la izquierda se refiere a un plano espiritual o si lo hace a la derecha son situaciones lejanas del pasado y futuro; por otra parte si aparece el color negro es un mal augurio o un estado de negación, el verde y azul indican etapas saludables y fructíferas, mientras que el color blanco o pastel son señales de buena fortuna, contrario al rojo que simboliza amor o accidentes, lo anterior dependiendo de la pregunta.

Lea aquí: ¿Los Agujeros negros no existen?

Por último, la bola de cristal sigue siendo una representación poderosa en relación con el misticismo espiritual, arraigada por miles de años a la magia y la adivinación, por lo tanto no es un juguete y tampoco la solución a todos los problemas, es una herramienta que utilizada desde el sentido común, con respeto y preparación, puede orientarnos y direccionar la información que yace en nuestra mente supraconsciente.

Por: Armando Martí

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO