Gustavo Lorgia y una vida como por arte de magia

Publicado por: daniel.guerrero el Lun, 22/03/2021 - 07:00
Share
El mago colombiano con mayor reconocimiento a nivel internacional estuvo hablando con Kienyke.com. Esta es la historia de Gustavo Lorgia.
Gustavo Lorgia y una vida como por arte de magia

Son varias las generaciones en Colombia que conocieron sobre la magia y el ilusionismo de la mano de Gustavo Lorgia, y no es de extrañarse, pues este bogotano ha logrado destacar en el mundo del espectáculo por más de medio siglo y en una reciente entrevista con Kienyke.com, recordó cómo fueron sus primeros acercamientos a la prestidigitación e hizo un repaso por algunos de los momentos más destacados de su vida profesional. Además, recordó a uno de los más grandes amigos que le dejó esta profesión: Jota Mario Valencia.

La magia la lleva en la sangre. Fue su abuelo –un hombre italiano que llegó a Colombia en el siglo XXI– quien mostró a la familia los primeros trucos, aunque “los tenía como pasatiempo”. Sin embargo, su padre sí vio en la magia una oportunidad para ganarse la vida, por lo que entre los años 40 y 70 logró destacar como uno de los artistas más reconocidos en la sociedad bogotana.

Todo esto sucedía mientras Gustavo cargaba la maleta para los eventos de su papá, le acompañaba por mero gusto y se adentraba ‘como por arte de magia’ en un mundo del cual nunca saldría.

“Siendo un niño de 5 años yo veía cómo mi papá me sacaba monedas de la oreja o de repente hacía aparecer caramelos. Y yo pensaba que mi papá era un mago de verdad y que los demás papás tenían otros poderes”, agregó.

Así fue como las cartas, los trucos, los juegos y las ilusiones hicieron parte de la infancia de Gustavo Lorgia, quien sin imaginarlo visualizó en la vida de su padre algunos destellos del camino que seguiría durante el resto de sus días. Aunque admite que quiso ser médico porque –dice– para la edad en la que comenzaba a definir sus prioridades, la magia no estaba como una de ellas.

“Cuando yo tenía 15 años ya hacía trucos y comencé a trabajar en pequeñas fiestas infantiles, pero dije: “yo como mago no me veo, quiero otra profesión”, entonces pensé en estudiar medicina”.

Sin embargo, fue una invitación a un congreso de magia en Zaragoza (España), lo que le abriría las puertas a una exitosa vida laboral cuando apenas tenía 20 años.

“Yo era un muchacho y tenía el ego arriba porque me creía el mejor, pero cuando me tocó compartir con los magos de Europa me di cuenta de que el nivel allá era mucho mejor y que tenía mucho por aprender”, explicó.

Dicho evento contó con el cubrimiento del canal de televisión más importante de España para la época y, allí, Gustavo Lorgia llamó la atención de productores, televidentes y espectadores del show al ser un ilusionista con rasgos muy diferentes a los europeos, pues era el único latinoamericano.

Por fortuna, el racismo y la xenofobia no fueron obstáculo para crecer en el ‘viejo continente’, y las constantes invitaciones a la televisión española después de eso le significaron vivir en este país durante 10 años, donde aprovechó también para estudiar y formarse profesionalmente en el campo. 

Su vuelta al país se dio ‘como por arte de magia’ a comienzos de los años 80, cuando en una de sus presentaciones por la ciudad madrileña se encontró entre el público a Alfonso Lizarazo y al dueño de Caracol Televisión, quienes se mostraron maravillados por su magia y le hicieron una jugosa propuesta que no pudo rechazar.

“Ese día me dijeron: “Lorgia, ¿por qué nunca supimos nada de ti? ¡Y mentira! Cuando yo era un muchachito les había golpeado la puerta, solo que nunca me pararon bolas. Finalmente, esa noche surgió un acuerdo y posteriormente un contrato con Caracol Televisión, los cuales me llevaron de vuelta a Colombia con todo y trasteo. Desde entonces no he parado de trabajar en América Latina”.

Los amigos y la televisión

“Cuando yo volví de Europa, Jota Mario estaba comenzando en la televisión con un programa que se llamaba ‘Valores humanos’ y me contactó, me dijo que desde hace tiempo seguía mi trabajo y sabía de mí, por lo cual tuve la fortuna de ser elegido como uno de los cien valores de la época”, señaló Gustavo Lorgia sobre lo que fue el comienzo de una gran amistad en la que, por supuesto, hubo cabida para las colaboraciones laborales.

“Desde ahí comenzamos con una muy buena amistad. Y luego nos inventamos muchos programas de magia, entre ellos ‘El carnaval mágico’ y ‘El carrusel mágico. Fue verdaderamente una unión muy especial. Tanto así que sus hijos y los míos convivían como si fueran de la misma familia. De hecho, el día que nació mi hijo (Gustavo Jr.), un 11 de enero, estábamos con Jota Mario y después de conocer a mi niño y saludarlo por primera vez, nos fuimos a trabajar”, añadió.

Pero, como el mismo Lorgia lo dijo, “la vida es fugaz y efímera” y el un 6 de junio de 2019 tuvo que despedirse para siempre de quien fuera casi como su hermano.

“Todos nos desaparecemos, como por arte de magia, y eso nadie lo puede evitar”, aseveró. 

Una pausa por la pandemia y el regreso del gran mago

El Covid-19 trajo consigo muchos obstáculos, sobre todo, para el mundo de las artes y del espectáculo, pero Lorgia logró afrontarlos con toda su experiencia y gracias a la industria que tiene de juegos para niños, su economía tuvo un buen soporte.

“El sombrero mágico fue el juego más vendido del año pasado y gracias a eso no solamente dependo de pararme en un escenario, también a que soy productor y creador de contenido para canales de televisión”, aseveró.

Gustavo Lorgia tiene todo listo para su regreso y desde el próximo domingo 25 de abril comenzará una temporada de magia en el restaurante y centro de eventos ‘El Pórtico’, donde ofrecerá un espectáculo para toda la familia junto a otros reconocidos magos como Camilo Pradilla y Monsieur Champigon.

Por: Daniel Guerrero Aldana

Siga a KIENYKE en Google News