Esperanza en medio del coronavirus: mujeres fabrican y donan tapabocas

Publicado por: daniel.guerrero el Vie, 20/03/2020 - 10:37
Share
Conozca las historias de Mariles y Nidia.
Mujeres fabrican y donan tapabocas

Por: Daniel Guerrero Aldana.

El COVID-19 encendió las alarmas de la salud mundial tras su aparición en la ciudad de Wuhan y a su paso ha dejado más de 240 mil infectados hasta el día de hoy, con un saldo de 9.885 víctimas mortales.

Las medidas de prevención y tratamiento del coronavirus han dejado en muchos lugares un desabastecimiento en productos como jabón, gel antibacterial, papel higiénico y tapabocas; debido en algunas ocasiones al acaparamiento de quienes se niegan a pensar en el bien común.

Sin embargo, la pandemia también ha dejado al descubierto en estos tiempos de crisis que a la sociedad no solo la conforman individuos egoístas, sino que hay quienes dejan surgir su sentimiento de solidaridad.

Es el caso de Mariles Herrera y Nidia Gerena, dos mujeres colombianas que, sin conocerse, las une el deseo de ayudar al prójimo y de trabajar sin descanso por quien más lo necesita en medio de la emergencia.

Ambas mujeres, cada una en su región, decidieron darse a la labor de fabricar tapabocas para donar a aquellos que más los necesitan y así aportar a la lucha contra el coronavirus.

Mariles, en Cartagena

La señora Mariles Herrera es una diseñadora de modas que dejó de lado su profesión y ahora se dedica a su negocio de repostería llamado How Sweet, aprovechando también sus habilidades manuales para crear productos de gran calidad y muy vistosos, además.

Pero en vista de que las actividades normales tuvieron que verse suspendidas, los eventos sociales y reuniones familiares pospuestas, Mariles decidió usar su tiempo libre para desempeñar otra actividad que, según ella, le llena el corazón: ayudar al prójimo.

"Yo dije: 'bueno diosito -porque yo hablo mucho con él-, tengo que despejar mi cabeza y ocuparme en algo productivo y que pueda ayudar a la gente. Pongo en tus manos a mi familia y al mundo entero pero a cambio yo te ofrezco una causa'. Y entonces me puse a hacer tapabocas para donar", expresó Mariles en entrevista a KienyKe.com.

Así entonces, esta cartagenera ha llegado a fabricar en compañía de su esposo y su hijo 350 tapabocas que fueron donados a habitantes de calle y fundaciones de personas con cáncer.

Mariles Herrera y su familia

“Vamos a cuidar a todo el que esté en la calle para que esto no siga”: Mariles Herrera

Actualmente, la familia Guzmán Herrera trabaja sin descanso desde la mañana y hasta la noche para fabricar otras 500 máscaras protectoras, de las cuales Mariles dice ser consciente que, aunque no cuentan con todas las normas de seguridad y ha sido criticada por eso, seguramente serán aprovechadas y de gran beneficio para alguien.

Lea también: El brote de coronavirus es una prueba para nuestra humanidad

“Yo sé que los tapabocas que estoy haciendo no son 100 % garantizados, ni están registrados en las debidas instituciones, de eso soy consciente. Pero hay mamás que no pueden entrar a las consultas de sus niños con cáncer porque no tienen tapabocas, y en eso fue que yo me puse a pensar también”, agregó la señora Mariles, enfatizando que igualmente toma todas varias medidas de higiene para fabricar los elementos.

Los taxistas cartageneros serán los próximos en recibir los tapabocas hechos por ella y su familia.

Fabricación y entrega de los tapabocas

Nidia, en Boyacá

En otro lugar del país, muy lejos de Mariles pero con un sentimiento tan grande de solidaridad que parece unirles en la misma causa (aunque trabajando por separado), Nidia Gerena se ha dedicado con su familia a hacer tapabocas en Duitama para donarlos a varias fundaciones.

Esta boyacense de 56 años también tiene muy claro que ayudar al prójimo en momentos como estos es esencial.

Vea aquí: Vivir en confinamiento: el testimonio de colombianos en España.

Luego de hacer un voluntariado el año pasado con el deseo de ayudar, Nidia vio en esta emergencia del coronavirus una oportunidad para ayudar a los demás, pues asegura que es algo que quería hacer desde hace mucho tiempo.

Nidia fabricando los tapabocas

Por su parte, Nidia y su familia fabrican 50 tapabocas diarios para donar a la Cruz Roja, en una labor que por más dispendiosa que parezca han logrado superar con fuerza y convicción.

“La gente piensa que tenemos un taller, pero no, nada de eso. Todo lo hacemos desde mi casa, en el garaje y con una máquina”, expresó Nidia a KienyKe.com.

Pero esta ingeniosa mujera ha ido más allá de la necesidad y pensando en los más pequeños creó tapabocas con diseños especiales.

Le podría interesar: Joven catalán le cuenta al mundo cómo es tener coronavirus.

Tapabochas hechos por Nidia

El trabajo de Mariles y Nidia ha sido visibilizado por sus hijas, quienes han decidido mostrar a través de redes sociales la labor que ellas desarrollan para sus comunidades, compartiendo con orgullo estos contenidos que incluso han enseñado a la gente que también puede fabricar sus propios elementos.

Mientras tanto el coronavirus avanza, el número de contagiados y muertos sigue en aumento, pero en medio del oscuro y nublado panorama hay personas como Mariles y Nidia que parecen ser destellos de esperanza ayudando a iluminar el complicado camino que atraviesa el mundo hoy en día.