Ciudades de la noche roja

11 de agosto del 2011

La exposición de Luis Luna que se abre hoy jueves en el Museo de Armenia y el Quindio  tiene el mismo título de la novela de William Burroughs, escritor de la Beat Generation que se caracterizó por sus textos herméticos, las crónicas de viajeros y los asuntos notariales de las colonias que, quedan enmarcados en […]

La exposición de Luis Luna que se abre hoy jueves en el Museo de Armenia y el Quindio  tiene el mismo título de la novela de William Burroughs, escritor de la Beat Generation que se caracterizó por sus textos herméticos, las crónicas de viajeros y los asuntos notariales de las colonias que, quedan enmarcados en el submundo de la historia no oficial. Luna, como Burroughs, maneja una visión simultanea del mundo con un discurso no lineal que abarca desde lo absurdo y lo bizarro hasta lo local surrealista.

En sus obras prevalece esta visión del mundo –sincretismo de historias y culturas– cuyos medios de representación se encuentran en permanente transformación, lo cual se manifiesta en la utilización múltiple y sin fronteras que hace de medios y materiales: pasa de la pintura al collage, del collage al vidrio, del vidrio al metal y del metal a la alquimia.

Uno de los mundos que Luna visita con frecuencia es el de los viajes, bien sea el viaje realizado (Las rutas), el viaje narrado (Las crónicas), el viaje místico (Rumi), o el viaje ilustrado (Viajeros de la Nueva Granada). Muchos de ellos forman parte de su repertorio artístico: Amazonas (1994), Uzbekistán (1995), Arizona (1996). A Luis Luna le interesa el mundo desde la distante mirada del viajero, y sus apuntes, lecturas y vivencias se encuentran camuflados entre las imágenes goyescos metales. En varias ocasiones, durante el viaje y para sus registros personales, hacía intervenciones del espacio que luego fotografiaba y más adelante incluía en sus ensamblajes.

Y como siempre, dentro de sus múltiples asociaciones, la temática de Luna está también asociada a su país, el cual observa con una mirada diversa, abierta, incluyente y contemporánea. Una mirada interesada en los diferentes estereotipos que producen las sociedades. Parte fundamental de ésta crítica mirada está como eje temática la serie Los desastres de la guerra y los Caprichos de Goya; los dibujos, grabados y crónicas neogranadinas como El desierto prodigioso, Rítmica sacra y laudatoria de Álvarez de Velasco y Zorrilla, El carnero de Rodríguez Freyle, el Cancionero de la Catedral o los dibujos de viajeros en la Nueva Granada. En palabras del artista, “cito textos herméticos, crónicas de viajeros y asuntos notariales de la colonia granadina para cobijarlos bajo la luz de un escritor de la Beat Generation americana, y ubicarlos más allá de una lectura localista y más cerca de una mirada a la simultaneidad”. Como siempre, en su multiplicidad de fuentes, también da paso a los fantasmas de Leonardo de Bry y a las versiones modernas de Burroughs, que yuxtapone con la caligrafía castellana barroca. Su lenguaje único surge de este proceso experimental de materiales que lo mantiene en permanente transformación. Como el mundo de los viajes, el mundo de sus telas recrea un paisaje que se entrelaza con sentimientos poéticos. Esta libertad de asociación entre el paisaje y el poema es un ejercicio surrealista. Su centro de gravedad conceptual está fundamentado en los principios estéticos del Universalismo Constructivo de Joaquín Torres García y su Escuela del Sur, que desarrolló un movimiento en Uruguay  en  años 30. Una de sus propuestas es la regla abstracta del universalismo constructivo. Torres García sostiene: «Y toda verdadera escuela –lo es tal– porque se apoyó en eso inconmovible. En este sentido podría hablarse de una tradición del arte –ya que– tal línea o regla invisible junta o hermana las obras antiguas con las más modernas y podría aun afirmarse –que sólo construyendo sobre tales bases– se puede ser original. Por otra parte, se encuentra la regla invisible de esta Escuela del Sur que dice: “La razón pura es lo universal”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO