Don, Talento, Habilidad

15 de septiembre del 2012

Es mi convicción firme y verdadera, que cada ser humano posee un Don, un Talento y una Habilidad que son especiales para él y para el ambiente donde vive y se desenvuelve. Son especiales, siempre, para su núcleo más cercano, su familia, compañeros y amigos. Otras veces se amplía el círculo y es especial para […]

Es mi convicción firme y verdadera, que cada ser humano posee un Don, un Talento y una Habilidad que son especiales para él y para el ambiente donde vive y se desenvuelve. Son especiales, siempre, para su núcleo más cercano, su familia, compañeros y amigos. Otras veces se amplía el círculo y es especial para la comunidad cercana, su barrio, su ciudad. En algunas otras, alcanza a influir el país, el continente o el planeta entero.

Nuestra misión es descubrir, ser conscientes, desarrollar y poner al servicio nuestros Dones, Talentos y Habilidades, sea en el ambiente que sea o con el alcance que tenga. En cada ambiente, todos y cada uno de nosotros, somos irrepetibles e irremplazables. Nadie ni nada puede sustituirnos en la misión que llevamos a cabo a través del Don-Talento-Habilidad. Somos los únicos capaces de producir los efectos específicos que nos son dados. Así como el amor de los padres no es sustituible, tampoco lo es el amor de nuestros actos. Cuando los demás nos consideran buenos, excelentes, expertos en una actividad, es porque existe un don, talento o habilidad en marcha.

Los dones, talentos y habilidades están no solo para construir el mundo, sino para ser evidencia de la manifestación del amor, por tanto una calle barrida tendrá la misma magnitud de amor que la decisión gerencial, la educación al hijo, la siembra de un cultivo o el apoyo a la pareja. En el amor no existe el “más o menos”, el “mejor o peor”.

Reconocer el don, talento o habilidad como propios, con sello personal, sin ser una imitación o emulación, es también parte de nuestra misión. Cada gerente, cada cirujano, cada secretaria, cada campesino, tienen su propia forma de hacer las cosas, así sean las mismas. Allí está la individualidad de los dones, talentos y habilidades. Por eso somos irremplazables.

Olvidar, relegar y no aplicar los Dones, Talentos, Habilidades, conduce al cabo del tiempo a la depresión, la angustia, el temor, la tristeza o cualquier sentimiento negativo que nos acompañe por un tiempo. Nuestro ser interior lo siente como una traición y reacciona con sentimientos negativos. Es su forma de avisarnos que es hora de retomar el rumbo correcto. Lo anterior sucede tanto con un hecho temporal como con aquello que hemos escogido a largo plazo, sucede dentro de las relaciones humanas con la familia, el trabajo y la comunidad.

Podemos aprender a usar los sentimientos negativos para reconocer aquella circunstancia, actitud o vivencia que nos ha obligado a hacer a un lado el don. Hacemos lo necesario para solucionarlo y aplicarnos nuevamente a poner en marcha los Dones, Talentos, Habilidades. Los sentimientos positivos son un excelente indicativo de que estamos aplicando correctamente el don.

El impacto en la vida, la tuya y la de los demás, dependerá del amor puesto en el ejercicio de la misión, en la aplicación de los Dones, Talentos, Habilidades. No depende de a qué tanta gente llegue, no depende de la difusión. El impacto está íntimamente ligado al mensaje que proviene desde tu corazón. Aquellos actos que han tenido efecto profundo en algún ser, que han despertado su alma, que lo han liberado de un sufrimiento, son actos en los que el don y la misión se han visto expresados.

Algunos ejemplos: La persona con el don de sanar, tiene el talento de ser médico y dentro de esto la habilidad del cirujano. Quien alimenta a los demás como su don, tiene el talento de cultivar y la habilidad para sembrar y cosechar. Igualmente quien tiene como don el liderazgo, crea empresa aplicando el talento y se vuelve gerente con sus habilidades.

El texto de este escrito es, con algunas reformas, el prólogo del libro La Misión del Alma, de mi autoría. Como complemento una lista: Dones: servir; organizar; comunicar; motivar; cosechar; crear; sanar; liderar. Talentos: ser padre-madre; ser obrero; ser gerente; ser empresario; ser comerciante; ser campesino; ser educador; ser cantante; ser escritor; ser pintor; ser médico. Habilidades del: mecánico; cirujano; recolector; obrero; carpintero; gerente; vendedor; bailarín.

www.medicointerior.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO