“Yo soy Solín, su inseparable amigo”

“Yo soy Solín, su inseparable amigo”

24 de junio del 2013

Los años sesenta fueron los años de los misterios ultraterrenos. De héroes como Kalimán, el séptimo hombre de la dinastía de la diosa Kali. Un tipo justo que dedicó su vida en cuerpo y alma a combatir las fuerzas del mal, siempre acompañado de un niño egipcio, descendiente de faraones.

Una mañana de junio de 1966, en medio de edificios ocres que se combinaban con los cafés y salones de onces del centro de Bogotá, que despachaban almojábanas calientes y chocolate, cuyo olor llegaba a la fila del edificio de Todelar como un perfume envolvente, Erika Krum, estudiante de último años de un colegio de monjas, esperaba la audición para un papel en ‘Kalimán, el hombre increíble’.

La radionovela que había causado furor en México hacía tres años llegaba a nuestro país con la expectativa de un héroe que nació en las profundidades de la Tierra y no hacía sino parlotear “serenidad y paciencia”. Ese día, el Kalimán que caminaba de aquí para allá por los pasillos de la emisora, no era un hombre de bata blanca y una piedra preciosa incrustada en su turbante blanco. Sino un tipo delgado, más bien bajo y pálido en sus mejillas: Gaspar Ospina. Un cachaco, actor radial de teatro que había comenzado su carrera en la radio haciendo comerciales de tiendas de paño y narrando guiones de lugares turísticos.

Ospina gritaba y discutía con Álvaro Ruíz Hernández sobre un imprevisto que amenazaba con llevarse el proyecto por delante: el contrato era chimbo. La empresa Mexicana Editorial Novaro, dueña de los derechos reservados de Kalimán, advirtió que Víctor Fox, con quien Todelar hizo el acuerdo de compra de los libretos de la serie, era un mentiroso.

Echar marcha atrás era imposible. Cientos de jovencitos hacían cola para presentarse ante los directores y guionistas en busca del papel de Solín, en fiel amigo del héroe; algunos habían llegado porque escucharon el rumor que el papel principal estaba vacante y otros curiosos que merodeaban por la zona pensaron que algo muy importante estaba pasando por el alboroto fuera del edificio en la Calle 19 con quinta, propiedad de Alfonso López Michelsen.

En fin, la fiebre era tan grande y los compromisos comerciales de Todelar tan urgentes e inaplazables, que la radionovela no podía suspenderse.

Kaliman, Kienyke

Kalimán ha debido hacer frente a organizaciones criminales del hampa, especializadas en el tráfico de drogas y armas, personajes místicos, extraterrestres, asesinos a sueldo, nazis e incluso seres de ultratumba como vampiros, muertos vivientes y licántropos.

Erika Krum entró a la sala de audio, repleta de humo y cafés que los jovencitos tomaban mientras esperaban el llamado de Ruíz Hernández. “Me dijeron que dijera lo que decía la hoja… estaba un poco asustada, sin pensarlo dije “! Hola Kalimán, yo soy Solín, tu inseparable amigo ¡”. Ruíz no lo pensó dos veces y dijo: “ese es”.

La radionovela se transmitió en las horas de la tarde. “Era una época bonita, muy diferente, la gente no se despegaba de los radios”, comentó Erika Krum en una entrevista hace unos años, cuando se celebraba los cincuenta años del inicio de Kalimán. Aunque tuvo el inconveniente para sus protagonistas: los pagos no eran buenos. “En realidad no se podía vivir bien con el pago de Todelar”, comentó Krum en dicha entrevista.

Por su parte, Gaspar Ospina contó que jamás pidió aumento, “tuve la desdicha, o la dicha, ya no sé, de no preguntarme por el precio de las cosas, por eso no pedí aumento y perdí varias oportunidades de ganar dinerito, pues me parecía irrespetuoso mezclar el dinero con el arte”. Separar el arte de la supervivencia era una constante de los actores de la época, que malvivían a su modo y acomodo.

‘Kalimán, el hombre increíble’ se transmitió hasta 1995. En el 2000, Todelar retrasmitió dos series del legendario personaje,  asimismo se distinguió otro actor del reparto como Iván Cañas, quien muchas veces personifico a villanos enemigos de Kaliman.

Queda la anécdota que ante la popularidad de la serie, Todelar quiso que el público conociera a sus héroes de carne y hueso. Con los días se creó la expectativa, que tomó la fuerza de un huracán mediático. Al llegar el momento, en el edificio de la emisora, fueron más los decepcionados que los impresionados. Muchos se desilusionaron al comprobar la realidad del héroe, o de Gaspar Ospina. Y del Solín, que no era un niño de padres egipcios, sino una rubia de mirada dulce y sonrisa amplia que iluminaba su rostro al reír.

Lea también

El Marqués que firmaba con sangre