Lady Di: cinco claves de belleza eterna

Publicado por: felipe.lopez el Mar, 15/12/2020 - 15:23
Share
Para adoptar el estilo de Lady Di en pleno siglo XX, primero se necesitan entender estas cinco claves de belleza real.
Lady Di

El nombre de Diana Spencer vuelve a estar en boga a más de veinte años de su muerte ahora que se estrenó la cuarta temporada de la exitosa serie de Netflix, ‘The Crown’, ya que es la primera vez en la producción en que se retrata la vida llena de matices de la tan adorada Lady Di. Con mucha nostalgia, pero también atrayendo a las nuevas generaciones, esta eterna realeza vuelve a encantar con su estilo clásico, pero ligeramente provocativo.

Para los que vieron la serie o recuerdan exactamente la estética de la princesa Diana en los días que fue tan popular, lo que más destacaba de esta iconoclasta es que no temía a romper las reglas impuestas por la tradicional realeza británica, especialmente hablando de vestuario, vale recalcar las veces en que Lady Di fue regañada por el simple hecho de usar negro fuera de eventos que no fuesen de luto.

A modo de tributo en pleno siglo XX, qué mejor manera de hacerlo que inspirarse en sus cinco claves de belleza, estilo o maquillaje, que son fáciles de llevar a la actualidad:

Pelo con gel peinado hacia atrás

Desde la década de los ochenta hasta los noventa, fue evidente el interés de la princesa Diana en experimentar con su apariencia y una muestra perfecta de esto era su peinado. Su peluquero de confianza era Sam McKnight, que le daba su toque con movimiento y gran volumen, pero cuando lo llenaba de gel o fijador y lo peinaba hacia atrás, el resultado era sorprendente.

"Le ponía un poco nerviosa lo de llevar el pelo hacia atrás”, recordó el estilista en una entrevista para The Telegraph. "Como muchas mujeres, solía esconderse detrás de su pelo. Pero estaba mucho mejor cuando no se hacía nada”.

Pero cuando Diana decidió darle vuelta su peinado abultado tradicional, su estilo de pelo fue el protagonista de más de un tabloide alrededor del mundo.

Ondas cortas y volumen

Cuando se piensa en el peinado característico de Lady Di se apunta al pelo con raya de lado con capas voluminosas que por alguna misteriosa razón desafiaban las leyes de la gravedad. Sin embargo, de vez en cuando les daba vuelta y añadía más volumen con ondas o rizos permanentes.

De hecho, McKnight habló de lo rebelde que a veces era, “A veces se iba por ahí y se hacía la permanente a escondidas cuando yo no estaba. Después nos reíamos un montón”.

Pintauñas rojo escarlata

El rojo pasión siempre será uno de los tonos favoritos por muchas personas sin importar su procedencia, Diana de Gales era una de ellas. Algunos expertos en monarquía afirman que a la reina Elizabeth II solo le gustan los esmaltes en tono rosa claro, Kate Middleton, esposa del hijo mayor de Lady Di, le sigue la corriente y escoge tonos neutros.

Pero el peluquero de confianza afirmó que Diana se mordía las uñas, vicio que dejó en 1991, estaba “tan orgullosa de su aspecto”, reveló McKnight, que eligió un tono vibrante para lucirlas.

Las uñas en colores brillantes se volvieron en su sello rápidamente, escogía un rojo clásico para los eventos en que sabía que sería el centro de atención.

Delineador en azul cobalto

Tal vez uno de los detalles más icónicos respecto a maquillaje de Lady Di es el delineador azulado que tanto solía usar en los años 80. Y no solo era un azul, podría cambiar de azul rey a un tono más oscuro, seguramente le gustaba tanto porque así destacaba el azul natural en sus ojos.

Esta clave de belleza resaltaba aún más cuando contrastaba con la tiara y joyas que llevase en dicha ocasión. “En los años 80, el eyeliner azul lo llevaba mucha gente, ¡y ella era tan joven! Al final se salía con la suya y hacía lo que quería”, indicó la maquilladora Mary Greenwell a Vogue.

Labios rojos

No es un secreto que la realeza prefiere los tonos desnudos o rosas claros al hablar de maquillaje, y Diana no era una excepción. Cuando fue invitada a la gala del Met en 1996, asistió con un provocativo vestido azul noche de Christian Dior, para avivar aún más el look se decidió por unos labios rojos y sonreírle a cada fotógrafo que se le parara en frente. “Estaba increíble con un labio rojo de vez en cuando, pero normalmente estaba preciosa con un tono frambuesa más apagado”, añadió Greenwell en la entrevista.