Las pruebas que salvarían a exfuncionarios de Uribe de la Yidispolítica

Publicado por: admin el Jue, 19/09/2013 - 08:19
Share
El capítulo de la llamada ‘Yidispolítica’ parece continuar igual de enmarañado a cuando el escándalo estalló hace casi seis años. En ese momento la excongresista santandereana Yidis Medina r
Las pruebas que salvarían a exfuncionarios de Uribe de la Yidispolítica
El capítulo de la llamada ‘Yidispolítica’ parece continuar igual de enmarañado a cuando el escándalo estalló hace casi seis años. En ese momento la excongresista santandereana Yidis Medina revelaba al país que en 2004 votó a favor de la reelección a cambio de favores políticos ofrecidos directamente desde la Presidencia de la República. La bola de nieve fue involucrando a los entonces ministros del Interior Sabas Pretelt y de Protección Social, Diego Palacio. También a quien era secretario general de Palacio de Nariño, Alberto Velásquez, y su sucesor, Bernardo Moreno. Luego resultó implicado el mismo expresidente Álvaro Uribe Vélez y hasta sus hijos. La Yidispolítica es motivo de juicio en la Corte Suprema de Justicia. Este, junto con el caso de las ‘chuzadas’ del DAS y las ejecuciones extrajudiciales (falsos positivos), implicaron los peores escándalos de los dos periodos del gobierno de Uribe Vélez, y son sin duda las principales controversias políticas de la pasada década. Pero el proceso contra Yidis Medina, y las personas que ella ha involucrado en el caso, está sujeto a intrigas, contradicciones y posibles responsables que aún no están frente a la justicia. Kienyke.com obtuvo en exclusiva material del proceso que se tramita en la Sala Penal de la Corte con documentos, grabaciones de audio y registros de prensa que pondrían en duda la veracidad de la prueba reina que tiene a varias personalidades en el banquillo, es decir, que obligaría a revaluar la solidez de los testimonios de Medina y si son suficientes para condenar a sus señalados. Una revisión así sin duda provocaría un ‘revolcón’ en el proceso, beneficiando a algunos y lapidando a varios otros. Estas son las razones por las que la Corte deberá cuidar cada palabra que se diga en medio del juicio por Yidispolítica. Los olvidos de Yidis Yidis Medina, al parecer, ha olvidado en dos oportunidades su historial académico. En una declaración ante la Corte Suprema de Justicia del 28 de abril de 2008, quedó registrado que ella estaba “terminando la carrera de Psicología a distancia, séptimo semestre, grado de instrucción Bachiller y estudios universitarios en la UNAD”. Para corroborar dichos datos, el 13 de mayo de ese año la Coordinación del grupo de Admisiones y Registro y Control Académico de la UNAD emitió un certificado en el que asegura que Yidis Medina Padilla “no se encuentra registrada en nuestra base de datos y por tal razón, NO ES ESTUDIANTE de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD)”. Yidis Medina Certificado UNAD, Kienyke Yidis Medina Certificado notas bajas, Kienyke Tras presentarse este certificado de la UNAD, la defensa de Yidis Medina argumentó que se había tratado de un error de transcripción de sus datos de identificación y en cambio en el acta de la Sala de Casación Penal de la Corte, con fecha del 26 de junio de 2008, ya se registra que Medina Padilla es “estudiante de sexto semestre de Psicología en la Universidad Cooperativa de Colombia”. No obstante otro certificado, esta vez solicitado a la Universidad Cooperativa de Colombia, indica que hasta julio de 2012 Medina no habría cursado siete sino cuatro semestres de psicología, y el último periodo cursado lo habría perdido con nota de 2.56 de promedio. En la más reciente audiencia ante la Corte Suprema, el seis de agostos de 2013, a Medina se le vuelve a cuestionar por su educación. Inicialmente responde sobre sus estudios: “Yo ya los dije a la Corte Suprema de Justicia”. Le piden que los vuelva a reseñar y entonces menciona que ha estudiado “algunos semestres de Psicología”. Cuándo le piden precisar, titubea un poco y termina diciendo “como unos seis, siete semestres”. En el sonido de audio, a continuación, se evidencia la duda ante una información elemental, como la carrera cursada. A Yidis Medina también se le olvidó cuando en enero de 2008 se encadenó en la clínica E.S.E Francisco de Paula Santander, en Cúcuta. El hecho fue ampliamente registrado por la prensa. Según se explicó después, Medina hizo esta protesta de cuatro horas para reclamar que se reintegrara a Carlos Correa en la dirección de un centro hospitalario en Barrancabermeja. Esta era una de las supuestas cuotas que ella habría logrado a cambio de votar a favor de la reelección. En este video se confirma que ella realmente realizó esa protesta, encadenada, en dicho establecimiento médico. [youtube]http://youtu.be/QoUybHrfzgw[/youtube] Pero hace un mes, durante una diligencia ante la Corte Suprema, Yidis Medina dijo: "Yo nunca me amarré en la clínica. Si lo hicieron y dijeron eso, es problema de la directiva de la clínica, pero nunca hice eso”. Los ofrecimientos de los que se acordó más tarde Hay serias inconsistencias en lo que Yidis Medina informó a la opinión que inicialmente le habrían entregado a cambio de su voto favorable a la reelección, y lo que después ratificó ante la justicia. En total, según la exparlamentaria, le fueron ofrecidos seis puestos en diferentes entidades: El reintegro de Eduardo Esquivel a la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento; la dirección de la clínica Primero de Mayo de Barrancabermeja; un puesto en la Red de Solidaridad; uno en el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA y las notarías Segunda de Barrancabermeja y 67 de Bogotá. Yidis Medina dijo en una entrevista inédita, grabada en agosto de 2004 a Noticias Uno, que para el cambio de voto le habían ofrecido el puesto en el Seguro Social de Barrancabermeja (Clínca Primero de Mayo), el Sena y la Red de Solidaridad. Dijo que esas tres se las debían y que se había reunido dos veces con el entrante secretario general de Palacio, Bernardo Moreno, y él mismo le había reconocido “que hay compromisos” aunque aún no se los hubieran cumplido. No menciona nada sobre notarías ni sobre la ESE Luís Carlos Galán Sarmiento. En cambio, en sus declaraciones de agosto 12 de 2013, cuando le preguntan cuáles de los supuestos ofrecimientos ya se habían concretado para la fecha en la que grabó la entrevista (agosto de 2004), ella sí acepta que le habían cumplido con el cargo de la Clínica en Barrancabermeja, la Red de Solidaridad, y añade a la ESE Luís Carlos Galán Sarmiento, que no había sido mencionada por ella en la entrevista con Noticias Uno. En cambio olvida mencionar el puesto ofrecido en el SENA, y aclara que en el año 2005 le concretaron la Notaría 67 y la Segunda. La polémica por la entrevista a Noticias Uno En una de sus nuevas contradicciones, Medina dijo hace un mes que cuando accedió a contarle al periodista Daniel Coronell su versión “yo dije que sacaran todas las cosas a la luz pública”. Sin embargo no lo había manifestado así hace algunos años, cuando el video estaba por salir a la luz. Esta entrevista fue el detonante del escándalo de la Yidispolítica. La excongresista había llamado al entonces director de Noticias Uno, Daniel Coronell, para contarle detalles respecto al cambio de voto que terminó validando la reelección presidencial. La entrevista se grabó el 8 de agosto de 2004, dos meses después de la polémica votación (que fue el 3 de junio). En efecto, la grabación se realizó pero Medina pidió que su testimonio no fuera revelado sino en caso de que “algo malo le sucediera” o si le incumplían con las promesas burocráticas. La cinta quedó en el archivo hasta 2008 cuando estalló la controversia. Kienyke.com contactó a Daniel Coronell, quien ahora es director ejecutivo de noticias en la cadena Univisión de Estados Unidos, para consultarle qué tan cierto es que, como ahora dice Medina, le permitió que “sacara todas las cosas a la luz pública”. El periodista recordó que en 2008, “ella rompió el compromiso cuando reveló la existencia del video en una entrevista con El Espectador”, y cuando “una persona que escribía un libro con ella dijo en una entrevista con la FM que Daniel Coronell tenía un video con toda la confesión y que no lo había publicado por caballerosidad”. Según revela el periodista, en los primeros días de abril Yidis Medina fue a su oficina y “admitió frente a mí (Coronell) que había roto el compromiso y por lo tanto yo estaba autorizado para publicar el video”. El 5 de abril, Coronell publicó una columna en Semana en la que anunciaba la divulgación de esta ‘bomba’ periodística. Sin embargo Medina, al parecer, se arrepintió y envió una comunicación, tres días antes del 20 de abril (fecha de la divulgación del video), en la que se contradecía y negaba autorización para mostrar su confesión. Kienyke.com conoció que este es otro elemento a consideración de la justicia, ya que dicho escrito desdice lo que hace un mes declaró ante la corte, sobre su autorización de “sacar todas las cosas a la luz pública”. Yidis Medina Carta, Kienyke Coronell confirmó a Kienyke.com que sí recibió esa comunicación tres días antes de divulgar la entrevista. Curiosamente ese mismo día, a 48 horas de presentar la pieza periodística, la presidencia publicó un comunicado condenando el video que ni siquiera había sido publicado. Sobre la comunicación en la que Medina prohíbe la publicación del video, Coronell dice: “Muchos meses después me dijeron (no puedo revelar la fuente) que la carta había sido escrita por Hernando Angarita que era asesor del gobierno”. Además dice que desde entonces “las amenazas y campañas de desprestigio en mi contra se multiplicaron por esos días. También los seguimientos ilegales de acuerdo con lo que han declarado los antiguos miembros del DAS”. Las llamadas a los hijos del presidente Ahora, en su versión a la corte del 6 de agosto de 2013, Yidis Medina dice que había reconocido haber hablado con los hijos del entonces presidente Álvaro Uribe. Este episodio provocó hace cinco años todo un revuelo que desató la molestia de Uribe Vélez. Él denunció que el 24 de julio de 2007 Medina había llamado a Tomás Uribe “insistentemente, a pedirle que necesitaba hablar con su papá, porque iba a pasar algo muy grave”. La excongresista, el 11 de junio de 2008, dijo en un comunicado que se veía “nuevamente” en la obligación de decir que “a Tomás Uribe Moreno, no lo conozco. Nunca le he hecho una llamada. No he conocido, ni conozco, los números de su teléfono móvil celular”. El entonces jefe de Estado respondió enseguida con un comunicado en el que revelaba la sábana de las llamadas recibidas el 24 de junio de 2007 en el celular de su hijo, y constató que uno de los números de los que se recibían varias comunicaciones era el “312-5079823”. Uribe explicó que ese era el número que Yidis Medina había dejado con las secretarias de palacio para eventuales comunicaciones. Medina no aceptó dicha razón, como en cambio sí lo hizo al día siguiente su abogado Ramón Ballesteros, quien reconoció que Uribe sí tenía la razón. Frente a la prensa lanzó una frase lapidaria respecto a su defendida: “La credibilidad de Yidis es difícil de mantenerla”. [youtube]http://youtu.be/Wwh2Y9RTjXY[/youtube] Las versiones en las que no coincide ni con su mamá Una de las dádivas que presuntamente le habrían prometido a Medina tenía que ver con la dirección de la clínica Primero de Mayo de Barrancabermeja, que dependía de la Empresa Social del Estado ESE Francisco de Paula Santander de Cúcuta, donde en 2008 Yidis se encadenó. El cargo fue entregado a Carlos Correa, supuestamente por encargo de Medina al entonces ministro de Protección, Diego Palacio. En efecto, Correa fue nombrado director de dicha clínica y comenzó a trabajar desde el 23 de junio de 2004, escasos días después de la votación de la reelección. Él estuvo en el cargo hasta noviembre de 2006, cuando lo desvincularon debido a una restructuración de la entidad. Existen versiones encontradas respecto al nombramiento del señor Correa en la clínica, lo que obligaría a reevaluar las tesis sobre dicha designación. Yidis Medina, en varias versiones, en 2008 y 2013, dijo conocer a Carlos Correa desde antes de la polémica votación, insinuando que ya tenía pensado su nombre para ocupar uno de los cargos ofrecidos. En una declaración de finales de 2008 ante la fiscalía, la excongresista dijo que “antes de la votación de la reelección”, había hablado con el entonces secretario de Presidencia Alberto Velásquez sobre el “tema de la clínica”, y que en días posteriores “hablé con el ministro de Protección (Diego Palacio) y en los días de la reelección”. En cambio dijo que antes de la votación “no sostuve reunión con el señor ministro para hablar de ese tema”. Hace un mes, ante la Corte Suprema, Yidis declaró que conocía a Correa desde antes del 3 de junio de 2004, y que incluso lo llevó a la presidencia “antecitos de votar la reelección”. Agregó también que luego de él enterarse de su cambio de voto la había contactado para “que por favor le ayudara a que le colocáramos en ese puesto como director”. Pero la declaración empieza a generar dudas cuando se contrasta con la de otros testigos. Ante la fiscalía, en abril de 2009, el señor Correa asegura haber conocido a Medina solo hasta “un tiempo después de haber sido nombrado director de la clínica”, es decir, después de la votación de la reelección. La resolución No. 297 de junio 3 de 2004 certifica el nombramiento de Correa, quien asumió el cargo el día 23 del mismo mes. Correa sostiene que llegó al cargo porque llamó personalmente al entonces gerente de la ESE Francisco de Paula Santander, Enrique Morelli, entre “marzo y mayo” de ese año, y no gracias a la influencia de Medina. Incluso desmiente a la excongresista cuando ella insiste que le sugirió a Correa enviar la hoja de vida en junio. Tanto Correa como Morelli coinciden en que dicho currículum “ya reposaba en los archivos de la ESE” meses atrás del día que se aprobó la enmienda constitucional. El otro testimonio clave es el de la mamá de Yidis Medina, Dayis Helena Padilla, ante la fiscalía en abril de 2009. La señora Padilla fue quien  le sugirió a Yidis Medina el nombre de Carlos Correa para el puesto de la clínica. Al ser preguntada sobre cuándo Yidis la contactó para pedirle un nombre que pudiera ocupar el cargo de la clínica en el puerto petrolero, Padilla responde: “Después de que ella dio el voto de la reelección”. Luego se le pide precisar fechas de cuándo ella le propone el nombre de Correa para dirigir dicha entidad y contestó: “Fecha exacta si no sé,  pero estoy segura que fue después de que ella dio el voto por la reelección”. Carlos Correa también dice, bajo gravedad de juramento, que “nunca he estado en el despacho del Ministro (Palacio). Nunca he conversado con el señor ministro, personalmente ni por teléfono”. Kienyke.com trató de hablar del exministro Diego Palacio para conocer su opinión al respecto, pero prefirió no dar declaraciones argumentando que eso podría “interferir en el proceso”. A inicios de septiembre, Yidis Medina concedió una entrevista a Kienyke.com en la que ratificaba toda la veracidad de sus declaraciones que están en evaluación en la Corte Suprema de Justicia. No obstante, reconoció haberse “dejado comprar la conciencia”. A este medio digital, Medina explicó que decidió destapar el escándalo porque “nunca vivió tranquila” respecto a su actuación por haber cambiado la Constitución “en beneficio de un señor que es perverso y malo”. Lea también: "Ahora sí creen lo que estoy diciendo": Yidis