Cali: bares y discotecas no ven el fin de la mala hora

Publicado por: michell.figueroa el Mié, 14/04/2021 - 15:07
Share
Creado Por
Michell Figueroa
Kienyke.com habló con el presidente de Asonod y el secretario de Seguridad de la capital del Valle del Cauca para conocer el panorama de bares y discotecas en Cali en medio de la pandemia de Covid-19.
Cali: bares y discotecas no ven el fin de la mala hora

Ha pasado más de un un año desde la llegada del coronavirus Covid-19 a Colombia y las autoridades locales, departamentales y nacionales aún no hallan la manera de equilibrar el cuidado de la salud y de la economía.

Este no es un problema exclusivo de este país: las restricciones para evitar los contagios se han establecido en la mayor parte del mundo. Sin embargo, en muchos países de otros continentes se logró evitar graves crisis económicas. Ese no es el caso de Colombia y otros territorios de Latinoamérica.

En este país muchos sectores de la economía han sufrido las consecuencias de los cierres y restricciones establecidas por las autoridades. Uno de esos es el de establecimientos nocturnos. El problema se ha presentado en todo el país, pero una de las ciudades con mayor afectación es Cali. 

El baile quedó en veremos 

 

En la capital de la salsa, la fiesta ocupa un lugar de honor en sus calles y balcones. Las restricciones que se han establecido desde la llegada del virus al territorio han apagado la rumba. Con el paso de los meses, muchos establecimientos han cerrado definitivamente y cientos de familias se ven afectadas por la falta de ingresos.

En entrevista con Kienyke.com, Alejandro Vásquez, presidente de la Asociación de Establecimientos Nocturnos de Cali (Asonod), explicó que la situación es crítica. La falta de ingresos ha afectado a toda la cadena de establecimientos nocturnos, no solo a bares y discotecas sino a todo lo que gira en torno a la actividad noctámbula, como taxistas, organizadores de eventos sociales y vendedores informales, entre otros. 


Vásquez resaltó que el sector fue uno de los primeros en cerrar con la llegada de la pandemia y el último en abrir, aunque con muchas limitaciones. "Se hicieron una de serie de pactos para empezar una reapertura gradual pero la verdad es que nos quedamos en esa gradualidad", dijo. 

Explicó que las discotecas, que son los lugares donde específicamente se desarrolla la actividad del baile, siguen sin permiso. Mientras tanto, los bares se han estado reactivando pero con muchas restricciones todavía. 

Toques de queda, uno de los mayores obstáculos para los bares

 

En diálogo con Kienyke.com, el secretario de Seguridad y Justicia de Cali, Carlos Rojas señaló que en la actualidad está vigente un toque de queda nocturno en la ciudad. La medida afecta directamente a esos establecimientos, porque dejan de recibir clientes a las 8:00 p.m. todos los días.

La restricción de movilidad se estableció en las últimas semanas debido al tercer pico de la pandemia. La medida está contemplada para iniciar a las 8:00 p.m. todos los días y, según Rojas, hay dos horas más para que las personas que permanecen en establecimientos públicos se desplacen hasta sus viviendas.

"Ocho de la noche es el horario del toque de queda, obviamente eso los afecta directamente a ellos (establecimientos nocturnos) porque si hay toque de queda pues no hay clientela en sus establecimientos. De ocho a nueve de la noche las personas que están en los mismos pueden seguir con la actividad que están haciendo, pero esas dos horas son para evacuar el sitio y desplazarse hasta su lugar de residencia", explicó el secretario. 

Según varía la curva de contagios de Covid-19, se modifican las medidas restrictivas. Así ha pasado en Cali desde un inicio. Tanto el presidente de Asonod como el secretario de Seguridad, explicaron que en meses pasados se logró una apertura de los bares hasta la media noche aproximadamente, pero conforme crece el número de contagios, se imponen nuevas restricciones, y con eso cambia el horario en la operación.
 

Escuche la entrevista con el secretario de Seguridad Cali, Carlos Rojas: 

No se permite la rumba pero hay fiestas clandestinas cada ocho días

 

El presidente de Asonod resaltó el tema de la rumba ilegal o fiestas clandestinas en Cali. Señaló que al parecer ese problema "se volvió parte del panorama" para las autoridades de la ciudad, mientras los bares y discotecas con tantas limitaciones hacen su mayor esfuerzo por cumplir las medidas y al tiempo evitar la quiebra. 

Desde que iniciaron las restricciones por la pandemia, cada fin de semana las autoridades reportan numerosas fiestas clandestinas. En viviendas, fincas, calles y algunas discotecas que incumplen las normas, los ciudadanos se ponen cita cada fin de semana y ponen en riesgo su salud.

El secretario de Seguridad de Cali aseguró que solo el fin de semana pasado se reportaron 36 rumbas ilegales en Cali y explicó que se han adelantado diferentes estrategias para frenar ese flagelo. Los comparendos son la principal herramienta para intentar ponerle un alto a ese problema pero también se han desarrollado diferentes campañas de sensibilización.


En la misma línea de la molestia que tienen los establecimientos nocturnos por la constante celebración de fiestas ilegales, el funcionario de la Alcaldía señaló que es posible que esa situación esté directamente relacionada con las restricciones en bares y discotecas. 

""Puede ser que, indudablemente, ante la restricción a la oferta que hay en establecimientos de esta naturaleza para que la clientela pueda asistir, genere una respuesta o una reacción en sectores que organizan actividades que no están permitidas legalmente y que terminan siendo el efecto de estas decisiones", dijo.

Rojas, sin embargo, enfatizó en que las restricciones para establecimientos de ese tipo no han sido solo por decisión de la Alcaldía de Cali sino por recomendación del Gobierno Nacional para todo el país.

Ayudas del gobierno local no son suficientes

 

Tanto Vásquez como Rojas estuvieron de acuerdo en que, pese a los esfuerzos que hace la Alcaldía de Cali, las ayudas que se brindan a las familias que se desempeñan en este sector no son suficientes. 

"Un mercado o dos en más de un año entenderán que no es la solución", dijo el presidente de Asonod. "A ellos se les pidió desde un inicio que tuvieran unas consideraciones con la parte de impuestos. En este momento no ha habido ninguna respuesta por parte de la Dirección de Hacienda municipal", añadió. 

El secretario enfatizó en que se ha hecho un gran esfuerzo con los pilotos de apertura, evitando cierres totales en las últimas semanas como los que se ha establecido en ciudades como Bogotá, Barranquilla, Medellín y Santa Marta. 

Añadió que siempre están dispuestos a escuchar a estas personas y gremios que han resultado tan afectados, pero resaltó la importancia del cuidado de la vida y la salud. 

Respecto a las ayudas que se ha brindado a los caleños que sufren las consecuencias de los cierres de establecimientos nocturnos, también indicó que, aunque la administración se esfuerza, los apoyos no han sido suficientes para cubrir a todos y cada uno de los afectados.

Google News