Piden rechazar admisión de hijas de Daniel Quintero en colegio de Medellín

25 Mayo 2022, 03:11 PM
Share
Una carta masiva a nombre de las familias del colegio Deustche Schule reclamaron a la Junta Directiva por admitir las hijas de la familia Quintero Osorio.

Una carta masiva a nombre de las familias del colegio Deustche Schule de Medellín llegó a la correspondencia de esta institución formulando una inconformidad con la admisión de la familia Quintero Osorio a esta institución educativa. Quienes escribieron la carta no comparten que Maia y Aleia, las hijas de Daniel Quintero Calle y Diana Osorio, ingresen a estudiar a esta institución privada.

La carta fue enviada con la intención de que se mantuviera en secreto los motivos de la no admisión de las hijas de Daniel Quintero: “no tenemos intención de un debate público alrededor de lo que en esta masiva comentamos y por lo tanto, la masiva tiene un carácter estrictamente privado y restringido al círculo de los interesados, la corporación y las familias”.

También aseguraron que no era un tema político, sino de valores y de principios. “esto no se trata de política, ni de partidos, ni tampoco de apoyo a candidatos presidenciales, ni menos de poner en entredicho el derecho a la educación”. Aunque no pidieron la expulsión de las hijas de la familia Quintero Osorio, sí se mostraron inconformes con su llegada a la institución.

“Nos resulta sorpresiva la admisión de la familia Quintero Osorio en el colegio, puesto que, al margen del derecho a la educación, los criterios y la discrecionalidad observados históricamente por el colegio, parecen haber sido inexplicablemente omitidos y esta vez en un caso cuya notoriedad es evidente, como es evidente la contraposición de los principios y valores que ellos profesan y los distinguen”, citan en el texto.

Aseguran que no están dispuestos a que sus hijos compartan las aulas con las hijas del alcalde Daniel Quintero Calle y lo tildaron junto a su esposa e hijas de enemigo del empresariado antioqueño: “la familia Quintero Osorio se ha hecho famosa por atacar, descalificar,   deshonrar y buscar destruir de manera sistemática y descarada, sin prueba alguna, toda la estructura social y empresarial fundada en los grandes valores antes mencionados, que durante años hemos admirado y de la cual nos sentimos inmensamente orgullosos”.

Señalan a esta familia de engañar a los ciudadanos de Medellín y se niegan a compartir junto a ellos la institución. “Con este proceder han sacado réditos políticos y económicos habiendo encontrado eco en algunos sectores incautos de la sociedad, que sin exigir demostración de la validez de sus afirmaciones han caído en su falacia”.

Aunque tampoco amenazaron con sacar a sus hijos o tomar otras medidas, sí aseguraron que la presencia de la familia Quintero Osorio les es incómoda. “Han pasado ya varios meses desde que nos enteramos de esta admisión, sin embargo no queremos dejar de manifestarles nuestra gran inconformidad, ya que no encontramos una explicación, ni siquiera en la apertura y liberalidad practicada en la institución, para que el colegio haya tomado esta decisión”.

Afirman que Quintero y los suyos no cuentan con los principios y valores necesarios para llegar a una institución como esta y por ende sus hijas no debieron ser aceptadas: “Son incontables las actuaciones que se han hecho públicas y que dan cuenta inequívoca de que los valores practicados por ellos, van en abierta contravía de la fundamental identificación que en este trascendental aspecto tienen que existir entre las familias y el colegio, muy por encima de cualquier viso de apertura a diferentes ideologías”.

Finalmente, reiteraron que no quieren ver a la familia Quintero Osorio en las aulas del colegio y reprocharon la decisión de admitir a sus hijas. “Con la presente le manifestamos a la junta que en nuestro sentir, está decisión nos indigna y raya en una afrenta a la mayoría de las familias que encontramos que lo que queremos inculcar en nuestros hijos se logra con una escala de valores diferente”.

Lo sucedido ha traido cientos de reacciones. El propio alcalde de Medellín en suspensión publicó la siguiente frase al enterarse: “dolor en el alma”.

La masiva se hizo viral gracias a la publicación de la periodista Ana Cristina Restrepo Jiménez, quien además rechazó lo dicho en el texto: “Esta es la carta de ‘inconformidad’ que está circulando en el colegio que admitió a las hijas de Daniel Quintero Calle. En pleno siglo XXI en un colegio, plural y liberal, saltan voces retardatarias, de exclusión. Dicen que es cuestión de ‘principios’, ¿excluir como principio?”.

“No, con los hijos ajenos y su derecho a la educación, no. Este ataque es muy bajo. Sí, la carta está protegida por la libertad de expresión... pero el respeto por el otro y sus derechos ciudadanos, marca límites. Todo el respeto para las hijas de Daniel Quintero y Diana Osorio”, puntualizó la periodista.

Escuche y conozca el motivo por el que el 30 de mayo es festivo:

KienyKe Stories