Las claves para que los niños y bebés sean más inmunes

Publicado por: felipe.lopez el Dom, 11/10/2020 - 14:56
Share
Conozca las estrategias para ayudar a fortalecer el sistema inmune de los niños desde el momento que nacen.

Los padres al intentar proteger a sus hijos en muchas ocasiones caen en algunos mitos para que sus bebés tengan inmunidad ante diversos virus o enfermedades, ante esta necesidad, el Dr. Oscar Quintero, director médico en Abbott, comparte algunas conceptos que son realidad o ficción sobre la inmunidad de los niños.

El experto aseguró que se puede fortalecer el sistema inmune antes de que los bebés nazcan, pues depende de manera significativa y directa la salud de la madre, asimismo la mujer debe alimentarse de manera adecuada y saludable adquiriendo una dieta balanceada rica en frutas, vegetales, ejercicio, reducción del estrés y mucho descanso.

El contacto de piel con piel o conocida como la ‘técnica del canguro’ ayuda al bienestar del niño, no solo por parte de la madre sino también con el papá en especial en las primeras semanas de vida del bebé para que se transfieran microbios que ayudarán a crear defensas.

Además, el doctor afirmó que la leche materna contiene probióticos que son microorganismos vivos que podemos encontrar de manera natural en algunos alimentos como: el yogurt, el queso crudo, kombucha, tempeh, chucrut, kéfir, kimchi, miso, microalgas, aceitunas y encurtidos, que son transferidos al momento de amamantar al infante.

“La leche que la mamá produce inmediatamente después de dar a luz se llama calostro y contiene anticuerpos que fortalecen la inmunidad para proteger al bebé en sus primeros meses de vida. La leche materna también es rica en oligosacáridos de la leche humana (HMO). Los HMO son prebióticos especiales que ayudan a alimentar a las bacterias buenas en el intestino para apoyar la salud gastrointestinal y el desarrollo del sistema inmune”, explicó el doctor Quintero.

Los animales son fundamentales para la mayoría de niños, puesto que compartir con ellos representa una diversidad de beneficios, pero uno de los más importantes es que los niños desarrollan defensas. Investigaciones han demostrado que una interacción segura con mascotas puede impactar en la composición y diversidad de los microbios en el intestino de los niños ayudando a prevenir enfermedades como el asma.

Igualmente, a los 3 años se estabiliza el sistema inmunológico, así que se debe seguir nutriendo a los niños a través del intestino estableciéndoles una dieta con alimentos integrales, purés, frutas, vegetales y granos.

Lavarse las manos puede prevenir enfermedades comunes y que no se propaguen. Según el Centro para el Control de Enfermedades en Estados Unidos, lavarse las manos evitar que 1 de cada 3 niños pequeños se enfermen con diarrea y 1 de cada 5 niños contraigan enfermedades respiratorias como la neumonía.  

Por otro lado, no es real que los bebés no puedan salir antes de los seis meses, al contrario esto ayuda a su sistema inmunológico, asimismo, los niños deben dormir entre 12 y 13 horas aproximadamente.

Cabe destacar que es de suma importante que los niños hagan ejercicio, jueguen o diferentes tipos de actividad física para que crezcan fuertes y sanos.