¿Cada cuánto debe tener sexo para sentirse feliz?

Publicado por: felipe.lopez el Mié, 20/01/2021 - 15:25
Share
Para evitar los problemas de pareja, esta es la cantidad de sexo que deben tener para que haya satisfacción y felicidad.
sexo

El sexo parece ser una de las claves para que una pareja romántica sea exitosa y duradera, y si bien no hay un número de veces por semana o mes que garantice satisfacción plena entre ambos, hay una cantidad recomendada para que los dos estén felices con el otro.

Cuando llegan a un punto en el que dejan de tener relaciones, incluso cuando tienen sexo muy seguido, es muy posible entrar en peleas frecuentes, especialmente cuando no tienen claro cuál es la cantidad y frecuente con la que debería haber intimidad.

Pues un estudio encabezado por un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto analizó los datos que arrojaron dos encuestas, incluyendo un estudio de 23 años de más de 25 mil personas, que como resultado presentó que tener sexo solo una vez semanalmente es suficiente para aumentar la sensación de felicidad en un noviazgo o matrimonio.

Eso no quiere decir que, en caso de que usted y su pareja tengan más sexo que eso esté mal, pero de ser así no marcaría una diferencia considerable con la felicidad de su compañero sentimental.

Por otro lado, eso tampoco quiere decir que deban ponerle fecha en el calendario para planear el encuentro sexual con su pareja. Es un poco más complejo que eso, no es necesario estipular un día y una hora específica, tampoco la idea es que se convierta en una obligación, pero intente que al menos dos de sus encuentros al mes sean pensados directamente para pasar un momento especial con esa persona especial.

Un momento de esos sería sacar todos las herramientas, usar lencería o ropa interior sensual, agregar un juguete sexual, hacerlo en un hotel o un lugar diferente a la habitación, cumplir la fantasía del otro, es decir, agregarle un toque de creatividad para evadir ese punto monótono que tanto preocupa a la mayoría de parejas amorosas.

Otro problema que también puede aparecer es que los niveles de deseo sexual de alguno sean más altos que los del otro. La disminución de apetito para el sexo está relacionado a diversos factores, como estrés, cansancio físico o, de hecho, algún tipo de inseguridad.

De esta manera, es de gran importancia que en el momento en que empiecen a sentir que las cosas no están funcionando en la cama, se sienten y hablen abiertamente de lo que suceden y así evalúen qué se puede hacer para mejorar.