¿La mejor protección contra el VIH? La educación

Publicado por: felipe.lopez el Lun, 08/11/2021 - 17:52
Share
Para combatir el VIH es necesario prevenir, detectar y tratar. Pero por encima de todo, la educación es la gran herramienta ante esta problemática.

En las décadas transcurridas desde el inicio de la epidemia del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) en los años 80, se han producido enormes avances en la lucha contra el virus.

Los fármacos que salvan vidas de la terapia antirretrovírica (ART, por sus siglas en inglés) han hecho que el diagnóstico de VIH deje de ser una sentencia de muerte para convertirse en una enfermedad controlable. Los esfuerzos de prevención también han conducido a un descenso de las nuevas infecciones por este virus.

 A pesar de estos importantes avances, el desafío permanece. Colombia avanza en la meta de detección temprana del 95% de los casos activos de VIH, pasando del 57% en 2017 al 60% en 2020, y actualmente más de 123.000 personas viven con VIH.

En este contexto, un lugar clave para empezar son las pruebas del VIH, que permiten a las personas con el virus conocer su estado, recibir tratamiento para salvar la vida y prevenir la transmisión a otros.

¿Qué es el VIH?

Es un virus que ataca y puede dañar el sistema inmunitario, dificultando que el cuerpo se defienda de las infecciones.

Sin tratamiento, el VIH reduce el número de células (células CD4 o células T) que ayudan al sistema inmune a combatir las infecciones. Con el tiempo, el virus puede destruir tantas de estas células que el cuerpo no puede combatir las infecciones y las enfermedades por los que estas infecciones oportunistas o cánceres se aprovechan de un sistema inmunitario muy débil y señalan que la persona tiene SIDA, la última etapa de la infección por el VIH.

 "Uno puede infectarse con el VIH a través de diferentes tipos de exposiciones al virus, como por ejemplo a través de interacciones sexuales de alto riesgo, compartiendo agujas o jeringas contaminadas, sangre infectada o una transfusión. También puede contagiarse de una madre infectada por el VIH (especialmente sin tratamiento antirretroviral) a su hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia", dijo el Dr. Óscar Guerra, Director Médico de Abbott. "Solo ciertos fluidos corporales -sangre, semen, líquido preseminal, fluidos rectales, fluidos vaginales y leche materna- de una persona que tiene el VIH pueden transmitirlo".

 Aunque no hay cura para el VIH, existen tratamientos eficaces para controlar la enfermedad y ralentizar su progreso. Tomado de la manera correcta, todos los días, el tratamiento antirretroviral puede prolongar drásticamente la vida de muchas personas infectadas, mantenerlas sanas y reducir en gran medida su probabilidad de infectar a otros.

 ¿Cómo protegerse?

La mejor protección contra el VIH es informarse sobre el virus y evitar cualquier comportamiento que permita la entrada de fluidos infectados en el cuerpo.

Cuando los preservativos se utilizan de forma sistemática y correcta, proporcionan una barrera contra estos fluidos. Es importante utilizar preservativos en todas las actividades sexuales con parejas que tengan el VIH, que corran el riesgo de contraerlo o cuyo historial sexual desconozcas.

Recuerde que compartir agujas, jeringas y otros equipos de inyección es una vía directa de transmisión del VIH.

Si usted es negativo al VIH y mantiene una relación sexual de alto riesgo con una pareja seropositiva, habla con tu médico sobre la conveniencia de tomar diariamente medicamentos contra el VIH (llamados profilaxis preexposición o PrEP) para reducir la posibilidad de infectarte. La PrEP diaria reduce el riesgo de contraer el VIH a través de actividades sexuales en un 99% aproximadamente. Como la PrEP sólo protege del VIH, es necesario utilizar preservativos para prevenir otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

 ¿Qué se puede esperar de las pruebas?

Ya sea que piense que puedes tener VIH o esté seguro de que no lo tiene, la única manera de saberlo con certeza es haciéndote la prueba. Aunque muchas pruebas del VIH son muy precisas, es importante evitar los falsos positivos, es decir, el resultado de una prueba que dice que una persona tiene el VIH cuando, en realidad, no lo tiene. Por lo tanto, y según las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es importante que la persona se haga una prueba de confirmación.

 Hay tres tipos de pruebas disponibles, que suelen realizarse en sangre, suero o plasma:

·Prueba de ácido nucleico: (NAT por sus siglas en inglés): Esta prueba busca el virus real en la sangre, pero no se utiliza de forma rutinaria para el diagnóstico.

·Prueba de Antígeno/Anticuerpo: Busca los anticuerpos del VIH, así como el antígeno p24 del VIH. Los anticuerpos son producidos por el sistema inmunitario cuando uno se expone a bacterias o virus como el VIH. El antígeno p24 del VIH es una parte del virus que activa el sistema inmunitario para formar anticuerpos. Este antígeno está presente incluso antes de que se desarrollen los anticuerpos.

·Prueba de anticuerpos: La mayoría de las pruebas rápidas son pruebas de anticuerpos. En general, este tipo de pruebas que utilizan sangre de una vena pueden detectar los anticuerpos del VIH más pronto después de la infección que las pruebas realizadas con sangre de un pinchazo en el dedo o con líquido oral.

¿Qué puede hacer si es VIH positivo?

Si usted VIH-positivo, hay medidas que puede tomar para prevenir la transmisión y mantener su salud.

Los fármacos de la terapia antirretroviral han avanzado hasta el punto de hacer que el virus sea indetectable en su cuerpo, lo que significa que puede llevar una vida sana y casi eliminar el riesgo de transmisión. Las investigaciones han demostrado que las personas que viven con el VIH cuyo tratamiento ha llevado su carga viral a un nivel indetectable, no corren el riesgo de transmitir el virus por vía sexual a otra persona.

La terapia antirretroviral suele consistir en una combinación de medicamentos que deben tomarse exactamente como lo prescribe el médico. Sin embargo, si experimenta náuseas, dolor de cabeza, diarrea o fatiga, póngase en contacto con su médico antes de dejar de tomar la medicación. Ellos pueden ajustar su tratamiento. Pero la recomendación es que empiece a tomar los medicamentos en cuanto conozca tu estado. El tratamiento antirretroviral se recomienda a todas las personas con VIH, independientemente del tiempo que lleve con él o de su estado de salud.

 La cuestión es que no se puede tratar esta enfermedad si no se sabe que se tiene. Casi el 40% de los nuevos casos de VIH se transmiten a través de parejas no diagnosticadas. Ahí es donde entra en juego la importancia de la prueba del VIH.

"Es fundamental que hables con tu médico para determinar tu riesgo y entender con qué frecuencia debes hacerte la prueba del VIH. Hoy en día se disponen de más herramientas que nunca para prevenir y detectar el virus, así que habla con tu médico sobre lo que puedes hacer. Si vives con el VIH, hay muchas medidas que puedes tomar para evitar transmitirlo a otros. Lo más importante es tener precaución durante las interacciones sexuales y tomar los medicamentos para tratar el VIH de forma correcta, todos los días, ya que pueden mantenerte sano durante muchos años y reducir en gran medida la posibilidad de transmitir el VIH a tus parejas" añadió el Dr. Guerra.

KienyKe Stories