Tota, un lugar para explorar

Publicado por: admin el Mié, 27/10/2010 - 02:04
Share
Hasta hace algunos años, prácticamente todos los habitantes de Aquitania y Cuitiva, dos municipios boyacenses, muy cerca de los límites con Casanare, vivían del cultivo de cebolla. Hoy la realidad
Hasta hace algunos años, prácticamente todos los habitantes de Aquitania y Cuitiva, dos municipios boyacenses, muy cerca de los límites con Casanare, vivían del cultivo de cebolla. Hoy la realidad es diferente. El turismo se convirtió en el segundo renglón de su economía, por cuenta del atractivo de la Laguna de Tota y todo su entorno, un tesoro que permaneció oculto durante 60 años. La laguna de Tota es la más grande del país, con 3,5 hectáreas de extensión y 350 metros de una playa de arena blanca de que sorprende no solo por su color, también por estar a 3.100 metros sobre el nivel del mar. Fue justamente esa particularidad la que poco a poco fue convirtiendo la laguna y su parque, en un destino turístico. Primero fueron exploradores en busca de aventuras, que equipados para enfrentar el frío, acampaban en la playa o en zonas aledañas a la laguna. Entonces, ni Aquitania ni Cuitiva tenían infraestructura hotelera, tampoco restaurantes que ofrecieran a los curiosos turistas alguna comodidad. Todo en los dos pueblos estaba destinado a potenciar el cultivo y producción de cebolla y las construcciones y negocios estaban pensados para servir a los cultivadores y a los 52 camiones que a diario despachaban los cargamentos de cebolla a todo el país. La transformación llegó de la mano de la demanda de habitaciones y comida. Las viviendas típicas campesinas de un solo piso y de paredes de adobe fueron convirtiéndose en pequeños hoteles de paso, con limitada capacidad de alojamiento. Pero los visitantes siguieron llegando, se organizaron entonces hoteles como Camino Real, Refugio Santa Inés y Refugio Rancho Tota. Lago-de-Tota   Sin embargo fue hasta el 2009 cuando se dio el giro del turismo de voz a voz, al turismo como un negocio de grandes dimensiones con la llegada de la cadena Decamerón a la zona, con una propuesta de afiliación y promoción nacional e internacional de destino. Los tres hoteles hoy suman cerca de 100 habitaciones y tienen una variada oferta de restaurantes, bares y salones de eventos, además de cumplir con los estándares de calidad en administración y servicio que ofrece la cadena hotelera en otros de sus establecimientos. Las estadísticas de visitantes crecen y lo que antes pasaba desapercibido, como la celebración del Día del Campesino y del Trabajador Cebollero los días 11 y 12 de octubre, hoy sucede como un gran acontecimiento. Los turistas viajan para ver las competencias del hombre más hábil arrancando cebolla y la mujer más rápida amarrando los manojos. Lago-de-Tota-2 Pero siempre hay otros que prefieren planes más tranquilos y el contacto con la naturaleza. Para ellos Tota ofrece caminatas ecológicas, camping en Playa Blanca, navegación en vela, windsurf y buceo de altitud o el tour por las islas de San Pedro, Santa Helena y Cerro Chico, en busca de alguna de las 66 especies de aves residentes y 28 migratorias, que viven en el parque natural.

KienyKe Stories