Hombre se enterró vivo en el sur de Bogotá

24 Mayo 2022, 11:55 AM
Share
Un adulto mayor de 73 años decidió enterrarse hasta la cabeza en un barrio del sur de Bogotá.

Personal de la administración de la ciudad tuvo que atender una situación atípica en la que un ciudadano de 73 años, identificado como Luis Miguel López, tomó la resolución de cavar un hueco en su casa y meterse en él como señal de protesta por un presunto abandono por parte de las autoridades distritales. 

Los hechos ocurrieron en la invasión Tocaimita, ubicada en la localidad de Usme, cuando el sujeto, cansado de vivir en condiciones precarias y sin una ayuda para poder subsistir, se enterró hasta el cuello para llamar la atención del gobierno de Bogotá. 

Y es que según el propio Luis Miguel, el distrito no le prestó atención necesaria a pesar de haberse acercado varias veces a oficinas de distintas entidades a contar su situación de vulnerabilidad.

López se ayudaba económicamente vendiendo artesanías en las calles de la ciudad pero esta labor se vio afectada por cuenta de una puñalada que los ladrones le propinaron mientras trabajaba. 

Por tal motivo el nombre no pudo fabricar más sus productos y su calidad de vida empeoró mucho más. Además, sus hijos se encuentran en problemas económicos parecidos a los suyos y no pueden ayudarle con recursos para que viva su vejez dignamente. 

El enterramiento duró varias horas y fue gracias al aviso de habitantes del sector que personal del Cuerpo Oficial de Bomberos, el Centro Regulador de Emergencias y Urgencias (CRUE) y la Policía Metropolitana hicieron presencia en el sitio para atender la emergencia. 

Finalmente el hombre fue trasladado a un centro asistencial para efectuar una valoración pertinente de su estado de salud pues su cuerpo estuvo mucho tiempo bajo la tierra del inmueble improvisado en el que vive.  

Por su parte los vecinos de la invasión alzaron su voz de protesta ya que aseguran que el caso de Luis Miguel López no es el único y que muchas personas de la tercera edad sufren  abandono por parte de las instituciones estatales. 

No había que esperar haber llegado a esta situación para haber atendido a todos los adultos mayores que hay aquí en barrio (...) aquí tenemos como a unos 20 adultos mayores que no reciben nada, entonces esto fue lo que tuvo que hacer para que le pararan bolas”  manifestó a CityNoticias una de ciudadanas que vive en Tocaimita. 

Por lo pronto, la administración distrital no se ha pronunciado acerca de las denuncias realizadas por los habitantes de este sector de Usme. Mientras tanto, López pide al distrito que lo ayuden a recuperar los elementos que le hurtaron cuando se dedicaba a la artesanía para volver a ejercer el oficio o un subsidio para subsistir en el improvisado lugar en el que vive. 

KienyKe Stories