Salud mental de niños y jóvenes ha sido afectada en cuarentena

Publicado por: juan.sacristan el Jue, 21/01/2021 - 12:53
Share
Abuso, violencia y tendencia suicida mostraron incrementos durante el segundo pico de la pandemia de covid-19 en la capital del país.
Salud mental niños, niñas y jóvenes

Tanto el abuso como la violencia contra niños, niñas y adolescentes en Bogotá presentó variaciones durante la pandemia de Covid-19 y el encierro generado por las medidas para controlarlo. La tendencia suicida también presentó una preocupante variación.

La Veeduría Distrital, en un análisis de las cifras del Sistema de Alertas Tempradas de Secretaría de Educación Distrital, de la afectación de la pandemia de Covid-19 en los ciudadanos más jóvenes, determinó que ha presentado una variación respecto a la salud mental de niños, niñas y adolescentes.

El abuso y la violencia, según el ente de control, son los que presentaron mayor variación para el 2020. En ese sentido, el reporte de casos por esas situaciones disminuyó durante los meses de abril a julio, frente a las cifras de febrero a marzo. 

Sin embargo, en los meses de agosto y septiembre aumentaron un 32% y el 44% respectivamente. La Veeduría Distrital halló que en esas mensualidades se pasó de 452 casos en julio a 597 en agosto y 651 en septiembre.

“Los mayores casos reportados son en estudiantes de 12 y 13 años, con alta presencia de casos también en niños/as de 4 a 11 años. Las localidades en donde se ha reportado el mayor número de casos son: Bosa (641), Ciudad Bolívar (544), Rafael Uribe Uribe (535) y San Cristóbal (534). En donde se ha reportado el menor número de casos es en Sumapaz (4), Chapinero (16) y Teusaquillo (28)”, aseguró la Veeduría.

Los casos reportados sobre tendencia suicida también tuvieron una variación similar al aumento. La Veeduría encontró que estos sucesos pasaron de 456 en febrero a 526 en marzo, se redujo en el mes de abril con 183 casos, pero se volvió a incrementar en un 49% en el mes de mayo y en un 91% en el mes de septiembre respecto al de menos casos que fue abril.

“Estos comportamientos tienen un mayor número de reportes en estudiantes entre los 12 y 16 años. Las localidades en las que se ha reportado el mayor número total de casos son Bosa (318), Kennedy (305), Suba (287), Usme (218) y Engativá (218). El menor número de casos reportados es en Sumapaz (4), Chapinero (11) y La Candelaria (14)”, señaló la Veeduría.

Si bien el ente de control distrital señaló que se trata de casos posibles reportados, más no confirmados, el aumento podría tener dos razones principales. La primera, la capacitación por parte de la Secretaría de Educación en el uso de la herramienta, que logró llegar al 100% de los establecimientos públicos y privados, sin embargo, señala que “preocupa lo que pueda estar afectando a las NNA de la ciudad, el hecho de que puedan estar expuestos a diversas situaciones de violencia intrafamiliar y problemas de salud mental reforzados por la situación de pandemia”.

El regreso a las aulas presenciales

La Veeduría llamó a abrir el debate sobre el regreso de manera presencial a los colegios en Bogotá, pues considera que mantener las clases virtuales, que se acercan a un año de su inicio, podría afectar desde la salud mental de los niños y niñas, hasta el empleo femenino en la capital.

El escenario del mercado laboral para las mujeres ha desmejorado notoriamente. A pesar de que la tasa de desempleo en Bogotá ha mostrado una leve recuperación desde mayo, la brecha entre hombres y mujeres aún es mayor que la del año pasado. Para mayo-julio de 2020 la brecha de desempleo fue de 6,1 puntos porcentuales, en este caso por cada hombre que perdió su empleo, 3 mujeres perdieron el suyo”, señaló el ente de control.

El ente de control aseguró que las mayores pérdidas de empleo en mujeres se dio en el servicio doméstico y de peluquerías, que son sectores informales, pero también alertó sobre la posible disminución de la productividad de ese sector poblacional en cuanto, en el trabajo virtual profesional, son las mujeres las que más realizan labores en el hogar.

Esa situación también afecta a las mujeres profesoras. “Según la CEPAL (2020), el cuerpo docente para preprimaria en América Latina y el Caribe está compuesto mayoritariamente por mujeres representando el 95,5%, en primaria el 78.2% y en secundaria el 57.8%. Esto representa una mayor carga laboral para las mujeres docentes que ahora en la pandemia deben responder por jornadas más largas, preparación de clases, simultáneamente al trabajo doméstico y o el cuidado no remunerado”, señaló el ente de control.

Por esa razón, la Veeduría Distrital solicitó que los maestros y maestras escolares sean priorizados en los planes de vacunación contra la Covid-19 en el país, pues sobre ellos aumentó la carga en la virtualidad, al tener que adaptarse a la tecnología, nuevas pedagogías y buscar formas de garantizar el acceso a los recursos para el aprendizaje.