Con trapos rojos: así piden ayuda varias familias en Bogotá

Publicado por: bibiana.riascos el Mar, 07/04/2020 - 06:42
Share
Los trapos marcan las casas de los trabajadores informales que no tienen nada que comer en medio del brote de coronavirus.
TRapos rojos en Bogotá

En algunos barrios de Bogotá y en las afueras de la capital, las familias ponen trapos rojos en las puertas y ventanas de sus casas para pedir ayuda a los vecinos y las autoridades, o a cualquier persona que pueda proporcionarles una comida adecuada.

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) casi el 50% de la población económicamente activa en Colombia trabaja en sectores informales. Es por eso que la cuarentena implementada por el gobierno deja a millones de personas enfrentando la terrible disyuntiva de asumir el riesgo de infección de COVID-19 y salir a la calle para conseguir el sustento diario, o resguardarse en casa sin tener qué comer y con qué hacer sus pagos.

A pesar de las medidas implementadas que prohíben, entre otras cosas, el movimiento, la apertura de negocios y los viajes, miles de residentes de Bogotá han ignorado la orden y han seguido su trabajo diario, ya que no reciben subsidios del gobierno ni ningún tipo de asistencia.

Según Juan Carlos Saldarriaga, alcalde de Soacha, un municipio cercano a Bogotá, esta medida "ha despertado un sentimiento de solidaridad entre los vecinos".

Saldarriaga dijo que los trapos rojos también ayudan a los gobiernos locales a saber quiénes son "los que más necesitan ayuda".

Aunque muchas personas de Soacha han recibido paquetes de comida distribuidos por el gobierno y la Cruz Roja, muchos piden ayuda desesperadamente con su tela roja.

Colombia tiene 1.579 casos confirmados de COVID-19 y 46 muertes. El aislamiento obligatorio se extenderá inicialmente hasta el 13 de abril, según lo decretado por el presidente Iván Duque.

La enfermedad del coronavirus (COVID-19) es una afección respiratoria que se puede propagar de persona a persona. El COVID-19 se identificó por primera vez en un brote en Wuhan, China, en diciembre pasado y se ha extendido a cerca de 204 países y territorios. 

La Organización Mundial de la Salud declaró el brote como una pandemia global el 11 de marzo. 

De más de 1’330.000 casos que han sido confirmados, más de 275.800 se han recuperado, mientras que las muertes superan las 73.900, según los datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins en EEUU. 

A pesar del creciente número de casos, la mayoría de las personas infectadas sufre solo síntomas leves y se recupera.