Cacerolas y pitos, los sonidos de la detención de Uribe en Bogotá

Publicado por: german.alarcon el Mié, 05/08/2020 - 09:21
Share
El silencio de la cuarentena estricta en Bogotá quedó a un lado con los pitos y las cacerolas de la ciudadanía, como reacción a la detención de Uribe.
Pitos y cacerolas, los sonidos de la detención de Uribe en Bogotá

La propagación del Covid-19 quedó a un lado desde el momento en que la Corte Suprema de Justicia dio a conocer la detención de Uribe por presunta manipulación de testigos.

A partir de ahí todo cambió en Bogotá y en varias ciudades principales del país. El silencio de la cuarentena pasó al ruido de los pitos y cacerolas como símbolo de reacciones a favor y en contra frente a la decisión de la alta corte con el senador. 

 

 

Un sector de Bogotá contó con la presencia de varios ciudadanos quienes al interior de sus vehículos se movilizaron por la carrera séptima entre la calle 145 y el centro de la ciudad. Una manifestación que promulgó la senadora Paloma Valencia en sus redes sociales como apoyo al senador y expresidente de la República. 

Sin importar el llamado de atención de la alcaldesa Claudia López y el secretario de Gobierno Luis Ernesto Gómez, sobre la prohibición de las manifestaciones y aglomeraciones durante la pandemia, un grupo de ciudadanos asistió a las calles con banderas y camisetas de Colombia para expresar su inconformismo por la detención de Uribe. 

Desde diferentes puntos de la carrera séptima los participantes de la caravana reportaron la presencia de los ciudadanos que se movilizaron en contra de la detención de Uribe otorgada por la Corte Suprema de Justicia. 

Los pitos de los carros y la bandera nacional fueron los principales símbolos de la manifestación que está a favor del expresidente de la República. 

Mientras unos se movilizaban en favor del senador y expresidente de Colombia, otros de sus casas aplaudían y sacaban las cacerolas en apoyo a la Corte Suprema de Justicia y la detención de Uribe. 

Entre las 6:00 de la tarde y las 8:00 este sonido se pronunció en algunas localidades de Bogotá donde continúa vigente la cuarentena estricta. Desde Suba, un sector de la población se asomó a las ventanas para expresar su voz y manifestarse ante una noticia que sin duda paralizó a la ciudad y al país entero. 

Desde el centro de la ciudad, las bubucelas, cacerolas, pitos y gritos se tomaron el silencio de la cuarentena para expresar el apoyo a la alta corte y el rechazo al expresidente Álvaro Uribe Vélez. 

Sin duda, la detención de Uribe y la decisión de la Corte Suprema de Justicia frente a este caso han dividido al país por las diferencias políticas que existen en el mismo desde hace varios años.

Con este hecho la cuarentena pasó a un segundo plano para la comunidad que, según se percibe en este momento, parece estar dividida. 

Posiblemente, las reacciones a la detención de Uribe podrían seguir tanto por parte de los que están a favor como los que están en contra.