La historia detrás de 'Obedece a la morsa'

Publicado por: admin el Jue, 22/06/2017 - 05:30
Share
En 2007, por internet circuló un vídeo que se titulaba ‘Obedece a la morsa’. Un hombre flaco, pequeño, con alguna especie de deformidad, y con un gesto serio, intenta bailar una canción que pa
En 2007, por internet circuló un vídeo que se titulaba ‘Obedece a la morsa’. Un hombre flaco, pequeño, con alguna especie de deformidad, y con un gesto serio, intenta bailar una canción que parece ser reproducida al revés. La grabación es bastante bizarra. Lo que poca gente sabe es que, primero, no es un hombre: es una transgénero que se llama Johnnie Baima. Además se le conoce como ‘The Goddes Bunny’ (La Diosa coneja). Baima, también se ha hecho tristemente célebre por padecer Polio. En realidad no fue esa enfermedad la que causó su deformidad: un tratamiento mal hecho, en el que le implantaron una barra de acero en su columna vertebral, evitó que creciera y lo encorvó. [single-related post_id="708911"] El clip que le dio ‘fama mundial’ a Baima, y que causó la impresión de muchos, es, en realidad, fragmentos reeditados de una película llamada ‘The Goddes Bunny’ (1998). Cuando era niño, los padres de Baima se separaron; entonces él fue a parar a un orfanato. Allí, de acuerdo a algunos medios de los Estados Unidos, sufrió abusos sexuales. Cuando salió de ese lugar se dedicó a la prostitución durante dos años. Haciendo eso conoció a un hombre con el que estuvo casado hasta finales de los 80. Por su apariencia, llamó la atención del fotógrafo Joel-Peter Witkin, quien le hizo una serie de tomas en las que Baima aparecía desnudo. A partir de la publicación de las fotos, su imagen empezó a tomar cierta relevancia en el mundo del cine independiente. La aparición en filmes como Hollywood Vice Squad (1986), The Goddess Bunny Channels Shakespeare (1989) y The Ma Barker Story (1990). [single-related post_id="708632"] Sin embargo, fue con la película ‘The Goddes Bunny’ con la que alcanza cierto nivel de notoriedad. El filme es una travesía por la escena gay de Los Ángeles. El guía de ese viaje es Baima. Allí se puede oír todo tipo de historias, incluida, por supuesto, la de la propia Johnnie, quien ante las cámaras reconoce que su vida ha sido muy confusa y difícil. Su sexualidad más su condición física han sido el muro que quisiera saltar para convertirse en artista. Quiera actuar, bailar, cantar. Muchos de esos relatos concuerdan completamente con la vida real de la protagonista. Actualmente Johnnie sigue dedicando su vida al cine independiente. No debe ser fácil para alguien como ella mantenerse en el mundo duro y cerrado del séptimo arte. Y sin embargo lo intenta. Desde 2002 ha actuado en un par de producciones más: The Three Trials (2002) y King Shoot (2010). No obstante, durante mucho tiempo será recordado por las espelusnates imágenes de ‘Obedece a la morsa’. [single-related post_id="709136"]